El Rey Juan Carlos no pisa por Zarzuela

Si la infanta Cristina, que se instaló en Zarzuela durante su visita a Madrid, tuvo que quedar con su padre en Barcelona para poder hablar con él… ¿Dónde vive realmente el Rey emérito?

Foto: El Rey Don Juan Carlos en Zarzuela, en una imagen de archivo (EFE)
El Rey Don Juan Carlos en Zarzuela, en una imagen de archivo (EFE)

El Rey Juan Carlos citó el martes a la infanta Cristina en el Club Náutico de Barcelona donde previamente había quedado a almorzar con su íntimo amigo el armador Josep Cusí y su esposa. Un escenario extraño para las confidencias y más en este caso si se trataba de temas confidenciales. Dependiendo de dónde sople el viento las conversaciones pueden ser compartidas por oídos ajenos, y coincidir con el Rey y su hija es suficiente para que los clientes estén atentos a cualquier gesto. De hecho, en otra mesa se encontraba la baronesa Thyssen, quien durante un tiempo mantuvo cercanía con el monarca a través de los duques de Badajoz, íntimos de Tita y su marido. Era la época en la que Sabino Fernández Campo mantenía el orden en una casa desordenada.

Poca intimidad para una charla entre padre e hija en la que hay quien dice que el Rey volvió a sugerir a la infanta que renunciara a sus derechos, aunque es más previsible que la conversación girara en torno a temas económicos. Llama la atención que si Cristina llevaba desde el viernes viviendo en Zarzuela, que hasta que no se confirme lo contrario sigue siendo el domicilio conyugal de Don Juan Carlos y Doña Sofía, no se explica esa reunión de puertas abiertas en el Club Náutico de la Ciudad Condal, donde hasta las gaviotas se posaban cerca. A no ser que Don Juan Carlos continúe con su periplo en plan 'españoles por el mundo' y no haya pisado palacio desde que su hija se instalara en la casa familiar. Y si eso es así, ¿dónde duerme su majestad emérita?

El Rey emérito en palacio (EFE)
El Rey emérito en palacio (EFE)

El Rey, que aprovechó el viaje para comer en otro dos estrellas Michelin, llegó a Barcelona el martes procedente de Madrid en un viaje privado que, como todos los que hace ahora el exjefe del Estado, no forma parte de la agenda real y, por lo tanto, no se anuncian, ni se dan explicaciones ni aclaraciones oficiales. En la época de Ayuso (anterior director de Comunicación de la Casa del Rey) ni tan siquiera se contemplaba dar explicaciones sobre estas ausencias; ahora hay más mano izquierda, pero tampoco consta dato alguno.

La información de estos desplazamientos reales se conoce a través de las redes sociales gracias al espíritu paparazzi que impera en muchos ciudadanos anónimos que dan visibilidad a esas ganas de aventura del monarca emérito. Por ellos, que no por los canales de Zarzuela, que en ocasiones desconocen el calendario lúdico, se supo de sus rutas gastronómicas por España, unas veces con la infanta Elena y otras con amigos; de su viaje a Los Ángeles sin compañía conocida; de su estancia en La Romana (Santo Domingo) invitado por su 'homologo' el rey del azúcar Fanjul, estancias en Arabia Saudí …..

Viajes y más viajes donde los compromisos oficiales se alternan con la vida más lúdica y divertida. Dicen los que conocen su personalidad que está disfrutando como nunca de esa nueva agenda donde parece que solo para en Zarzuela para cambiar de maleta y organizar un nuevo itinerario. Aun con todo y con eso tampoco se entiende la cita del náutico. Al menos si hubieran aparecido los nietos a los que oficialmente no ve desde hace dos años.
En Vena

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios