Business Class

BUSINESS CLASS

Cinco destinos que no te puedes perder en 2012

Hay lugares que cuando vuelves al cabo del tiempo parecen diferentes, como si algo hubiera cambiado. Tal vez solo sea que es otra estación del año,
Foto: Cinco destinos que no te puedes perder en 2012
Cinco destinos que no te puedes perder en 2012
Fecha
Tags
    Hay lugares que cuando vuelves al cabo del tiempo parecen diferentes, como si algo hubiera cambiado. Tal vez solo sea que es otra estación del año, que la luz del sol ese día no incide con la misma fuerza, que los mismos rostros de siempre, ahora pasados por el tamiz del tiempo, tienen una mirada más lejana, que esos rincones especiales a los que siempre sueles volver tienen esta vez un barniz diferente... O que simplemente las experiencias que han ido peinando de blanco tu sien, han modificado la forma en que mirabas un paisaje. Te proponemos cinco destinos a los que debes viajar este año porque probablemente nunca vuelvan a ser los mismos. 
     
    1. Cairns. Eclipse en la gran barrera
     
    Cairns, al noreste de Australia, es uno de esos sitios bendecido por los dioses: a sus espaldas, una densa y tupida selva, de un verde exuberante, jade intenso, casi impenetrable; y al frente, la gran barrera de coral, de un azul transparente y etéreo. Supongo que por ello, el 13 de noviembre, el sol ha convocado en Cairns a la luna para en un espectáculo astronómico y de prestidigitación asombroso: hacer desaparecer su esfera ante la atónita mirada de los que allí se encuentren, ¡un eclipse de sol total! Aprovecha para bucear o hacer snorkel en la Gran Barrera, y observar corales de brillantes colores y peces payaso. Trecking en la selva de Daintree la más antigua del mundo: lagos volcánicos, cascadas, troncos gigantes, mariposas y pájaros asombrosos.
     
    Dónde dormir: Bloomfield Lodge. 
     
    2. Croacia. El Trópico en Europa
     
    Dubrovnik huele a jazmín y a Romero. Pasea y recorre las empinadas y estrechas callejuelas de su casco antiguo. Sus magníficas murallas medievales han abrazado y protegido durante siglos la ciudad. Solada sobre mármol y enclavada sobre un mar azul turquesa, transparente, se cubre del sol por un enjambre de tejados rojos, que resplandecen con la luz que refleja el atardecer. Te sugerimos un itinerario maravilloso en coche: conduce hasta la medieval Hvar, y para a cenar un buen pescado en su precioso puerto, repleto de encantadores restaurantes y yates de lujo. Al día siguiente, después de un paseo por la ciudadela, sigue tu camino; conduce en paralelo mientras te reflejas en el asombroso litoral azul, hasta llegar a Zadar, donde conviven sorprendentes ruinas romanas y un espléndido románico.
     
    Dónde dormir: Dubrovnik, Pucic Palace Hotel; Hvar, Riva Hvar Yacht Harbour Hotel; Zadar, Hotel Bastion.    
    3. Denver. Sol y nieve
    Cemento y cristales verticales, disfrazados entre montañas de nieve, ríos y lagos, que salpican esta ciudad de Colorado (EEUU), adornada por el sol 300 días al año, lo que invita a vivir en la calle. Fundada sobre vetas de oro, renace ahora en torno a la cerveza, más de 150 productores locales ofrecen espectaculares “rubias” con diferentes cuerpos, sabores y matices. ¡Pruébalas! Barrios industriales, como Rino, reconvertidos por entero en estudios y galerías de arte que abren sus puertas hasta tarde cada primer viernes de mes; mercados callejeros de productos orgánicos traídos desde granjas cercanas. Bares, terrazas y restaurantes que inundan las aceras de casi todos los barrios. Five Points, el Harlem del oeste, donde se produce auténtico jazz de color, para escuchar en clubes legendarios como Rossonian o The Rainbow Room. Antigüedades en Antique Row. Y a sólo una hora de algunas de las mejores pistas de esquí del mundo.
     
    Alucina en la tienda Rei Flagship, todo para el deporte al aire libre. Y también en la librería Tattered. Dónde comer: The Steakhouse, para carnívoros; Los carritos de Biker’s Jim en la 16 St con Araphaoe, deliciosos perritos de reno, alce, faisán, búfalo y ¡serpiente de cascabel! Dónde dormir: Brown Palace y Oxford hotel.
    4. Rajasthan. Paleta de colores
    Depositaria de una cultura fascinante y milenaria, Rajasthan, una de las regiones más bellas de la India, es un universo en sí mismo, un entorno de color que cambia y se transforma constantemente. Ruinas, palacios, fortalezas y templos, que permanecen inmutables en piedra, pero lucen distintas tonalidades a lo largo del día. Jaisalmer, la ciudad dorada, cuyas fachadas de arenisca amarilla se transforman por la luz del día, en sólidos bloques de oro. El gran bazar de las compras en Chittorgarh, donde adquirir telas de llamativos colores. La antigua ciudadela de Jodhpur, la ciudad azul, que contrasta con el impresionante palacio dorado de Umaid Bhawan. La ciudad rosa de Jaipur y sus festivales, los más coloridos del mundo: elefantes pintados de brillantes colores y cometas que, en un espectáculo mágico, cubren el cielo con más tonalidades que el propio arco iris. La tez cobriza de sus gentes y los saris de colores, completan la más sorprendente paleta de colores.
    Dónde dormir: Balsamand Lake Palace en Jodhpur; The Raj Palace, en Jaipur; Fort Pokaran en Jaisalmer. 
    5. Ciudad del Cabo. Donde los océanos se abrazan
     
    Dos océanos que miden sus fuerzas en el punto más austral del continente africano y modifican continuamente el paisaje rasgando los escarpados acantilados bajo el faro del cabo de Buena Esperanza. Las grandes ballenas cruzan por allá en su migración anual. Playas de brillante arena blanca que se pierden en el horizonte y nadar entre pingüinos en Boulders beach. En la tierra de los mejores vinos y uva Chardonnay, tienes que visitar las excelentes bodegas donde beber y comer bien a pocos kilómetros de la ciudad. Puestas de sol que incendian el inmenso océano azul. Un paseo por los suburbios del apartheid en Cape Flats y una visita a Robbern Island, el presidio que encerró a Mandela durante 18 años. La alegría de los artesanos en el Pan African Market. Puestos de flores en Adderly Straat. Buena comida y barata en Eastern Food Bazaar. El V&A Waterfron es imprescindible. Por la noche, una copa en la bulliciosa Long Straat.
     
    Dónde dormir: Cape Cardogan. Dónde cenar: Mama África; Nobu (Japo); La Colome, bodega en Constantia.
    #1
    Compartir
    Que a nadie se le pongan los dientes largos ante estos viajes. Yo propongo una alternativa más barata para estos tiempos de crisis: escuchar el programa de viajes Radionómadas, en Radio Nacional, los sábados a las siete de lamañana [repetición los lunes a las 5 de la madrugada]. Ya sé que es un horario intempestivo, pero en la web de RTVE se pueden escuchar todas las emisiones atrasadas.

    No será tan trendy como lo del artículo, pero el programa está bastante bien y es gratis.
    Ampliar comentario