Unos gemelos de lapislázuli que valen su peso en elegancia… y dandismo

El diseñador Juan Avellaneda se ha embarcado en un nuevo proyecto en colaboración con Rabat. ¿El resultado? Una colección de joyas de inspiración origami para el hombre de mañana

Foto: Gemelos hexagonales de oro rosa y lapislázuli de Avellaneda x Rabat (Cortesía)
Gemelos hexagonales de oro rosa y lapislázuli de Avellaneda x Rabat (Cortesía)

¿Qué son? “Unos gemelos de oro rosa y lapislázuli diseñados por Juan Avellaneda para la firma Rabat. Este par pertenece a una colección donde el origami –técnica de origen japonés que consiste en realizar figuras u objetos con papel plegado sin utilizar tijeras ni pegamento– es la base de estas creaciones concebidas para el ‘dandy’ contemporáneo. Santo y seña del espíritu que impregna todas y cada una de las prendas que realiza el catalán. Sellos, alianzas, brazaletes y esclavas completan esta personalísima línea de joyería”. 

¿Por qué lo deseo? “Avellaneda ha asumido este reto ‘sin ideas preconcebidas, con el único objetivo de explorar las propiedades de los materiales y obtener la mejor versión de los mismos’, como él mismo relata. Y lo ha superado con creces. La enigmática y preciosista forma de las piedras de lapislázuli de este par de gemelos está a medio camino entre los mares del Japón y del Mediterráneo. Algo que los convierte en todo un objeto de deseo ya que con ellos el diseñador ha logrado reescribir los códigos de la joyería masculina. ¿Acaso Miró no sería feliz con unos como estos?

Su estructura poliédrica y su particular engaste hacen que sueñe con ellos como complemento estrella de algunas de mis camisas hechas a medida con puño doble. La sofisticación también está en los pequeños detalles y estos gemelos tienen todo lo que busco. Se trata de una talla hexagonal con una forma inédita que ha surgido fruto de una investigación entre Avellaneda y los artesanos de Rabat. Por supuesto, sus profusos aires geométricos exaltan esa sofisticación relajada con la que me siento tan identificado. Y, sobre todo, esta joya es, sin duda, un amor para siempre ya que sobrevivirá al paso del tiempo y a las modas imperantes”.

Juan Avellaneda posa con alguna de las piezas de esta colección compuesta por alianzas, sellos o esclavas (Cortesía)
Juan Avellaneda posa con alguna de las piezas de esta colección compuesta por alianzas, sellos o esclavas (Cortesía)

¿Los tendré algún día? “Soñar es gratis. Estos singulares gemelos no. Tienen un precio de 1.250 euros. Así que probaré con las Loterías y Apuestas del Estado porque si me toca un premio bastante suculento, serán míos. Qué duda cabe: son toda una inversión de futuro. Una joya creada hoy para el hombre de mañana. Adiós a la dictadura del tiempo. Bienvenido el dandismo atemporal”. 

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Objeto de deseo

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios