​Un bolso de lujo español que triunfa en el Upper East Side de Nueva York

Hay una nueva firma de culto en el panorama de la moda de lujo norteamericana. Su creadora es madrileña y se mueve entre la alta sociedad neoyorquina como pez en el agua

Foto: El modelo Pom de Mercedes Castillo
El modelo Pom de Mercedes Castillo

No hay nada que nos moleste más en esta vida que esa falta de entusiasmo que mostramos los españoles por los triunfos de nuestros compatriotas en el extranjero. Sabemos que hay otros países mucho más chauvinistas que el nuestro. Esos que se ponen por bandera a cualquier personaje nimio y absurdo que tienen y lo magnifican como si fuera la pera limonera. Tampoco es necesario alcanzar esa actitud irritante. Basta con un justo equilibrio: el que nos permita conocer los nombres de los españoles y españolas que están ayudando a construir la industria de la moda al más alto nivel en Nueva York, París, Londres y Milán.

Por eso este bolso, que se llama Pom (pequeña maravilla de diseño y creatividad), no es solo un bolso. Es un llamamiento generalizado a descubrir el trabajo de una de las españolas más importantes que hay en la moda norteamericana: Mercedes Castillo. Esta madrileña ha sido uno de los pilares del negocio fashion fuera de nuestras fronteras. Hasta hace apenas seis meses, era la directora creativa de accesorios de Tory Burch. Antes había sido responsable de las líneas de calzado en Donna Karan y de marroquinería en Gianfranco Ferré. Y ahora ha lanzado su propia marca de zapatos y bolsos. Una marca que no solo no tiene nada que envidiar a Mansur Gavriel y similares, es que además les da mil millones de vueltas.

La cestita de cuero por dentro
La cestita de cuero por dentro

Pero este desconocimiento generalizado en nuestro país también lo han sufrido otros. Nombres como Cristina Ortiz, ahora joyera y consultora en Milán, antes directora creativa de Prada, Salvatore Ferragamo, Brioni y Lanvin. Álvaro González, diseñador en Valentino, Jimmy Choo, Valextra, Pucci, Loro Piana, Tod’s… (la lista es larguísima) y ahora jefe de sí mismo con su propia firma de calzado de superlujo, Alvaro Shoes, que se rifan los que realmente saben de esto. Johnnie Coca, el sevillano director creativo de Mulberry que acaba de dar el giro 180 º que necesitaba la firma londinense. Ana Gimeno Brugada, la mujer mejor vestida de Milán y pieza indispensable en la creatividad de firmas como Dries Van Noten y Brunello Cucinelli.

A Álvaro Castejón lo dejamos fuera por los pelos. Porque regresó a España a triunfar como se merece con su media naranja profesional, Arnaud Maillard (un genio que felizmente nos hemos apropiado, menos mal), y su proyecto, Alvarno. Pero todos deberíamos saber que trabajó mano a mano con Alexander McQueen en Givenchy y que fue hombre de confianza de Karl Lagerfeld en Fendi.

Volviendo al objeto de deseo que proponemos (que estamos divagando demasiado hoy), el bolso es una cestita-bombonera de cuero made in Italy que se puede llevar como bandolera y que no puede ser más mono. Si te gusta, lo encuentras aquí.

Objeto de deseo

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios