El Invernadero de Rodrigo de la Calle: el apóstol de la 'gastrobotánica'

Lo tenía todo para haber sido un laureado chef al uso, pero decidió poner el alma en su gran pasión: la revolución verde y su manifestación en cocina, la gastrobotánica

Foto: El Invernadero
El Invernadero

No es habitual encontrar cocineros capaces de asesorar a un maestro como Robuchon en París; tampoco lo es encontrar cocineros españoles asesorando a restaurantes en Pekín y, desde luego, es francamente difícil encontrar cocineros capaces de dejar un restaurante con una estrella Michelin para buscar nuevos horizontes: en Rodrigo de la Calle se juntan las tres cosas.

Rodrigo de la Calle
Rodrigo de la Calle

Hablamos de un chef que ha pasado por las cocinas de Aduriz, Quique Dacosta o Martín Berasategui y que, después de vivir en 10 ciudades distintas y conocer de primera mano más de 30 establecimientos, ha encontrado en Torre Box Art, un pequeño hotel de la localidad madrileña de Collado Mediano, el refugio perfecto para desarrollar toda su creatividad y su amor por los productos vegetales. Cuando uno entra al jardín de este acogedor hotel, se encuentra con un espacio acristalado decorado de forma sencilla donde tan solo hay cuatro mesas; en este rincón, Rodrigo de la Calle ha creado un espacio absolutamente personal donde puede dejar volar su imaginación sin ningún tipo de limitaciones trabajando todo tipo de productos vegetales.

Gran defensor del concepto de gastrobotánica y paladín de la #revolucionverde, Rodrigo de la Calle dispone de suficiente técnica e imaginación para desarrollar un menú de 35 bocados sin necesidad de incluir carne ni pescado; no esperen carta, el menú se prepara cada día en función de los productos. Por este motivo es imposible recomendarles platos ya que la oferta suele cambiar a diario. Este gato encontró en su visita el último espárrago blanco y las últimas fresitas de la temporada, pero también aparecieron por la mesa lechuga, berza, lentejas, patata, cebolleta, pimientos, trufa, kimchi, puerro, vainilla, ajo negro y otra gran cantidad de  productos, ya sean frescos o liofilizados, que ese amante del mundo vegetal va descubriendo por todo el mundo y que a veces consigue a nivel local y otras veces tiene que importar para crear platos absolutamente originales.

El Invernadero
El Invernadero

A estas alturas se podría pensar que un menú exclusivamente vegetal puede resultar aburrido, pero nada más lejos de la realidad: la comida está perfectamente estructurada, empezando por una cuidada selección de aperitivos, siguiendo con entradas y platos principales hasta llegar a una magnífica oferta de postres; eso sí, si echan en falta la proteína animal, siempre pueden pedir un más que notable 'steak tartar'. Todos los platos llegan a la mesa con una magnífica presentación y con sabores que van desde una extraordinaria delicadeza hasta una potencia considerable jugando con texturas, sabores y temperaturas: el plato de quesos (una de las pocas apariciones de producto no vegetal) es un perfecto ejemplo de este equilibrio.

El Invernadero
El Invernadero

La originalidad de la oferta de El Invernadero no se limita a la comida: en el servicio de sala, el lugar de los camareros ha sido ocupado por los mismos cocineros; como dice el chef, “es bueno que la gente de la cocina conozca de primera mano lo que implica el servicio de sala”, y lo cierto es que el concepto funciona francamente bien y este gato salió encantado de las atenciones y cercanía de un personal joven y entregado que suple algunas carencias con una magnífica actitud. Por lo que se refiere a la bebida, se puede escoger entre una cerveza artesanal que acompaña magníficamente bien a casi todos los platos, preparaciones con zumos de vegetales y siempre encontrarán algunos vinos escogidos para acompañar este tipo de comida; en último caso, siempre les quedarán algunas referencias de champán.

Lógicamente, en un lugar así no podían fallar los complementos: la hogaza de Madre Hizo Pan llega caliente y, aunque avisan de que es mejor no pasarse, es difícil no acabar con ella acompañada por una magnífica mantequilla y una buena selección de aceites.

El Invernadero
El Invernadero

Finalmente, recomendarles que disfruten del jardín donde encontrarán una pequeña terraza que se encuentra entre las favoritas de este gato callejero.

 

El Invernadero de Rodrigo de la Calle

Torre Box Art Hotel.  Paseo de Rosales, 48    Collado Mediano (Madrid) 

Teléfonos: 91 855 8558   72 185 197

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Los Gastrogatos

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios