La Buena Vida: haciendo honor al nombre

Uno de los bistrós más madrileños que se pueden encontrar donde el producto y el vino son tratados con un cariño excepcional

Foto: La Buena Vida
La Buena Vida

La verdad es que no es muy difícil salir satisfecho de un restaurante; si te dan buen producto, bien tratado, en un ambiente agradable y a un precio justo, lo normal es que repitas la visita. Si encima te dan bien de beber, la repetición no es normal, es obligada.

Partiendo de esa base, La Buena Vida es un restaurante para repetir y, además, con bastante frecuencia. La pareja formada por Elisa Rodriguez y Carlos Torres dirigen de forma magistral un restaurante pequeño y acogedor que se ha convertido en uno de los favoritos de Madrid para toda la gente a la que nos gusta eso del buen comer y lo llevan haciendo a base de esfuerzo y constancia desde hace más de 15 años

La Buena Vida
La Buena Vida

En La Buena Vida encontrarán una carta no demasiado extensa, pero siempre con el añadido de lo que ese día Carlos Torres haya podido encontrar, porque una de las señas de identidad de este lugar es el profundo respeto que tienen a los alimentos de temporada que les son suministrados por unos proveedores de los que no fallan y que les permiten ofrecer un buen número de sugerencias con total garantía.

Si van en estas fechas, ya encontrarán una de las ofertas de caza más sólidas del panorama madrileño que se extenderá durante toda la temporada, permitiendo disfrutar de 'grouse', tórtola, cerceta, becada y todo tipo de piezas; como acompañamiento, siempre encontrarán las mejores setas (siempre que les ofrezcan setas no lo duden, merecerá la pena decir que sí): puede ser el espléndido perrechico de Navafría o unas notables colmenillas, o bien la reina, la trufa 'melanosporum' o unos rebozuelos o …

La Buena Vida
La Buena Vida

Pero hay mucho más que campo y bosque. Si les apetece algo marino, empiezan a llegar los primeros erizos con su profundo sabor a mar y siempre encontrarán en la carta una de las mejores rayas a la mantequilla negra que hayan probado desde que la añorada Gastroteca de Stephane y Arturo cerró sus puertas hace ya un buen número de años; también con raya, preparan un original arroz donde la acompañan de carabineros para redondear un gran plato; por supuesto, no pueden dejar de probar las patatas a la importancia que, junto a las de Viavelez, se encuentran entre las dos mejores preparaciones que este gato ha encontrado en Madrid. Y. si tienen suerte, puede que ese día dispongan de raons, esos sabrosos peces tan raros de encontrar en esta plaza.

La Buena Vida
La Buena Vida

Otro apartado que no falla son las verduras y en La Buena Vida, como debería ser en todos los sitios, siempre les ofrecerán producto de temporada; incluso en este atípico año, se ha podido disfrutar hasta hace bien poco de unos excelentes guisantes lágrima que, provenientes de una cosecha especial de finales de verano, les fueron suministrados por Aroa.

La Buena Vida
La Buena Vida

Se puede pensar que con ese nivel de producto es fácil ofrecer un buen resultado, pero lo cierto es que, llegar al nivel de excelencia que Carlos Torres consigue sacar de su cocina, no es tarea fácil. Estamos ante uno de los cocineros que mejor entienden lo que hay que hacer en cada ocasión y eso le permite bordar los platos manteniendo toda la esencia de los ingredientes que los componen; lo dicho, no es nada fácil conseguir esa sencilla perfección.

La Buena Vida
La Buena Vida

En cuanto a los postres, la cosa es bastante sencilla: teniendo todos un buen nivel, la tarta de queso es imprescindible.

Pero a La Buena Vida no se va solo a comer; gracias a Elisa Rodriguez, en pocos sitios de Madrid encontrarán una selección más cuidada de vinos. Champanes, vinos blancos nacionales de distintas zonas con una cuidada selección de referencias, vinos del Loira, de Vouvray, Chablis, Jura, Alsacia, Ródano, etc… componen una de las mejores ofertas en este apartado que se puedan imaginar y, llegando a los tintos, volverán a tener problemas para decidirse en una carta creada con conocimiento y cariño que no falla en ninguna de sus propuestas y que permite elegir entre vinos españoles, franceses, italianos o australianos. Da igual; si tienen dudas, solo tienen que preguntar a Elisa, que seguro que les recomendará de forma acertada. Por supuesto, en un lugar así no pueden faltar vinos dulces, donde destaca un muy buen Château d’Yquem.

La Buena Vida
La Buena Vida

En resumen, uno de los sitios más recomendables de Madrid si quieren disfrutar de una cocina basada en producto de temporada (que en estas fechas ofrece un auténtico festival de sabores y preparaciones) y una de las cartas de vino más inteligentes que pueden encontrar; todo esto en un local acogedor y a unos precios más que razonables teniendo en cuenta la calidad de oferta.

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Los Gastrogatos

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios