MI SUMILLER PERSONAL

Cair, un Ribera para paladares 'sedientos' de novedades

Uno de los elaboradores más destacados de Rioja, Bodegas Luis Cañas, ha estrenado recientemente un ambicioso e interesante proyecto en la otra gran zona de tintos

Foto: Cair, un Ribera para paladares 'sedientos' de novedades
Cair, un Ribera para paladares 'sedientos' de novedades
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    Uno de los elaboradores más destacados de Rioja, Bodegas Luis Cañas, ha estrenado recientemente un ambicioso e interesante proyecto en la otra gran zona de tintos españoles, la Ribera del Duero. Así que los aficionado ávidos de originalidad tienen un nuevo nombre que sumar a su lista: Cair, que se ha estrenado con la cosecha 2008, se comercializa en el entorno de los 17-18 euros la botella y demuestra cómo esta firma obsesionada por el viñedo está sabiendo trasplantar con éxito su filosofía vitícola de una denominación a otra. Por cierto, que para quienes no tengan interés en superar la frontera de los 10 euros, la bodega también ofrece un segundo vino Lu&Be, de excelente relación calidad-precio.

    En el proyecto participa Juan José Iribecampos, miembro de la familia propietaria de Condesa, uno de los mayores fabricantes europeos de tubos soldados. En realidad, la bodega Dominio de Cair no debe verse como una expansión de este grupo de empresas que factura unos 1.000 millones de euros al año a otros sectores, sino como fruto del interés personal de Iribecampos por el vino y de su estrecha amistad con Juan Luis Cañas, actual director de la firma riojana y responsable de su modernización y metéorico ascenso cualitativo. La participación de ambas familias es al 50% e incluso el nombre Cair se ha construido a partir de las primera letras de cada uno de sus apellidos (Cañas e Iribecampos) y el segundo vino de la bodega, Lu&Be, tomando de referencia los nombres de las respectivas esposas de Juan José (Luci) y de Juan Luis (Begoña).
     
    La inversión global asciende de momento a 10 millones de euros, la mayor parte para edificar una bodega cuya maqueta puede verse en la foto superior, en la que ya se han elaborado las cosechas 2010 y 2011 y en la que está en proceso de construcción la zona social. También se han adquirido 12 hectáreas de viñedo en la zona burgalesa de la Ribera del Duero, en una zona que se caracteriza por su alto porcentaje de cepas viejas. Las viñas de la nueva sociedad, con una edad media de 42 años, están localizadas en los municipios de La Aguilera, Quintana del Pidio, Gumiel del Mercado y Moradillo de Roa.
     
    Juan Luis Cañas, un firme defensor de las viñas viejas, está decidido a trasplantar a Ribera del Duero la experiencia vitícola que tan buenos resultados le ha dado en Rioja Alavesa. De hecho, las dos líneas de vinos que tiene su zona de origen (Luis Cañas y Amaren) están construidas a partir de un minucioso estudio del viñedo y una clasificación por edades y suelos. Su top Hiru 3 Racimos llega al extremo de elaborarse con las cepas más viejas que de forma natural sólo dan uno, dos o tres racimos.
     
    El mismo patrón se va a reproducir en la bodega de Ribera donde se aspira a elaborar unas 300.000 botellas repartidas entre cuatro etiquetas, de las cuales sólo dos han llegado hasta el momento al mercado.
     
    La más asequible, Lu&Be 2009, ofrece un curioso guiño al combinar la tinto fino dominante en la zona con un 20% de merlot, variedad famosa por su carácter amable que ayuda a construir un ribera dulcificado, aterciopelado, con fruta que recuerda la compota, listo para beber en cuanto llega al mercado y de buena relación calidad-precio.
     
    Cair 2008, en cambio, es coto exclusivo de la tinto fino. A pesar de haberse estrenado con una de las añadas más complicadas de la década en la denominación (tras desechar el 37% de la cosecha, según nos ha contado el propio Juan Luis), está evolucionando bien en botella. Hay complejidad y maderas cremosas, pero suficiente fruta negra para imponerse sobre el roble dentro de un carácter ribera muy claro que demuestra que el equipo de Luis Cañas ha sabido cambiarse el chip y empaparse de la personalidad de los viñedos del Duero.
     
    A finales de este año saldrá al mercado, también con la cosecha 2008, Tierras de Cair, un tinto de 24 meses en barrica, elaborado a partir de viñas de rendimientos inferiores a 2.500 kilos por hectárea, todas ellas de La Aguilera donde se ubica la bodega. Y más tarde un alter ego ribereño del Hiru, que todavía no tiene nombre, pero buscará la máxima mineralidad y se servirá de las cepas menos productivas, de menos de 1.500 kilos por hectárea. La disponibilidad de estos dos vinos, especialmente el último, será mucho menor y los precios irán en escala ascendente, de modo que Lu&Be y Cair seguirán siendo las opciones más asequibles, los principales representantes de la bodega en el mercado y los que deben demostrar que la fórmula de calidad que tan bien le ha funcionado a la familia Cañas en Rioja es exportable a otras denominaciones.

     

    Si tienes alguna pregunta para el experto en vino, pincha aquí.
    Sigue a Todovino desde Twitter

    Mi sumiller personal
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    1comentario
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios