Kiko y Gloria Camila se casan: ¿cómo fueron las bodas de los Ortega Jurado?

Las bodas de Rocío Jurado, con Pedro Carrasco y José Ortega Cano, y la de Rociito con Antonio David fueron multitudinarias, las de Chayo Mohedano y Rocío Carrasco con Fidel Albiac más íntimas, ¿cómo será la de los supervivientes?

Foto: Ilustración realizada por Jate para Vanitatis.
Ilustración realizada por Jate para Vanitatis.

Kiko se ha despedido de Gloria Camila (acá Gloria-K) pidiéndole matrimonio con un anillo de concha y cuerda. Ella ha aceptado. No es por tanto falso asegurar que Kiko y Gloria-K se casan. Cuándo, no se sabe, ni dónde, ni cómo, ni si irá Michu; por lo que para hacernos una idea de cómo será el enlace de estos dos ‘Supervivientes’, repasamos las bodas de la familia Ortega Mohedano.

Rocío Jurado y Pedro Carrasco. Chipiona, 21 de mayo de 1976.

Ante su Virgen de Regla y una multitud tan abultada (cuentan las crónicas que unos 6.000 curiosos) y entregada como la de la boda de Lolita (“si me queréis a mí, marcharse, si me queréis algo: irse”?), la 'más grande' pronunció el 'sí, quiero' con un ‘sencillo’ vestido de inspiración andaluza (dos volantes por delante y cuatro por detrás rematados con rosas bordadas de seda) tras ingresar en el templo a hombros de su tío y un amigo. Como ramo, cuatro rosas blancas. En el exterior sonaban cohetes y Pedro Carrasco iba muy guapo con un chaqué gris-azulado. Una boda bonita, con sus tapas, caldo de puchero, pescado frito de la bahía y tarta.

Rocío Jurado y José Ortega Cano. Finca Yerbabuena, 17 de febrero de 1995.

Exagerada, costó 110 millones de pesetas. Al enlace de los padres de Gloria-K y José Fernando asistieron 1.500 invitados. En la ermita de la finca sevillana solo cabían 200 personas, por lo que el resto de invitados tuvieron que disfrutar de la ceremonia a través de pantallas de televisión.

José Ortega Cano iba vestido de corto, una tradición muy extendida entre los toreros y que les hace parecer muñequitos de Marín, y Rocío Jurado con un vestido de escote barco hasta los hombros en color champán-cava-degradado de seda salvaje y organza y cola-capa de chantilly firmado por el colombiano Carlos Arturo Zapata. Del peinado se encargó su cuñada y peluquera entonces, Rosa Benito; consistía en un recogido goyesco con redecilla de seda y perlas coronado por una diadema de orquídeas y rosas. Como joyas, un choker de raso del que colgaba una enorme cruz, regalo de su madre y unos pendientes de brillantes y oro blanco.

Rocío Carrasco ejerció de dama de honor junto a su prima Chayo Mohedano. Ambas iban vestidas de majas de Goya con unos conjuntos creados por el mismo diseñador que se había ocupado del vestido nupcial de la chipionera universal. Se cuenta que la cantante tenía tres opciones preparadas para la boda y que hasta el último momento no se decantó por una. Iba de novia tradicional pese a no ser una pipiola porque a su José le hacía ilusión.

Rociíto Carrasco y Antonio David Flores. Finca Yerbabuena, 31 de marzo de 1996.

En la ermita Las Vírgenes decorada con palmas -era Domingo de Ramos- se casaron la hija del exboxeador y la folclórica con el guardia civil Antonio-Da de penalti, Ro Flores Carrasco venía de camino. La novia le hizo esperar al picoleto hora y media ante el altar. Mereció la pena porque Rociito apareció vestida de Antonio Ardón con un vestido clásico de raso y torerita de encaje en color marfil que años después le ‘copiaron’ Belén Esteban y Kate Middleton, duquesa de Cambridge. Sus lentillas azules no sorprendieron tanto como el peinado fantasía elaborado por Rupert con 2 kilos de pelo postizo peruano salpicado con perlas traídas desde Nueva York. El ramo estaba compuesto por orquídeas de Chipiona, no por ser el pueblo natal de la madre de la novia, sino porque en ese municipio gaditano se conocieron los contrayentes. El novio iba de chaqué oscuro con corbata decimonónica gris perla. Las tartas nupciales se asemejaban a las bandejas de Ferrero Rocher que por aquella época ofrecía Isabel Preysler en casa del embajador. Pese a los esfuerzos de Rocío Carrasco por ser el centro de atención, la boda es recordada por el tema ‘Estamos tan a-gus-ti-to’, compuesto e interpretado por Ortega Cano.

Chayo Mohedano casándose en '¡Hola!'.
Chayo Mohedano casándose en '¡Hola!'.


Chayo Mohedano y Andrés Fernández. Finca Yerbabuena, 8 de abril de 2011.

Él no interesaba a nadie, ella de refilón porque su madre colaboraba en ‘Sálvame Deluxe’, pero consiguieron vender la exclusiva a '¡Hola!' tras confirmarse la asistencia de la prima de la novia, Rocío Carrasco, que permanecía recluida desde los tiempos en que un juez consideró que no era personaje público. Unas fotos caseras se filtraron y fueron publicadas en la web de Telecinco antes de que la revista estuviese en los quioscos.

De todas las bodas aquí narradas es a la única a la que asistió Gloria-K. Pudo disfrutar en primera persona de los dos vestidos lucidos por la hija de Amador Mohedano. El de ceremonia de corte clásico con encaje en el cuerpo solo era un aperitivo del desastre con el que sorprendió durante la fiesta flamenca. Una suerte de faldón de cristianar-camisón corte imperio repleto de puntillas de Aurora Gaviño. Colgando de su cuello no una estrella ¡que pesa tanto!, sino lo que parece un símbolo 'illuminati'.

Chayo en Sevilla y olé.
Chayo en Sevilla y olé.

Había muerto Rocío Jurado y la finca Yerbabuena, reconvertida en mausoleo y salón de celebraciones, estaba decorada con infinidad de retratos de la 'más grande' y capotes del viudo de esta. La novia ante tanto recuerdo cantó mu-malamente, como dice Carmen Jara, algún tema de su tita. Casualmente ese 8 de abril era viernes, lo que posibilitó a varios invitados contactar en directo con ‘Sálvame Deluxe’. Marlene Mourreau, supuesta amante del novio, acudió como testigo. La novia estaba embarazada de tres meses y, como su prima, había conocido al novio en Chipiona. Me río yo de París como ciudad del amor.

Rocío Carrasco casándose con Fidel Albiac ante los ojos de '¡Hola!'.
Rocío Carrasco casándose con Fidel Albiac ante los ojos de '¡Hola!'.

Rocío Carrasco y Fidel Albiac. Torrico, 9 de septiembre de 2016.

La boda fue corriente -el novio con chaqué azul y la novia con vestido de encaje-tatuaje de Hannibal Laguna- y ante los ojos exclusivos de '¡Hola!', pero todas las informaciones que se generaron a su alrededor fueron extraordinarias. Reapareció Raquel Mosquera dándose golpes de pecho con las extensiones y repartiendo estopa a la pareja de tortolitos. Por boca de José Ortega Cano, Amador y Gloria Mohedano, Gloria-K y Antonio David Flores confirmamos que la hija de Pedro y Rocío no se habla con nadie de la familia Mohedano y las Campos empezaron a ser criticadas en Mediaset. Como invitada estrella, la Jezulina, Carmen Janeiro Bazán, compañera de Rociito sobre las pasarelas en la época en la que ambas creyeron ser la Kate Moss ibérica.

Mucha tele que cortar

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios