Si quieres vivir como una estrella de cine pero los grandes papeles no llaman a tu puerta, nada mejor que arrimarse a un dios nórdico y asegurarte la eternidad en los photocalls. Elsa Pataky aprendió la lección nada más desembarcar al otro lado del charco, y ya puesta a elegir, ¿por qué no casarse con el mismísimo Thor? El hijo de Odín en la gran pantalla, Chris Hemsworth es, además de su marido y el padre de su pequeña India, el guapo de moda.

Y si no, al tiempo. El actor australiano que ha hecho suyo el famoso personaje de Marvel tiene pendiente de estreno una segunda parte de sus aventuras en Asgard y una película de acción basada en el duelo entre los pilotos de Fórmula 1 Niki Lauda y James Hunt (Rush), en la que interpreta a este último, un gigoló de los que ya no quedan.

La fama de Hemsworth supone el triunfo del hombre fornido, ese al que volvemos cuando ya nos hemos cansado de tanto gentleman, flaco o imberbe, y se lo debemos en parte a ésta y otras casas de cómics y a sus invencibles superhéroes de pelo en pecho, garras de adamantium y martillos de uru.

Su imagen de tipo rudo pero con clase ha sentado escuela entre otros actores de similar perfil, como Travis Fimmel de Vikingos o Charlie Hunnam de Sons of Anarchy (confirmado Grey, por cierto, de la próxima adaptación cinematográfica de las 50 sombras).  Y es que Hemsworth tiene una de esas bellezas que no pasan desapercibidas ni tampoco de moda, y uno de esos cuerpos de 'metro noventaytantos' que lucen de manera espectacular todo lo que les eches encima. Un guapo de los de siempre, vaya, cincelado a golpe de martillo encantado.


Pataky, cuyo trabajo actual es acompañar a su hombre de alfombra en alfombra, ha cambiado su famoso 'posado Pataky' por otro, el 'posado Patasworth', que consiste en abrazarse a su pareja a modo de "lo siento chicas, yo lo vi primero" y sonreír al mismo tiempo. Hay quien cree que la española es ya una prolongación de las extremidades superiores del actor. Se entiende que tener a semejante señor al lado causa una atracción irresistible...

Por fortuna (y siempre que Elsa se despegue) tenemos Chris Hemsworth para rato. El año que viene trabajará a las órdenes de Spielberg en Robopocalypse, donde compartirá cartel con Anne Hathaway. Y también protagonizará Candy Store junto a dos guapos consagrados como son Brad Pitt y Denzel Washington, además de Triumph (AKA 40 Summers Ago), la biografía novelada de Steve McQueen, en la que compartirá cartel con su hermano Liam. La genética es sabia (y éste está libre).