Logo El Confidencial
El mundo de Letizia

Manolo Blahnik, de Carrie Bradshaw a la princesa Letizia

Quien tiene unos manolos tiene un tesoro. Y si no que se lo pregunten a Carrie Bradshaw, Keira Knightley, Kylie Minogue, Madonna o la princesa Letizia;

Foto: Manolo Blahnik, de Carrie Bradshaw a la princesa Letizia
Manolo Blahnik, de Carrie Bradshaw a la princesa Letizia
Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min
    Quien tiene unos manolos tiene un tesoro. Y si no que se lo pregunten a Carrie Bradshaw, Keira Knightley, Kylie Minogue, Madonna o la princesa Letizia; todas han caído en la tentación de incluir en su armario un par de zapatos de Manolo Blahnik. ¿Su secreto? Según algunos, su elegancia según otros, sus diseños atemporales, incluso hay quien dice que enfundarse unos causa más placer que el sexo. Sea cual sea la razón de su éxito, lo cierto es que, año tras año, la firma sigue entre las más deseadas del mundo.
     
    Muchos asocian los diseños de Manolo Blahnik a Carrie Bradshow, el personaje que encarna Sarah Jessica Parker en Sexo en Nueva York. El glamour de la Quinta Avenida y el estilo chic de la periodista imaginada por Candace Bushnell forman parte desde hace varios años de la magia que envuelve estos zapatos.
     
    Contagiadas por esta imagen, mujeres de todo el mundo sueñan con poder lucir algún día unos Manolo Blahnik. Doña Letizia hizo el suyo realidad el día de su boda, un momento mágico que gracias al creador canario fue aún más especial. Conocedor del encanto de los célebres manolos, Jaime de Marichalar le regaló unos a la princesa como regalo de bodas. Aquel 22 de mayo, doña Letizia desfiló camino del altar como una auténtica Cenicienta con sus zapatos. 
     
    “La mujer que lleva unos manolos es una mujer segura, sin ningún complejo de nada y con ganas de vivir, de gustarse a sí misma y a los demás. La clienta de Blahnik es una mujer que sabe llevar su zapato. Busca sentirse femenina y tener estilo”, comentan los responsables de la firma en España, una descripción que encaja con la de aquella joven periodista que se convertiría en princesa.
     
    Desde que descubriera los manolos, doña Letizia ha vuelto a lucirlos en otros actos, un detalle que demuestra su buen gusto y elegancia. Aun así, consciente de su elevado precio, procura no abusar de ellos y evitar así las críticas en los medios. 
     
    El secreto de unos zapatos
     
    Sencillez, feminidad y elegancia, así es la esencia de los manolos. “Blahnik no sigue tendencias, hace lo que le gusta en todo momento. Es un diseño atemporal. La gente lo compra como inversión”, explican los responsable de prensa.
     
    Muchas de las clientas de Blahnik aprecian la elegancia del canario, alejada del excentrismo de los tacones de Christian Louboutin, que llegan a medir hasta 16 cm, un tamaño que nada tiene que ver con los 11,5 cm de los manolos. "Todo lo que es exceso en la vida está mal. Hay que buscar la cierta medida de cada cosa. Blahnik no hace plataforma, es uno de los puntos más importantes que le diferencian de Louboutin", comentan desde la firma.
    Reina Letizia

    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    2 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios