luce al fin la tiara que le regaló don felipe

Doña Letizia, en el cumpleaños de Margarita de Dinamarca con 50.000 € sobre la cabeza

Este miércoles, Don Felipe y Doña Letizia hicieron su puesta de largo real como Reyes de España en la cena de celebración del 75 cumpleaños de la reina Margarita de Dinamarca

Este miércoles, Don Felipe y Doña Letizia hicieron su puesta de largo como Reyes de España ante el resto de monarquías en la cena de celebración del 75 cumpleaños de la reina Margarita de Dinamarca. Para sorpresa de todos, la Reina española lució al fin en Copenhague la tiara Princesa, aquella que le regaló Don Felipe con motivo de su quinto aniversario de boda y que hasta ahora permancía guardada en su joyero. En total, casi seis años de espera. Aunque todo el mundo conocía la existencia de la diadema, Doña Letizia se negaba a llevarla en el contexto de una gran crisis económica.

Se trata de una joya realizada en oro blanco y decorada con 450 brillantes y diez perlas, que fue realizada en 2005 por la prestigiosa familia Ansorena, proveedores de la Casa Real desde 1869. La diadema es desmontable; por ello en muchas cenas de gala se ha podido ver a Doña Letizia luciendo el broche principal en forma de flor de lis como sujetador de su banda de condecoración. En esta ocasión, como el broche de la flor de lis ocupaba su puesto original en la tiara, la Reina utilizó otro broche perteneciente a las joyas de la Familia Real española. Como resto de joyas llevó los pendientes de perlas australianas, el brazalate art déco de Cartier perteneciente a la Reina Sofía y el anillo que Bulgari le regaló con motivo del nacimiento de la infanta Sofía. 

Como vestuario Doña Letizia estrenó un vestido en blanco y negro de escote redondo con capas en forma de volantes de Felipe Varela. Para darle un toque español a su estilismo y también para cubrise de las bajas temperaturas de Dinamarca, unos seis grados centígrados, la Reina llevó un mantón de Manila en la mano junto a una cartera de color negro. La esposa del Rey calzaba unos peep toes negros de Magrit con una impresionante plataforma. 

La tiara Princesa
La tiara Princesa

Aunque desde que fueron proclamados Reyes, Don Felipe y Doña Letizia han visitado ya varias de las monarquías reinantes de Europa –Bélgica, Holanda, Luxemburgo, etc.–, esta cena en Dinamarca supuso su presentación oficial, pues al evento acudió la crème de la crème de la realeza: los soberanos de los Países Bajos, Guillermo Alejandro y Máxima; los de Bélgica, Felipe y Matilde; los de Suecia, Carlos Gustavo y Silvia, y el monarca de Noruega, quien no estuvo acompañado por la reina Sonia porque se encuentra de viaje oficial en Nueva York. Asimismo, la familia más cercana de Margarita no faltó a la cena: sus hijos con sus respectivas mujeres; sus dos hermanas, Benedicta y Ana María, y sus primos hermanos. Tan solo se echó de menos al marido de la cumpleañera, quien se encuentra enfermo de gripe, y al príncipe Pablo y Marie-Chantal Miller, pues aparte de ser sobrinos de la reina danesa, no suelen perderse ningún sarao relacionado con el mundo de la realeza. 

Doña Letizia, junto a Enrique de Luxemburgo y Felipe de los belgas (Gtres)
Doña Letizia, junto a Enrique de Luxemburgo y Felipe de los belgas (Gtres)
Sus otras tiaras

Desde que se convirtió en Princesa de Asturias en mayo de 2004, Doña Letizia nunca se ha mostrado muy proclive a llevar joyas. Cuando Felipe VI fue proclamado Rey el 19 de junio, muchos pensaron que a partir de entonces su esposa se inclinaría por lucir las joyas de las reinas, también conocidas por la reina Victoria Eugenia como las ‘de pasar’. Sin embargo, en las dos veces que lo ha requerido –la cena de gala con la presidenta de Chile y en la del presidente de Colombia–, Letizia ha lucido joyas que ya había llevado antes como princesa.

- La diadema prusiana fue creada en Berlín en 1913 para la princesa Victoria Luisa de Prusia, la única hija del káiser Guillermo II, abuela de la Reina Doña Sofía. Tras pasar por las manos de Federica de Grecia, la tiara la heredó la Reina emérita al cumplir la mayoría de edad. La joya está realizada en platino, diamante y brillantes, y sigue el estilo helénico. Fue la tiara utilizada por Sofía y Letizia para sus respectivas bodas. Desde que la llevó en su enlace, se ha convertido en una de las favoritas de la Reina Letizia y la ha lucido hasta en doce ocasiones.

- La tiara floral, regalo del dictador Francisco Franco a la Reina Sofía en nombre del pueblo español, data de finales del siglo XIX. Esta joya puede utilizarse también como gargantilla. Así la lució la Reina emérita en la gala previa a su boda. La infanta Cristina llevó esta joya en su boda con Iñaki Urdangarin, pero desde que dejó de formar parte de la Casa Real, Doña Letizia la ha usado con mucha asiduidad.

- La tiara Mellerio, también conocida como la diadema de ‘la Chata’, fue creada en 1867 por la joyería del mismo nombre. La reina Isabel II la compró un año después a su hija, la infanta Isabel, con motivo de su boda. ‘La Chata’ legó la joya a su sobrino, el Rey Alfonso XII, y este a Don Juan. El conde de Barcelona regaló la tiara a la Reina Sofía por su boda y desde entonces es la diadema que más veces ha llevado la ahora Reina emérita. Doña Letizia tan solo la lució en una ocasión y fue con motivo de la visita de Estado del presidente de Filipinas.

Doña Letizia con las tiaras Melleiro, prusiana y floral (Gtres)
Doña Letizia con las tiaras Melleiro, prusiana y floral (Gtres)

Aunque la utilización de la tiara Princesa es un gran estreno, y más viniendo de Doña Letizia, quien siempre se ha mostrado muy austera en cuestión de joyas, la esposa de Felipe VI sigue sin lucir las tiaras de Reina, conocidas también como las de ‘pasar’. Desde que Felipe VI fue proclamado Rey, Doña Letizia tiene a su disposición todo el joyero de la Familia Real española y las tres tiaras de las reinas, lucidas en numerosas ocasiones por Victoria Eugenia y Sofía. Una de ellas, la de la flor de lis, es del lote 'de pasar' y pertenece a todas las reinas españolas. En cambio, las tiaras rusa y Cartier son propiedad de la Reina emérita. No obstante, teniendo en cuenta el valor histórico de ambas piezas, los expertos opinan que ya forman parte del lote 'de pasar'

- La tiara rusa fue realizada para la reina regente María Cristina de Austria. Al fallecer, la diadema pasó a manos de Alfonso XIII y este se la regaló a su nuera, María de las Mercedes de Borbón. Al fallecer, la condesa de Barcelona dejó la tiara a sus tres hijos, pero Don Juan Carlos compró las partes de sus hermanas y se la regaló a la Reina Sofía. Como es un obsequio personal, se desconoce si la reina emérita la pondrá en el lote de joyas 'de pasar', algo que sería de lo más normal, pues ya perteneció a una reina española.

- La diadema de la flor de lis fue encargada por Alfonso XIII a la conocida joyería Ansorena –la misma en la que Felipe compró la tiara Princesa– para regalar a su futura esposa, Victoria Eugenia. En su testamento, la madre del conde de Barcelona la incluyó en el lote de las joyas ‘de pasar’. Desde entonces ha coronado las cabeza de Sofía numerosas veces. Por el momento, parece que Doña Letizia no se atreve con esta tiara, siendo esta la tiara real española por excelencia, pues es la que simboliza la monarquía borbónica.

- La tiara Cartier fue diseñada para la reina Victoria Eugenia en el año 1907. A su muerte, la Reina decidió regalársela a su hija Cristina. El Rey Juan Carlos compró la diadema a su tía y se la regaló a Sofía, al igual que ya hizo con la tiara rusa. Es una de las más utilizadas por la Reina emérita, quien solía combinarla con el collar de chatones –también considerado joya ‘de pasar’–. Para sorpresa de todos, la infanta Cristina apareció con esta tiara en la boda de Victoria de Suecia con Daniel Westling.

Doña Sofía con las tiaras Cartier, rusa y de la flor de lis (Gtres)
Doña Sofía con las tiaras Cartier, rusa y de la flor de lis (Gtres)
Reina Letizia

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
86 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios