Logo El Confidencial
EN VENA

Cayetana Alba y Tita Cervera, unidas por un desnudo

Dicen que el pasado siempre vuelve. En el caso de Cayetana Alba, este regreso llegó en forma de reportaje playero publicado la semana pasada en Interviú.

Foto: Cayetana Alba y Tita Cervera, unidas por un desnudo
Cayetana Alba y Tita Cervera, unidas por un desnudo

Dicen que el pasado siempre vuelve. En el caso de Cayetana Alba, este regreso llegó en forma de reportaje playero publicado la semana pasada en Interviú. La portada y las páginas interiores mostraban el desnudo integral de la aristócrata cuando tenía 58 años, justo una semana antes de que se convirtiera en señora de Díez. Un “regalo” nupcial que tuvo un precedente parecido tiempo atrás con otra dama de título. Tres décadas después, a  la duquesa le ocurría lo mismo que a Carmen Cervera cuando estaba prometida con el barón Thyssen.

La historia fue muy parecida en tiempo, aunque no en forma A Tita la había pillado en topless una agencia alemana que, a cambio de no publicarlas, pedía la exclusividad de la boda o en su defecto la compra de las imágenes. Thyssen no negoció y anunció públicamente que el día de sus esponsales con la española aparecerían en una revista de su país unas fotos impactantes. “Así vera el mundo lo bella que es mi futura esposa”. Ahí se acabo la historia, pero no las similitudes de la matriarca del clan Alba y Carmen Cervera.
 
Las dos han tenido problemas con sus hijos. En el caso de Cayetana, el reparto de la herencia en vida solucionó aparentemente los desencuentros filiales. Tita no ha resuelto su contencioso con Borja, porque no soporta a la nuera. Mientras ella esté ahí, se mantendrá el distanciamiento. A Cayetana tampoco le han gustado algunos novios de Eugenia e incluso llegó a denominar “el ateo” a Gonzalo Miró, porque no asistía a la misa del Gallo en la capilla del palacio de Liria.
 
Incluso las dos damas utilizan en verano parecidos estilismos de corte ibicenco y a ninguna le agrada que las peinen. Cayetana lo hizo ella sola el día de su boda;  la baronesa se tiñe y se rediseña el pelo con pinzas y prendedores. Tampoco les entusiasma que maquilladores profesionales se encarguen de acicalarlas, porque ellas se pintan solas. En el caso de Carmen, sólo deja que intervengan en su anatomía cromática, cuando posa para alguna revista especializada. El caso es que la duquesa y la baronesa tienen muchos puntos en común. A Carmen solo le falta echarse un novio veinte años más joven que seguramente le haría tan feliz como a la duquesa “su” Alfonso.
En Vena
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios