Logo El Confidencial
EN VENA

La Casa Real por fin recibe a la baronesa Thyssen

Las celebraciones posteriores a los actos oficiales suelen dar mucho de sí. Los anfitriones se relajan y aprovechan para hablar con sus invitados de temas menos

Foto: La Casa Real por fin recibe a la baronesa Thyssen
La Casa Real por fin recibe a la baronesa Thyssen

Las celebraciones posteriores a los actos oficiales suelen dar mucho de sí. Los anfitriones se relajan y aprovechan para hablar con sus invitados de temas menos trascendentes que cuando se trata de audiencias o reuniones de carácter estrictamente profesional. Una de las recepciones más esperadas es la del 12 de octubre, que se celebra en el Palacio Real tras el desfile de las Fuerzas Armadas.

Semanas antes al día D, quienes no han recibido la invitación empiezan a mover influencias y a realizar llamadas por si las moscas. Una vez convocados, respiran tranquilos. Después hay que contarlo y a ser posible que la foto salga en las revistas de entretenimiento mientras se saluda a los miembros de la Primera Familia.
 
Este año no hubo imágenes, porque el Rey, debido a sus problemas físicos, solo recibió a los integrantes de las altas instancias del Estado. Se pudo ver a los cargos públicos, pero no a la sociedad civil. Por eso, al no haber constancia gráfica, la presencia de la baronesa Thyssen pasó desapercibida. Sí llamó la atención de muchos de los presentes, que conocen el ninguneo que durante años se le ha hecho a Carmen Cervera a pesar de que, gracias a su influencia, la colección de su marido forma parte del atractivo cultural de la capital del reino.
 
Aunque solo fuera por su perfil de mecenas y benefactora de la pintura, debería ser fija en las convocatorias reales. Pero no acudía porque nadie la había invitado y esa invisibilidad, según su entorno, le ha dolido, porque no tiene justificación. No hay que olvidar que tuvo un papel fundamental para que la colección Thyssen se quedara en España, cuando Reino Unido y Suiza ofrecían cantidades similares a las que pagó el estado español. Ni ella ni el barón acudieron nunca a ninguna recepción de este tipo a pesar de su estatus y de la relación de amistad con los duques de Badajoz. Cuando falleció Luis Gómez-Acebo siguieron tratándose, pero con menor intensidad, hasta hace un tiempo, cuando Carmen Cervera volvió a formar parte del entorno familiar de la hermana del Rey.
 
El caso es que su presencia en la recepción del 12 de octubre sorprendió y la pregunta de muchos era por qué esta vez sí y antes no. Y la respuesta podría estar en la gran amistad que hay entre la baronesa Thyssen y Rafael Spottorno, que fue nombrado el 30 de septiembre Jefe de la Casa del Rey en sustitución de Alberto Aza. El diplomático mantiene una relación muy fluida de años y suele ser fijo en las cenas minoritarias que Carmen organiza en su casa de La Moraleja, como la que celebró días antes de la recepción real.
 
El diplomático tuvo que hacer este año encaje de bolillos para que todo saliera perfecto, teniendo en cuenta que don Juan Carlos no podía permanecer de pie mucho rato. Se decidió que toda la familia permaneciera sentada durante el desfile y después se eliminó el saludo de los tropecientos invitados que acudieron al Palacio Real. Puede ser que, por eso, esta vez Carmen sí pudiera acudir, al no tener que hacer el paseíllo previo que los fotógrafos acreditados habrían inmortalizado. Y si sus ausencias nunca han estado justificadas, tampoco el que a estas alturas no se le haya otorgado un título cuando se han concedido a otros con un currículum menos poblado.
En Vena
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios