Logo El Confidencial
EN VENA

Naty Abascal pide disculpas a Carmen Tello

El desencuentro social entre Carmen Tello y Naty Abascal por un malentendido ha sido durante unas semanas tema de conversación del resto de amistades y conocidos

Foto: Naty Abascal pide disculpas a Carmen Tello
Naty Abascal pide disculpas a Carmen Tello

El desencuentro social entre Carmen Tello y Naty Abascal por un malentendido ha sido durante unas semanas tema de conversación del resto de amistades y conocidos que las suelen frecuentar, tanto en Madrid como en Sevilla. Muchos de ellos, que no tenían todos los datos, no entendían lo que había ocurrido entre las dos damas para que la historia trascendiera más allá del ámbito estrictamente privado. Naty, que no es íntima de la duquesa de Alba, como sí lo es su hermana gemela Ana María, decidió organizar un almuerzo para homenajear a Cayetana tras los fastos de la boda. El lugar elegido, su casa sevillana, pared con pared con el Palacio de Pilatos, propiedad de la que fuera su familia política, perteneciente a los Medinaceli.

La duquesa se mostró encantada, porque ya ha demostrado que no le puede gustar más pasear el tacón. Solo se queda en casa si no hay más remedio, como ha ocurrido ahora tras su accidente doméstico. A la comida acudieron prácticamente todas las amistades de Cayetana que estaban ese día en Sevilla. Pero faltó quizá la principal, que no era otra que Carmen Tello, su amiga, confidente, paño de lágrimas y madrina de boda de Alfonso, al que acompañó al altar de la capillita de Dueñas. Esta decisión creó un conflicto familiar en los Díez, que consideraban que la madrina tenía que haber sido la hermana y no una ajena. Aunque ese tema ya está solventado.
 
Como era de esperar, la ausencia de la mujer de Curro Romero no pasó inadvertida, sino todo lo contario, y rápidamente se corrió la voz del ninguneo de Naty a Carmen. La bola de nieve fue creciendo y los comentarios no se hicieron esperar, argumentando que "Naty no quiere que nadie la haga sombra y por eso no la ha invitado”. "Naty ha encontrado en la duquesa un filón para sus business". "Naty quiere al duque para hacerle los estilismos", decían otros.
 
Las maledicencias estaban a la orden del día, hasta que le llegaron los cantos de sirena y decidió cortar por lo sano, explicando a la ninguneada lo que había ocurrido. Claro que la había convidado, como así constaba en los numerosos mensajes de voz y de texto que había dejado en un número de teléfono, que se suponía era de Carmen. Incluso se lo comentó a la duquesa, que no había recibido respuesta y que si ella sabía si la amiga común iría al almuerzo.
 
Cayetana, que está en su nirvana particular, se olvidó de darle el recado y Naty dio por sentado que Carmen tenía otros planes y, por lo tanto, no se preocupó hasta que saltó la chispa del ninguneo. Y como Abascal es noble, quiso solucionar el entuerto rápidamente. La llamó por teléfono para explicarle lo que había ocurrido: "¡¡Cómo pueden pensar que no te iba a invitar!! Carmen, no sabes cómo siento el malentendido". Una vez arreglada la situación, las relaciones han vuelto a ser fluidas, aunque sigue habiendo amigos comunes que no se creen el relato oficial.
En Vena
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios