Isabel Pantoja de viuda de España a yaya angustiada
  1. Celebrities
  2. En Vena
Paloma Barrientos

En Vena

Por

Isabel Pantoja de viuda de España a yaya angustiada

Desde hace años, cualquier cosa que rodea a Isabel Pantoja se convierte en parte de esa escenografía nacional con una clientela enfrentada entre los odios cósmicos

Foto: Isabel Pantoja, en una imagen de archivo (I.C.)
Isabel Pantoja, en una imagen de archivo (I.C.)

Desde hace años, cualquier cosa que rodea a Isabel Pantoja se convierte en parte de esa escenografía nacional con una clientela enfrentada entre los odios cósmicos de unos y los amores siderales de otros. Siempre al borde del abismo, con situaciones complicadas o felices que la convierten en el personaje mediático por excelencia, sólo ensombrecida por la figura de Belén Esteban, aunque en el caso de la televisiva su atractivo radica precisamente en esos desafueros verbales de madre coraje.

Pantoja nunca fue una folclórica al uso como el grupo de las “mi armas”, formado por Lola Flores, Rocío Jurado, Paca Rico y Maruja Díaz. El sobrenombre les venía porque así se llamaba entre ella, aunque a continuación se mentaran a las madre respectivas. Ella fue por libre y buscaba que la arroparan, aunque estos cobijos nunca le salieron bien. Encarna Sánchez y Gaspar Zarrías fueron algunos de sus valedores profesionales y afectivos. Después vendría Julián Muñoz, que la llevo (o se llevo ella solita) a la tragedia de ser carne de juzgado con sentencia firme que la condenaría a dos años de prisión por blanqueo de capitales.

Pasó de ser la viuda de España a la madre de España, después se convirtió en la imputada de España y ahora se ha transfigurado en la yaya de España por partida doble. Un nieto que ya vive los conflictos de sus padres por su custodia y otro nasciturus de la hija adolescente. Con 18 años se ha marchado del refugio idílico que hasta ahora era Cantora y se ha fugado con el novio/padre de 19 que no es trompetista sino nini, ni estudia ni trabaja.

Isabel Pantoja no es Rubén Blades, pero seguro que le suena la estrofa de “Ligia Elena, la cándida niña de la sociedad, / se ha fugado con un trompetista de la vecindad. / El padre la busca afanosamente, lo está comentando toda la gente,/ y la madre pregunta angustiada: ¿en dónde estará?”.

Isabel Pantoja Julián Muñoz Noticias de Belén Esteban