La juez Alaya y el maletín de la señorita Pepis
  1. Celebrities
  2. En Vena
Paloma Barrientos

En Vena

Por

La juez Alaya y el maletín de la señorita Pepis

Han dicho de todo de Mercedes Alaya y su vestido de novia. Que si es un escote impropio para una juez… Como si las magistradas tuvieran

Han dicho de todo de Mercedes Alaya y su vestido de novia. Que si es un escote impropio para una juez… Como si las magistradas tuvieran un gen determinado que marcara su estilismo desde la cuna. Que qué necesidad tenía de casarse otra vez después de treinta y tanto años de matrimonio… En este caso, y si yo fuera ella, utilizaría la frase de Mercedes Milá que sirve para un roto y un descosido: “Lo hago porque me sale del bolo”.

Y hasta hay quien ha criticado que en las imágenes en las que se ve a la pareja saliendo de la iglesia ella no sonriera, lo que demostraría que todo era un paripé. En este caso, hubo cambio de templo precisamente para que fuera un acto privado y no público. La seriedad de su rostro tenía que ver con el agobio que suponía convertirse en un personaje del tipo Ambiciones o Cantora.

Por aquello de que el Pisuerga pasa por Valladolid, las descalificaciones se hicieron extensibles el fin de semana de su boda a los modelitos que luce en el juzgado. Efectivamente, Mercedes Alaya va de civil por la calle y en su despacho. Cuando tiene que ejercer su trabajo se coloca la toga con sus puñetas y todo. Hubo un par de personas en las redes sociales que se echaban las manos a la cabeza porque la juez de los ERE iba sin mangas al juzgado. Un despropósito…

Imagen de la juez Alaya el día de su boda (I.C.)Impresiona su firmeza y su capacidad para aislarse de los comentarios frívolos sobre su persona, que nunca se harían sobre un colega varón. Lo máximo que se ha llegado a glosar en alguna tertulia política, y de refilón, ha sido algún chascarrillo sobre la melena del juez Pedraz y el sombrero de ala ancha de Gómez Bermúdez.

Criticar las actuaciones judiciales, las sentencias, los procesos de instrucción entra dentro de lo que supone documentar juicios mediáticos como es el caso de los ERE fraudulentos o el 11-M, en el caso de Bermúdez. Incluso llega a ser comprensible tachar a unos de izquierdosos o derechososos dependiendo de los asuntos que traten.

Mercedes ERE Redes Sociales Matrimonio