Logo El Confidencial

El palacio de Marivent, al 25% de ocupación

Durante años, el palacio de Marivent era el centro de operaciones veraniego de la Familia Real al completo. Entendiendo este concepto como la reunión de padres,

Foto: La Familia Real en el Palacio de Marivent en el año 2007 (Gtres)
La Familia Real en el Palacio de Marivent en el año 2007 (Gtres)

Durante años, el palacio de Marivent era el centro de operaciones veraniego de la Familia Real al completo. Entendiendo este concepto como la reunión de padres, hijos, primos y amistades intimas que formaban parte de ese entramado poco conocido que disfrutaba del palacio de verano.

Nunca se supo realmente si Constantino, Ana María y los suyos se instalaban en la residencia junto a su hermana o sólo iban a comer y a bañarse en la piscina. Secreto de sumario. En cambio, sí era visible, y lo sigue siendo, la princesa Tatiana Radziwill, que fue una de las damas de honor de Doña Sofía en su boda con Don Juan Carlos y quizá la única amiga –y dicen que paño de lágrimas– de la Reina saliente. Sigue siendo una de las fijas.

Con el tiempo y las bodas de los hijos, Marivent se fue convirtiendo en una urbanización con villas independientes de 200 metros cuadrados para las infantas y zonas compartidas, como la piscina, la pista de tenis, la de pádel y el miniparque con columpios y toboganes para los niños de la familia. Todo este entorno no forma parte de Patrimonio Nacional y es el Gobierno balear el que se encarga de mantener el recinto. De ahí que cuando se especuló con que los Reyes entrantes no irían hubo cierto malestar.

El único que no tenía casa propia era el Príncipe, que iba cumpliendo años y quería ser independiente. En realidad, el palacio mallorquín, con sus seis dormitorios, se quedaba pequeño. Fue entonces cuando se decidió reestructurar Son Vent, una masía cedida por el Ejército del Aire en 1992 y que se encuentra en el recinto del palacio. Allí han pasado los reyes Felipe y Letizia su semana obligada de “no vacaciones”, como definía la ahora Reina hace años sobre su estancia en Mallorca. El jefe del Estado y su familia se instalaron el lunes y su primera salida ha sido el posado solitario en ese palacio que cada vez acoge a menos royals. Esta vez sin infantas Elena y Cristina, que ya no forman parte del organigrama principal.

La duquesa de Lugo sigue siendo el nexo de unión con los Urdangarín y mientras ha durado la estancia de los hijos de su hermana en Palma han compartido su casa y no palacio donde solo se encuentra la reina saliente. La villa de Cristina permanece abierta y en perfecto estado de revista aunque este verano no tendrá inquilinos.

La urbanización Marivent parece ahora el escenario del cuento de los “Diez negritos”, la novela de Agatha Christie donde iban desapareciendo los personajes según te adentrabas en la lectura del libro.
En Vena

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios