Logo El Confidencial
los rumores Han surgido recientemente

El improbable divorcio de Don Juan Carlos y Doña Sofía

No parece probable que los reyes salientes se divorcien o se separen oficialmente como se ha publicado estos días. Zarzuela hará un comunicado

Foto: Don Juan Carlos en una imagen de archivo (Gtres)
Don Juan Carlos en una imagen de archivo (Gtres)

No parece muy probable que los reyes salientes se divorcien o se separen oficialmente como publicaba este martes el diario italiano La Reppublica, que incluso aseguraba que en breve se emitiría un comunicado desde Zarzuela. Según el autor del reportaje, la información se basaba en los datos facilitados por “cronistas” de Casa Real que daban como inminente la ruptura del matrimonio, que cumplió el 14 de mayo del 2012 sus bodas de oro. En esa fecha no hubo fiesta pública y tampoco privada porque no había nada que celebrar.

En aquel momento, la situación de la Casa era muy diferente a cómo funciona en la actualidad. Los escándalos remitieron con la llegada de Felipe VI. Los Botsuanas y las Corinnas pasaron a mejor vida y, aunque es público y notorio que los reyes eméritos funcionan en privado cada uno a su aire, no hay divorcio a la vista. Ni pactado ni arreglado ni de común acuerdo. Y mucho menos como notición de alcance a punto de dar a conocer a los españoles y al resto del mundo  el “cese definitivo de la convivencia”.

Don Juan Carlos y Doña Sofía mantienen un alejamiento físico que este verano se ha hecho mucho más visible. Mientras la extitular consorte de la corona ha ejercido de superabuela en Palma, del rey saliente se ha sabido solo lo que tenía que ver con la vida oficial, que acabó con el viaje oficial a Colombia. Y estos movimientos individuales también han servido para ilustrar la noticia del diario italiano.

Ante la repercusión mediática de la misma, la respuesta oficial es no dar importancia al tema. Tampoco pasaría nada si hubiera divorcio, pero no es el caso. El matrimonio Borbón podría utilizar la fórmula que ya pactaron los padres y abuelos. Alfonso XIII vivía en París y Roma,  mientras la reina Victoria Eugenia lo hacía en Lausanne. Por su parte, el conde de Barcelona hizo de su barco Giralda su casa y su mujer doña María nunca embarcó y mantenía el hogar en Estoril.

La historia afectiva de los reyes salientes aún está por escribirse. Por ahora La Reppublica no parece haber acertado. 

En Vena
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios