Logo El Confidencial

Doña Sofía y su ajuste de cuentas con la vida

Si no fuera por la imputación que pesa sobre su hija Cristina y la posibilidad, ya nada remota, de que Urdangarin acabe en la misma situación

Foto: La Reina Doña Sofía a su llegada a los Premios Príncipe de Asturias (Gtres)
La Reina Doña Sofía a su llegada a los Premios Príncipe de Asturias (Gtres)

Si no fuera por la imputación que pesa sobre su hija Cristina y la posibilidad, ya nada remota, de que Urdangarin acabe en la misma situación que Mayte Zaldívar, Jaume Matas y demás delincuentes de guante blanco, la vida de la Reina ‘saliente’ sería casi perfecta. Atrás quedaron los desplantes públicos de su marido, al que a estas alturas incluso es capaz de enviarle besos, como sucedió en la fiesta de la Cruz Roja. Una imagen que podía tener dos lecturas. Una de letra de bolero en plan "a pesar de todo te sigo queriendo", y otra más malvada con ritmo de ranchera, "al final te dejaron solo y vuelves a mí".

Para muchos seguirá siendo la "reina, reina" hasta que su hijo decida el mejor protocolo para denominarla. La rapidez de la abdicación dejó muchos flecos sueltos. Este fue uno de ellos. Tener dos reyes y dos reinas sólo es posible en la baraja de cartas, en la vida real no. Por mucho que se empeñen en la Casa Real y no quieran reconocerlo, se organiza el lio padre cada vez que desde alguna institución se anuncia "viene la Reina". Una afirmación que lleva consigo la misma pregunta ¿Cuálnbsp;

Quizá sea el momento de solucionar esta cuestión. En ella es más fácil reconocer el papel de reina madre. Lo ha ejercido desde siempre y estos días, en los que se le ha visto en la entrega de los Premios Príncipe de Asturias, más. Una cita fija en su agenda desde que el hijo cumplió los 13 años. En esta edición, aunque no se la esperaba, apareció. Ver su cara mientras el Rey Felipe hablaba era todo un poema. Doña Sofía ha cumplido su papel de consorte real y ahora le toca disfrutar de la vida. Ese ajuste de cuentas con su destino ya no la obligará a pasar tiempo en Londres, donde, según la leyenda, encontraba la tranquilidad que en Zarzuela no tenía.
En Vena
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios