El vis a vis de la Pantoja en prisión
  1. Celebrities
  2. Malas Lenguas
Gema López

Malas Lenguas

Por
Gema López

El vis a vis de la Pantoja en prisión

A pocos días de ingresar en prisión la ex esposa de Cachuli, su actual pareja  acude a un plató para  deleitar una vez más a la

Foto: La tonadillera, en una imagen de archivo (Gtres)
La tonadillera, en una imagen de archivo (Gtres)

A pocos días de ingresar en prisión la ex esposa de Cachuli, su actual pareja acude a un plató para deleitar una vez más a la concúrrela con la eterna cantinela de la inocencia de un ama de casa que ingresará en la cárcel por el simple hecho de haber estado casada con un alcalde.

Lástima que el muchacho no haya sacado las dotes comunicativas de la que un día fue primera dama de Marbella porque, a la hora de mentir, yo las prefiero con fuerza y garra, retadoras y amenazantes y no una triste secuaz que tartamudea cada vez que, a golpe de sumario, se le rompe el argumento manido del “yo no vi nada, no sabía nada” mientras las bolsas de basura se desparramaban y se servía barra libre.

Probablemente, la intención de la costilla perdida de Zaldívar no estuviera en convencer, sino en sacar algún dinero con el que vivir mientras Maite duerma en el penal. Tras años viviendo en una casa que, curiosamente, está puesta a nombre de una hija de Julián por aquello de que si le pillaban no le pudiesen embargar, y de cuya hipoteca se encargó durante mucho tiempo el del pantalón de cuello alto, Fernando, que es como se llama el nuevo personaje, abandonará el nidito.

Comenta el muchacho que la Zaldívar ha dicho a los amigos que le quedan que Fernando cuenta con su beneplácito para echar una canita al aire mientras ella esté marcando con una tiza, en la pared de la celda, los días que le quedan para salir. Eso sí, también asegura que aprovechará los vis a vis para estar junto a ella y vivir esos momentos de intimidad que ambos necesitan.

Tras escuchar estas palabras me acordé, inmediatamente, de la Pantoja, a quien el calendario y el nuevo varapalo del Tribunal Supremo colocan cada vez más cerca de la cárcel. Y de repente me pregunté: ¿Quien consolará a Isabel?, ¿su hija Isa? No, que estará cazando mariposas. ¿Su hijo Kiko? Probablemente tampoco, ya que su madre le evitó el sufrimiento de que le acompañase al juicio y probablemente también querrá evitarle esto. Su madre Doña Ana está mayor, su salud es delicada y la cantante está incluso intentado ocultarle información, por lo que a la tonadillera le queda su hermano Agustín y la legión de fans incondicionales, capaces de atracar un comedor social con tal de que no le falte a su diosa nada en chirona.

Claro que, si tenemos en cuenta que durante el tiempo que estuvo Julián encerrado sólo fue a verle dos veces y que una de ellas fue para que le rindiera cuentas sobre el dinero que este le enviaba a Maite desde un paraíso fiscal, la cantante ya sabrá lo que es un vis a vis exento de pasión.

A la Zaldívar, al menos, siempre le quedará Fernando.