Logo El Confidencial

Marleying: cuando los amores del pasado vuelven a casa por Navidad

Si tu ex te ha escrito en estas fechas tan señaladas, enhorabuena: has dado con un hombre inmerso en el síndrome Marleying. Descubre de qué se trata

Foto: El pasado siempre vuelve. Sobre todo, en Navidad
El pasado siempre vuelve. Sobre todo, en Navidad

¿Cómo íbamos a empezar año sin estrenar un nuevo término amoroso con el que hablar de una nueva decepción sentimental? El Cupido de la RAE está tan ansioso por darnos nuevas palabrejas con las que hablar largo y tendido del desamor que incluso cuenta ya con términos que se utilizan únicamente cuando estamos de vacaciones. Sí, estas Navidades, sin ir más lejos, quizás hayas sido víctima de un nuevo fenómeno: el Marleying. Este nombre proviene de Jacob Marley, el fantasma que visita a Scrooge en 'Cuento de Navidad'. Ese fantasma del pasado no regresa para recordarte lo malísimo que fuiste antaño –más que nada, porque es muy probable que el malvado fuera él, ¿o no?–, sino que se trata de un ex que vuelve a llamar a tu puerta en plenas Navidades. Es decir, en el terreno amoroso, este vocablo hace alusión a ese hombre con el que hace siglos que no hablas y que vuelve a tu WhatsApp embriagado por la emoción que las fechas más señaladas traen consigo.

Pero, ¿a qué viene este regreso al pasado? El volver a casa cual turrón humano y el visitar a la familia supone una bofetada de nostalgia que empuja a muchos a intentar un reencuentro con su pasado sentimental. El término ha sido creado por la web de dating eHarmony, que señala que el 11% de los solteros encuestados se pusieron en contacto con sus ex durante las vacaciones navideñas. El problema de este fenómeno es que este regreso del pasado puede no solo dinamitar tus vacaciones –en el caso de que todavía sientas algo por él–, sino hacer que te vuelvas a meter en una relación que en su día no funcionó y a la que has vuelto a dar una oportunidad únicamente porque la nostalgia te ha asaltado. Si Jacob Marley llama a tu puerta, antes de abrir, pregúntate si realmente quieres algo con él o si es mejor quedarte con su recuerdo, ya que al igual que el turrón pasa factura en tu talla, el regreso de un error del pasado deja mella en tu corazoncito.

"Con la Navidad llega el clásico 'en estas fechas me pongo tierno y claro, me acuerdo de ti'; algo muy típico de un viejo amor del pasado"

Estas vacaciones, sin ir más lejos –no quisiera yo que todo quedara en encuestas y estadísticas, y los hombres de mi pasado parecen estar siempre dispuestos a forzarme a experimentar en mis propias carnes todo fenómeno amoroso sobre el que escribo–, tres antiguos amores se han puesto en contacto conmigo. Lo curioso es que uno de ellos lo hizo ya en 2016, por lo que aparece en mi vida tantas veces como Papá Noel, es decir, una vez al año. Como tenía en mente escribir sobre este fenómeno, cuando volvió a ponerse en contacto conmigo la semana pasada –hablo de mi ex, no de Santa Claus–, le pregunté qué le empujaba a escribirme únicamente en Navidad. ¿Su respuesta? El clásico "es que en estas fechas me pongo tierno y claro, me acuerdo de ti". Curioso que solo se acuerde de mí unos días al año, porque de haber sabido este dato cuando estábamos juntos, todo habría resultado más sencillo y llevadero. Cuando sabes que ese señor regordete de barba blanca se desliza por tu chimenea cargado de regalos solo uno de los 365 días del año, no te sientas cada noche delante de tu chimenea esperando que llegue una nueva remesa de obsequios.

Otro de mis Jacobs Marley me escribió la semana pasada para desearme un feliz año. Aprovechó para hacerme saber que es imposible verme. El hecho de que me haya cambiado de ciudad y no lo sepa demuestra lo unidos que estábamos y explica el que me resultara muy curioso que se pusiera en contacto conmigo después de meses sin hablar. Parece que las vacaciones son la excusa perfecta para escribir a tu ex sin tener que poner absurdas excusas de por medio.

En definitiva, si tu pasado llama a tu puerta únicamente en fechas señaladas, cuidado con responder, porque cuando los algodones de azúcar y los unicornios rosas se esfumen, quizás te quedes mirando fijamente al televisor preguntándote para qué narices respondiste a ese aparentemente inocente mensaje que ha logrado que comiences el año con el pie izquierdo.

Portada de 'Antimanual de autodestrucción amorosa' (Editorial Aguilar)
Portada de 'Antimanual de autodestrucción amorosa' (Editorial Aguilar)

'Antimanual de autodestrucción amorosa' (ed. Aguilar) es el primer libro que publica la periodista Marita Alonso, quien se ha convertido en nuestra consultora semanal en cosas de amor, desamor, sexo y otras dichas y desdichas. Plantéale tus preguntas e intentará darles respuesta.

En la cama con Marita
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios