Logo El Confidencial

Cósima Ramírez: "Tengo un puesto que no me merezco. Soy una monicaca"

En el stand de Samsung se presentan los diseños de las esferas Samsung Gear S. Hablamos con Cósima Ramírez sobre el diseño de Agatha Ruiz de la Prada.

Foto: Imagen: Pablo López Learte
Imagen: Pablo López Learte

En el stand de Samsung se presentan los diseños de las esferas Samsung Gear S, en los que han participado Agatha Ruiz de la Prada, Amaya Arzuaga, Juan Vidal y Alvarno. He quedado con Cósima Ramírez, hija de Agatha Ruiz de la Prada y Pedro J. Ramírez, y encargada de llevar las relaciones internacionales de Agatha Ruiz de la Prada, para hablar del diseño de Agatha y del nuevo rumbo de la firma a raíz de su incorporación en ella. Vestida de la marca, no me cabe duda de que es la imagen perfecta para dar un giro nuevo a la casa. Pero ¿serán todo flores y corazones en la firma, o trabajar codo a codo con una madre termina por traer nubes al paraíso? Hablo con Cósima para averiguarlo.

Marita Alonso: En primer lugar, háblame del diseño de Agatha Ruiz de la Prada para el Samsung Gear S.

Cósima Ramírez: Más “agathista” no puede ser, con sus corazoncitos, sus arcoíris… Es la dosis de optimismo perfecta para todos los días.

M.A.: ¿Eres muy tecnológica? Porque te pega que te guste leer sobre papel.

C.R.: (Risas) Soy de las nuevas generaciones, pero siento cierta nostalgia hacia el papel. Soy de escribir en papel, de hecho, pero este Gear S, por ejemplo, me parece una pasada.

M.A.: A mí me flipa que puedas recibir llamadas a través del Samsung Gear S. Es muy El Coche Fantástico.

C.R.: Es que es una maravilla, te soluciona la vida.

Alvarno, Cósima Ramírez y Juan Vidal con sus Gear S (Imagen: Pablo López Learte)
Alvarno, Cósima Ramírez y Juan Vidal con sus Gear S (Imagen: Pablo López Learte)

M.A.: ¿Cómo defines tu estilo?

C.R.: Es un poco improvisado. Pero, imagina, mi casa esta llena de cosas de Agatha, así que esta improvisación es muy colorida. Me gusta jugar con la ropa y divertirme. Suelo ser una persona alegre, raras veces me verás de negro. De hecho, si me ves de negro, es que algo va mal.

M.A.: Supongo que en vuestra casa el negro es un color casi prohibido...

C.R.: Es una rebelión.

M.A.: ¿Qué firmas te gustan? Una vez afirmaste que te posicionas "en la vanguardia de los frikis".

C.R.: Me encantaba un gran maestro que ha decaído un poco, Christian Lacroix. Me gustan Kenzo y y Moschino, de la historia de la moda me encantan los diseños originales de Schiaparelli. Me gusta ver la ropa como una pieza de arte.

M.A.: Eres muy joven, ¿cómo afrontas tu papel en Agatha Ruiz de la Prada?

C.R.: Pues de una forma algo tempestuosa. Hay momentos de subidón y sé que tengo mucha suerte, me han dado una posición muy guay que no me merezco. Soy una monicaca. Pero, por otra parte, tengo la típica relación complicada de madre e hija con mi madre.

M.A.: Igual vuestra relación "tormentosa" puede dar un giro al universo colorista de Agatha Ruiz de la Prada.

C.R.: Espero poder tener influencia ahí. Yo siempre he sido de colores, no voy a meter el negro en la firma. La mujer Agatha es muy atrevida, pero es una mujer más mayor. Me gustaría darle la frescura que estos colores incitan.

M.A.: Precisamente creo que el que ahora estés en la firma es una gran idea, porque la primera vez que me planteé comprar algo de Agatha Ruiz de la Prada fue al verte a ti con diseños de la marca.

C.R.: Tengo que tomarme todo con calma. Pero, sí, la firma necesita un poco de juventud.

M.A.: ¿A quién querrías ver con un Agatha Ruiz de la Prada?

C.R.: Pues a una gran mayoría de la población asiática, sería un puntazo.

M.A.: ¿Qué firmas españolas te gustan?

C.R.: Hay muchas que me gustan y me hace mucha ilusión ver a gente joven de mi generación, como Miranda Makaroff, luchando por la moda. También me gusta Montesinos con los shows que monta, pero creo que necesitamos sangre nueva.

M.A.: En el Samsung EGO puedes fichar a nuevas firmas. ¿Irás a los desfiles?

C.R.: Este año no he ido.

M.A.: Es que es el miércoles, ¡así que no hay excusas! El ganador de este año, Gómez, te va a encantar. Es muy Hussein Chalayan y ha creado una prenda que se convierte en tienda de campaña.

C.R.: Eso sí es más mi rollo, sin duda.

M.A.: Quién te motiva ahora mismo en el mundo de la moda.

C.R.: Por mucho que me duela admitirlo, Jeremy Scott está en el mundo del espectáculo y de las celebrities y lo que hace es una pasada. Me gusta cómo maneja las nuevas tecnologías y lo buen relaciones públicas que es. A mi madre le cuesta admitir lo mucho que están cambiando las cosas. 

M.A.: Para eso estás tú en la firma: para cambiar las cosas y dar un giro fresco a la marca. ¿Qué te depara el 2015?

C.R.: Pues no solo estoy trabajando con mi madre, sino que estoy terminando un máster de negocios que me está dejando por los suelos de pesimismo y frustración. En el mundo de los negocios pierdes un poco la fe en la raza humana. Quiero mejorar poco a poco. Quiero terminar el máster y aplicar lo que he aprendido e ir dando un cambio a la marca poco a poco, porque ahora los cambios bruscos no tienen cabida. En esta época nadie puede darse el lujo de hacerlo.

M.A.: Me gusta tu llegada a la marca porque eres muy joven y eres una chica muy culta. Creo que puedes ayudar a desmitificar eso de que la gente que trabaja en moda es muy superficial y está vacía. Cada vez que entrevisto a un diseñador me fascina su cultura y los referentes que tiene.

C.R.: Completamente. En la moda, como dices, hay gente superculta. Es gente que se inspira en el arte y en la cultura. Lo malo es que lo que hace funcionar la moda es el glamour y el culto a la personalidad. Es una imagen equivocada de la moda.

Yo ya tengo mi esfera de Agatha Ruiz de la Prada en mi Gear S
Yo ya tengo mi esfera de Agatha Ruiz de la Prada en mi Gear S

* Sigue toda la actualidad de moda en nuestro Especial Mercedes-Benz Fashion Week Madrid.

Último minuto de Fashion Week Madrid
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios