Es noticia
Menú
La historia secreta de las dos capas de Picasso: la de su musa y la que le regaló Dominguín
  1. Famosos
  2. Life & Style
Nasrin Zhiyan (Cofundadora de Massumeh)

Life & Style

Por

La historia secreta de las dos capas de Picasso: la de su musa y la que le regaló Dominguín

En este 2021 se cumplen 140 años del nacimiento del inmortal pintor cuya vida y obra está muy unida a la Málaga que le vio nacer

Foto: Pablo Picasso, en su estudio de Cannes. (Getty)
Pablo Picasso, en su estudio de Cannes. (Getty)

Se ha hablado mucho de dos capas que le regalaron a Picasso, al menos de la más importante, la que le regaló su gran amigo y reconocido torero Luis Miguel Dominguín a mediados de los años 50. Le gustaba tanto que pidió que le enterraran con ella. La otra, la de su esposa, Jacqueline Roque, es la que le fue entregada gracias al Real Madrid

Cuando su segunda mujer y musa quiso regalarle la capa Seseña, el pintor se encontraba en Francia, al igual que el equipo de fútbol que jugaba un partido en Niza. Así que la musa y Eugenio Arias, barbero y amigo de Picasso, se las ingeniaron para que la capa viajara hasta el artista a través del equipo. Contaba el mismo Seseña que el futbolista del Real Madrid, Santamaría, fue quien le llevó la capa.

Las corridas de toros fueron una de las pasiones de Picasso durante toda su vida, y fue uno de los temas principales en el arte del pintor. Su pasión por el mundo de la tauromaquia comenzó en Málaga, en la plaza de toros de La Malagueta. Y es que lo que impulsa a los grandes hombres siempre se puede encontrar en su infancia.

El artista y su ciudad

Picasso, el pintor más influyente del siglo XX, nació el 25 de octubre de 1881 en Málaga, una de las ciudades más antiguas de España, incluso de Europa. En ella hunde el pintor sus raíces y sus obras están fuertemente inspiradas en la cultura malagueña. Málaga y sus símbolos se dejan ver en gran parte de sus obras.

El artista vivió con su familia durante cerca de una década, en el nº 15 de la plaza de la Merced, donde también puso su primer lápiz sobre papel. El entorno y los años que vivió en la ciudad inspirarían algunos de los temas más característicos del pintor, como el flamenco, las palomas y los toros. Picasso comenzó a mostrar su habilidad para pintar desde los tres años. Fue en esta misma plaza cuando, con solo 8 años, pintó su primera obra, 'El picador amarillo’ (1889). Fue inspirado por la asistencia a su primera corrida de toros a la que le llevó su padre. Su pasión por los toros y la tauromaquia es más que conocida, y la leyenda de su capa, con la que le enterraron, es una leyenda que perdurará durante toda la vida.

Según el Museo Casa Natal de Picasso en Málaga, cuenta el mismo Seseña, que el futbolista del Real Madrid Santamaría (que también fue seleccionador nacional en el Mundial de 1982) fue quien le llevó la capa. El equipo blanco jugó los cuartos de final de la Copa de Europa contra el Niza, vigente campeón francés, el 4 de febrero de 1960 en un partido que perdería por 3-2, pero que pudo remontar en la vuelta y alzarse con el 5º título continental dos meses después.

placeholder Picasso, con la capa en la plaza de toros de Nimes. (Foto: Lucien Clergue, 1963.  Cedida por el Museo Casa Natal de Picasso)
Picasso, con la capa en la plaza de toros de Nimes. (Foto: Lucien Clergue, 1963. Cedida por el Museo Casa Natal de Picasso)

Aquí Eugenio Arias, amigo y barbero de Picasso desde 1947, jugó un papel importante, ya que fue posiblemente él quien tomó las medidas al artista y se las envió a su padre, Pedro Arias, que era sastre en Buitrago del Lozoya. Este se las hizo llegar a la Casa Seseña para que confeccionara la capa española, su preferida, la cual usó tanto que Picasso quiso que le enterraran con ella en su jardín del castillo de Vauvenargues.

Las rejas se cerraron a cal y canto, y muy pocos pudieron velar el cuerpo del artista, acto que se prolongó varios días. Arias, que siempre se mantuvo fiel a su “padre adoptivo”, fue el que se encargó de amortajarlo con su capa española, como él quiso ser enterrado. El uso de la capa fue simbólico para alguien que llevaba más de siete décadas fuera de su país, aunque con estancias puntuales. Y habla muy a las claras de la importancia central de sus orígenes en su forma de concebir el mundo, la vida y, por supuesto, la muerte. No hay que olvidar que Picasso cumplió un exilio autoimpuesto hasta que no se restablecieran las libertades en España, al igual que su célebre obra 'Guernica', no pudiendo volver al morir en 1973, dos años antes que Franco.

Por otro lado, Picasso, al que le encantaba disfrazarse de todo tipo de cosas, la utilizó para retratarse ante las cámaras de Irving Penn y de David Douglas Duncan por su 80 cumpleaños. Se la puso para fotografiarse junto a Jacqueline, ataviada de mantilla, y también se la colocó a Gary Cooper con extraño resultado.

Dos genios amigos

Entre Picasso y Luis Miguel Dominguín existía una gran amistad, una complicidad entre dos genios de artes tan distintas como la pintura y la lidia, que duró 15 años y colaborando en proyectos como el libro ‘Toros y toreros’, con ilustraciones del pintor y prólogo del torero. Se dice que Luis Miguel tenía entrada directa en las mansiones de Picasso, y Dominguín y su mujer, la actriz italiana Lucía Bosé, visitaron a menudo al artista en la villa La Californie y luego en el castillo de Vauvenargues. El inmortal pintor fue padrino de Paola, la hija pequeña de Dominguín y Bosé, existiendo una imagen que muestra cómo Picasso llegó a darle a Paola el biberón.

He tenido el enorme privilegio de poder acudir a un lugar emblemático, lleno de historia y de arte, como es el Museo Casa Natal de Picasso en Málaga. Pablo es un pintor que pertenece al mundo entero. Barcelona lo reivindica, París lo reivindica, pero Picasso, el pintor más influyente del siglo XX, nació en Málaga, y por tanto Málaga también lo reivindica con la creación de la Fundación Picasso y un museo creado en su casa natal.

placeholder Una de las litografías 'Las tres mujeres y el torero, 1959'. Imagen cedida por el Museo Casa Natal de Picasso, donde hay un personaje con capa española y sombrero.
Una de las litografías 'Las tres mujeres y el torero, 1959'. Imagen cedida por el Museo Casa Natal de Picasso, donde hay un personaje con capa española y sombrero.

Málaga y sus símbolos se dejan ver en parte de su obra, y por tanto se merecía un gran homenaje en forma de la creación de la Fundación Picasso y un museo en su casa natal, que recoge importantes pinturas, piezas de cerámica y obra gráfica. Seguir los pasos de su hijo predilecto, quien revolucionó la forma de expresarse a través de la pintura, es una forma maravillosa de descubrir la magia de esta ciudad mediterránea.

Son muchos los sitios de Málaga que han visto crecer y evolucionar a Pablo Picasso como artista. El pintor comentó en alguna ocasión que era su ciudad ideal, de ahí su cita: “Mira, allí, al sur, está Málaga”.

Mucho más que un museo

La Fundación Picasso Museo Casa Natal es una institución cultural con sede en la casa donde nació el mayor artista del siglo XX, considerado uno de los genios del arte contemporáneo. Fue creada por el Ayuntamiento de Málaga en 1988 con objeto de estudiar y promover la obra y la figura del artista con una notable colección de arte que incluye piezas del pintor y otros artistas de la época.

La institución también es un importante centro de documentación especializado y a menudo realiza exposiciones temporales sobre el pintor y sus contemporáneos.

Dicho museo fue declarado Monumento Histórico-Artístico de Interés Nacional el 25 de marzo 1983. El 20 de febrero de 1991, el Ministerio de Cultura integró a la Fundación en el Sistema Español de Museos.

placeholder 'Las mil y una noches y la Celestina: la esclava' (1968). Imagen cedida por el Museo Casa Natal de Picasso.
'Las mil y una noches y la Celestina: la esclava' (1968). Imagen cedida por el Museo Casa Natal de Picasso.

En 1998, el edificio histórico fue tomado por la Fundación Picasso y reabierto oficialmente por SSMM los Reyes de España. Desde entonces, se ha convertido en un importante centro de documentación e investigación, así como un monumento a la vida y obra del artista. Su magnífica biblioteca está especializada en la figura de Pablo Ruiz Picasso y el arte moderno y contemporáneo, pero sus fondos alcanzan todos los periodos de la historia del arte en todas sus manifestaciones (pintura, escultura, grabado, cine, cerámica, fotografía, arquitectura, ilustración) y disciplinas afines para comprender todos los ámbitos creativos (teoría del arte, estética, iconografía, gestión cultural, museología, pedagogía artística, coleccionismo y mercado del arte, sociología del arte). Los fondos superan los 17.000 volúmenes entre libros, publicaciones periódicas, cine y documentales a los que hay que añadir los recursos disponibles de forma virtual. Además de Picasso, existe una sección dedicada a artistas individuales donde destacan Miró, Magritte, Matisse, Braque o Dalí, y también maestros del pasado como Velázquez, David, Ingres, Manet o Goya.

Por otro lado, la página web de la Fundación Picasso Museo Casa Natal recuerda que tiene una sección abierta a los usuarios para que consulten los fondos disponibles en la biblioteca sobre los pintores, arquitectos, escultores o artistas de distintas épocas y movimientos artísticos. También se pueden consultar temas especializados en museografía, gestión cultural o el papel de las mujeres en el arte, entre otros.

Nasrin Zhiyan (MASSUMEH)

La empresaria persa afincada en España es fundadora, junto a su madre, del instituto y la marca cosmética de lujo Massumeh , una de las 100 empresas más creativas según la revista 'Forbes'. Miembro honorífico de la Asociación Internacional de Diplomáticos, vive entre Madrid, Londres y Marbella, y recibió el Premio Influencer 2018 en Cosmética de Lujo.

@massumehcosmetics 
@nasrin_zhiyan
Facebook:  Nasrin Zhiyan​
www.massumeh.com
 

Se ha hablado mucho de dos capas que le regalaron a Picasso, al menos de la más importante, la que le regaló su gran amigo y reconocido torero Luis Miguel Dominguín a mediados de los años 50. Le gustaba tanto que pidió que le enterraran con ella. La otra, la de su esposa, Jacqueline Roque, es la que le fue entregada gracias al Real Madrid

Pablo Picasso Noadex
El redactor recomienda