Es noticia
Menú
Emma Suárez: "No estoy nerviosa porque creo que hay otras actrices que merecen ese Goya"
  1. Famosos
  2. Life & Style
Nasrin Zhiyan (Cofundadora de Massumeh)

Life & Style

Por

Emma Suárez: "No estoy nerviosa porque creo que hay otras actrices que merecen ese Goya"

La madrileña está nominada en la categoría de mejor intérprete femenina por su papel en 'Josefina' y compite junto a Blanca Portillo, Penélope Cruz y Petra Martínez

Foto: Emma Suárez. (Paco Navarro)
Emma Suárez. (Paco Navarro)

El 12 de febrero, el Palau de les Arts de Valencia acogerá la 36 edición de los Premios Goya. Emma Suárez esta nominada al Goya a mejor actriz protagonista con la película ‘Josefina’. Empezó en la profesión con 14 años y su magnífica carrera la ha convertido en acreedora de tres galardones anteriores (por ‘El perro del hortelano’, por ‘Julieta’ y por la ‘Próxima piel’) y muchas más nominaciones, tantas que ella misma a veces duda. “Es que ha habido mas nominaciones y no se cuántas nominaciones he tenido. Tuve la nominación por ‘La ardilla roja’, por otra película que se llama ‘La mosquitera’ y por ‘Bajo las estrellas’. O sea, iban 3 más estas tres”.

Me encuentro con ella para charlar sobre la película por la que está nominada, sus compañeros de reparto, los directores a los que admira y lo importante de la amistad, tanto dentro como fuera de la profesión.

Emma, háblame de 'Josefina'.

Esta es una película, un proyecto que me ofrecieron. Los rodamos en marzo y abril del año pasado, con todo el protocolo de la pandemia y de los cuidados, con lo difícil que es trabajar así, porque, bueno, todo el equipo con las mascarillas, PCR todas las semanas, dos veces todos los días, test de antígenos en un rodaje. Bueno, digamos que la mecánica del cine ha cambiado completamente a raíz de la pandemia. Entonces, también es verdad que uno se adapta enseguida a las circunstancias. Y por suerte, bueno, esta es una película que no tuvimos ningún problema en ese sentido. No hubo ningún parón, no tuvimos que cancelar el rodaje y el tiempo que duró lo pudimos hacer sin ninguna alteración en ese sentido.

¿Y tu compañero de reparto, Roberto Álamo, ganador de dos Goyas?

Para mí ha sido fantástico trabajar con Roberto Álamo porque nunca había trabajado con él y es un actor al que admiro mucho desde hace tiempo. Es un actor que viene de una compañía de teatro, Animalario, muy reconocida, que ha hecho representaciones provocativas y vanguardistas.

placeholder Roberto Álamo y Emma Suárez, durante el rodaje de 'Josefina'. (Emma Suárez)
Roberto Álamo y Emma Suárez, durante el rodaje de 'Josefina'. (Emma Suárez)


'Josefina' es el primer largometraje del director Javier Marco.

Yo le he visto trabajando en algún personaje que me ha fascinado y ha tenido reconocimientos como premios. Él ha tenido ya un Goya y tenía mucha ilusión por trabajar con él y la verdad es que nos hemos llevado de maravilla, nos hemos complementado muy bien y he aprendido muchas cosas también con él. La película se ha presentado para diversos premios y se presentó en San Sebastián también, donde tuvo muy buena repercusión. Y ahora está nominado a los premios Goya como mejor dirección novel, mejor montaje y actriz protagonista.

El guion es de Belén Sánchez Arévalo, su pareja.

Sí, y es un proyecto que a mí me ofrecieron hace tres años. Lo que pasa es que no habíamos conseguido levantar la película y por eso se rodó el año pasado.

Cuéntame la historia de ‘Josefina’.

Pues mira, es una película que habla de personajes, tiene algo de realismo mágico en el guion. Es una historia muy bonita, de gente anónima, personas que se encuentran en el autobús cada día, personas con vidas difíciles que ni te fijas en ellas. Mi personaje, Berta, es una mujer con muchas cargas, mucha responsabilidad. Una mujer que lleva el peso de su casa, que cuida a su marido, a su hijo y no tiene tiempo prácticamente para ella. Ella se dedica a coser.

Juan es funcionario de prisiones, siente cierta fascinación hacia esta mujer a la que se encuentra en un autobús cada mañana. Y, sin embargo, no se atreve a entablar conversación con ella porque él es un personaje tímido, introvertido y además esto de ser funcionario le crea una barrera porque ella tiene a su hijo ingresado en la cárcel, que es Miguel Bernardeau. Por un accidente fortuito, comienzan una conversación y entonces él inventa que tiene a su hija también interna en la cárcel. Y así inician conversaciones en la parada mientras esperan el autobús. Ella le dice que cose y él le encarga un traje.

Entonces, algo que no estaba previsto provoca un encuentro entre ellos dos, algo que va más allá del enamoramiento. La necesidad de un abrazo, la necesidad de afecto es de lo que habla la película... Y todo está contado desde el silencio, con las miradas, con un ritmo tranquilo, suave. No, porque no son personajes dados a conversar. Entonces el espectador se hace cómplice de todo lo que está sucediendo desde el silencio. Siempre que hemos proyectado la película, los espectadores han agradecido precisamente eso, los silencios. Y a mí eso me ha hecho pensar.

placeholder Emma Suárez. (Paco Navarro)
Emma Suárez. (Paco Navarro)

Una relación prohibida.

Sí, claro, pero forma parte de eso. Eso entra en el lado más tierno también de la película. La película está contada desde un lugar muy honesto, muy limpio, muy transparente y tiene también muchos toques de sentido del humor. Por ejemplo, cuando se toman un café, él siempre lee las frases y esas frases anuncian algo. Son frases famosas de personas y personajes importantes. Y esas frases anuncian algo que va a suceder en la película de forma espontánea, ¿sabes?

¿Surge algo más entre los personajes? ¿Quién es Josefina?

Hombre, ya te voy a contar toda la historia... Josefina es la hija…

¿La hija que Juan inventa?

Exacto, porque a partir de ese momento ella le dice a él que si su hija le habla porque a ella el suyo no, que le cuesta mucho hablar. Y como él le dice que su hija sí le habla, a ella se le ocurre que podrían encontrarse en la cárcel. Y él le cuenta que como están en módulos diferentes es complicado, así que a ella se le ocurre que pueden escribirse. Y a partir de ahí, él empieza a escribirle cartas de parte de Josefina.

¿Dónde se rodó la película?

La película se rodó en Madrid. Los exteriores de la cárcel los rodamos en la de Alcalá de Henares. La música también es muy bonita. Ha sido un trabajo delicado y ha sido un personaje para el que me ha costado encontrar el tono. Al principio estaba un poco perdida.

¿Por qué?

Pues, mira, perdida porque se habían escrito varias versiones del guion. Eso me desconcertó un poco de la primera versión a la última que leí. Había ciertos cambios que afectaban además al personaje y a la película en general. También el tiempo de confinamiento provocó que los creadores, tanto el director como el guionista, transformaran un poco el guion.

placeholder Emma Suárez y Miguel Bernardeau. (Emma Suárez)
Emma Suárez y Miguel Bernardeau. (Emma Suárez)

Has trabajado con muchos directores. ¿Cómo fue trabajar con un director novel?

Pues la verdad es que Javier ha sido generoso en el sentido de aceptar muchas de nuestras propuestas, tanto de Roberto como mías. Y, además, Roberto y yo estábamos siempre muy de acuerdo en lo que planteábamos. Entonces, en ese sentido ha sido muy sencillo.

Ana Duato y tú sois muy buenas amigas. De hecho, yo te conocí a través de Ana. Su hijo, el maravilloso actor Miguel Bernardeau, hace el papel de tu hijo en la película. Le conociste siendo un bebé, ¿mo ha sido trabajar con él tantos años después?

El destino siempre te sorprende...

Además se parece a Ana, ¿no?

Muchísimo. Es igual que su madre, se parece muchísimo. Pues la verdad es que me hizo mucha ilusión cuando me dijo Javier que lo iba a hacer con Miguel porque le he conocido de bebé y verle convertido en un actor de moda... Te confesaré que cuando estábamos rodando, una parte de interiores se rodaba en un colegio de Alcalá de Henares. Y, claro, imagínate todas las adolescentes y todo el mundo... Cuando Miguel llegaba el día de rodaje, estaban todas esperándole en la puerta para pedirle autógrafos, para hacerse fotos con él. Y me llenaba de ternura, porque él además es encantador, muy respetuoso con la gente y lo sabe llevar muy bien.

Mientras estábamos rodando tenía un proyecto para rodar en Alemania, en Berlín. Se iba a hacer allí una serie. O sea que está completamente despegado y no va a parar de trabajar. Y ha sido muy bonito compartir eso con él.

¿Cuánto duró el rodaje?

Creo que cinco o seis semanas.

Os convertís en familia durante ese tiempo, ¿no?

Bueno, cuando estás rodando fuera sí se crean mucho más esos vínculos porque desayunas, comes, vives en un hotel, terminas el rodaje y quedas con la gente del equipo. Pero aquí, inevitablemente, cuando terminas, te vas a tu casa.

placeholder La actriz, en 'Josefina'. (Emma Suárez)
La actriz, en 'Josefina'. (Emma Suárez)

Cuando te ofrecen un proyecto, ¿sabes que va a ser una gran película?

No, para mí es una gran película o puede ser un proyecto que tiene posibilidades por lo que sea. Me llama la atención y considero que quiero hacer esa película y que me quiero implicar ahí. Pero nunca se sabe. Tú te puedes implicar en un proyecto considerando que va a ser una gran película y luego esa película se estrena y no funciona a nivel comercial. Es verdad que según con quien trabajes, puede ayudar. Por ejemplo, cuando he rodado con Pedro Almodóvar, obviamente yo sabía que esa película iba a tener una gran difusión, porque Pedro es reconocido a nivel internacional y estrena en todas partes. Pero luego están las películas pequeñas como esta, que son más difíciles de distribuir, más difíciles de estrenar, pero no por ello menos necesarias.

Además eres muy sensible a causas sociales y a las necesidades de la gente porque te conozco. Eres superaccesible y cercana.

Yo creo que ser actor es un trabajo que está íntimamente relacionado con la realidad, con la vida, con el ser humano. Para mí, es lo que me permite acceder de alguna forma a la psicología, a tratar de entender a los demás, de conocer un poquito, de conocerme un poquito a mí misma, entendiendo a los demás también.

Se abren ventanas y entras en mundos que de otra manera no podrías entrar. Por ejemplo, ahora voy a hacer una película muy interesante con un director que se llama Fernando Franco. Empezaremos a rodar el 21 de febrero. Ya estamos empezando a prepararla, es una película que se llama ‘La consagración de la primavera’ y yo interpreto a una madre de un chaval que tiene parálisis cerebral, y en la película el actor que va a interpretar este personaje es real, se llama Telmo Irureta, es actor y tiene parálisis cerebral. ¿Tú sabes lo que eso significa para mí? Es maravilloso tener la posibilidad de entrar en un territorio con el que yo por mi vida no tengo relación. Y me va a dar la oportunidad de conocer a alguien que seguro que me va a enseñar muchísimas cosas.

placeholder Cartel de la película 'Josefina'.
Cartel de la película 'Josefina'.

Te descubrieron a los 14 años siendo modelo.

A mí no me descubrieron siendo modelo. Yo me presenté a unas pruebas porque mi padre leyó un anuncio del periódico. Yo tenía 14 años y me cogieron para una película. O sea, yo empecé primero en cine. Después pensé que meterme en una agencia de modelos me permitiría tener una independencia económica y con esa independencia poder también pagarme las clases de voz de interpretación en inglés.

¿Que recuerdos tienes de esta primera película? ¿Qué papel hiciste?

Se llamaba ‘Memorias de Leticia Valle' y yo hacía de Leticia. Tengo muchos recuerdos de esa película.

¿Crees que tu aspecto físico te ha abierto más puertas en la industria?

Pues no lo sé, la verdad. Bueno, hombre, yo creo que sí. Sí es verdad que de alguna manera el físico influye también en los personajes que interpretas. Aunque yo nunca he sido muy consciente de mi belleza, yo nunca me he visto guapa. Yo soy de una familia de cinco hermanos. Mis dos hermanos mayores son varones. Luego yo, que soy chica, luego un hermano varón, y luego mi hermana Marta. Cuando tienes cinco hermanos, eres de una familia numerosa y de alguna forma todos también tienen su atractivo y su algo especial, ¿no?

¿Me gustaría saber en qué te inspiras para interpretar a tus personajes?

Todos tenemos una vida y unas vivencias. Es verdad que yo también soy una actriz intuitiva y una persona receptiva emocionalmente, y mi trabajo habla de las emociones y de los sentimientos. Entonces a mí, por ejemplo, tú me cuentas una historia, y esa historia que tú me cuentas me impresiona, a tal punto que me hace sentir emociones.

¿Eres capaz de meterte en la piel de otra persona?

Cierto, entro en la emoción, en la otra persona. Porque lo que me cuentas tiene que ver con las emociones, con los afectos. Y entonces yo me pongo en el lugar de cómo reaccionaría una persona que le está sucediendo algo así. Porque al fin y al cabo es así, todos tenemos más o menos las mismas necesidades, que tienen mucho que ver con el afecto, que tienen que ver con la soledad, con el abandono, con las frustraciones, con las ambiciones, con los deseos, con los afectos, con el amor. Sí soy empática en ese sentido y soy sensible y receptiva, entonces también según en qué territorios tengo que protegerme. Porque obviamente me afecta en ese sentido, también me puede provocar mucho dolor.

placeholder Emma Suárez. (Paco Navarro)
Emma Suárez. (Paco Navarro)

¿Qué haces para recuperarte y protegerte emocionalmente tras unas escenas tan intensas?

Hago yoga con una profesora maravillosa que se llama Ana Chanfalla. Cuando la conocí acababa de llegar de Argentina y esas clases se han convertido para mí en algo imprescindible. A veces no puedo ir porque estoy trabajando, pero desde 2014 trato de mantener esa constancia. Participo en un grupo en el que se crea una energía muy espiritual. Al final de la clase siempre nos tomamos un té y conversamos sobre la experiencia que ha sido la práctica. Pueden salir temas del exterior que nos afectan y que comentamos, y se crean vínculos. Creo que es muy importante que las mujeres nos comuniquemos entre nosotras, que tengamos nuestros espacios para compartir nuestras inquietudes.

Qué importantes son las amigas, ¿verdad?

Sí, muy importantes. Son vitales.

¿Quiénes eran tus ídolos cuando empezaste en este mundo?

Francis Ford Coppola siempre me ha gustado. Me gustaba de pequeña mucho Robert Redford, Federico Fellini y su mujer Giulietta. Siempre me han gustado Meryl Streep, Charlotte Rampling, Gena Rowlands, Charo López, Carmen Maura, Juliette Binoche, Jeremy Irons y Brad Pitt…

¿Y directores?

Pedro Almodóvar, Jim Jarmusch... Me ha gustado siempre mucho el cine francés de Truffaut.

¿Con qué actores y directores te gustaría trabajar?

Por ejemplo, Jaime Chávarri es un director con el que hice una película, se llama ‘Besos para todos’. Trabajé muy a gusto con él y me gustaría repetir. También me hubiera gustado muchísimo repetir con Pilar Miró, que ya es imposible, pero es una directora a la que tengo muy presente siempre en mi vida y un referente para mí.

¿Te imaginabas todo este éxito?

No, igual estaba destinada a eso, no lo sé. Y sigo trabajando a estas alturas de mi vida en algo que me gusta. Algo que hubiera sido impensable. Me parece un privilegio y me siento muy afortunada. Esta es una carrera de fondo, un trabajo de constancia. Pero a estas alturas de mi vida pienso que en todos los trabajos pasa lo mismo. Todo en la vida es a fuerza de suerte y de constancia.

Cada día es un nuevo comienzo.

Una de las cosas que tiene este trabajo es la incertidumbre. Ni siquiera sabes si vas a tener trabajo o no lo vas a tener. Y eso cuando ya eres una persona adulta y tienes familia, es algo a lo que tienes que enfrentarte. Y no es fácil. Tienes que ser fuerte. Tienes que confiar. Ser positivo.

¿Cómo te afectó la pandemia?

A mí me ha dado la oportunidad de tomarme la vida con más calma. Yo venía de mucha velocidad y necesitaba parar, y en el momento en que nos confirmaron ese parón, para mí fue como la necesidad de respirar. Necesitaba estar en mi casa, necesitaba estar con mis hijos. O sea, de repente mi casa era un espacio nuevo. Imagínate de tanto estar rodando fuera de Madrid y en exteriores y en hoteles. Cuando entras en tu casa, tu casa se convierte en un lugar que no has habitado prácticamente.

Y otra perspectiva, otras prioridades.

Y estar con tu luz, con tu familia. Han sido cuatro o cinco años sin parar, de un personaje a otro. Vivo más la vida de los personajes que mi propia vida. Y necesitaba recuperar mi vida. Porque si tú no tienes tu vida, es muy difícil interpretar otras. Es muy importante que tú tengas una estabilidad emocional, y la pandemia a mí me ayudó. Fue impresionante también ver que el mundo se había parado. Impresionante. El planeta. Que lo único que continuaba el movimiento era la naturaleza. Eso también me impresionó mucho, escuchar el silencio de las calles. Los pájaros. Y también a nivel humano me dio la sensación de que se creó una una nueva frecuencia, que era la conciencia también de qué necesita el otro.

Sí, bueno, tú siempre estás pendiente de los demás. Siempre.

Me da un poco de pena que se haya perdido también todo eso.

El 12 de febrero vas a asistir a los Premios Goya.

Sí, en Valencia, con mi hija, que me hace mucha ilusión porque son los primeros Goya a los que va a ir. Es verdad que la gala va a ser diferente porque también habrá muchas medidas de seguridad.

¿Cómo se va a celebrar?

Pues no lo sé, pero sé que el día antes de viajar estoy convocada ya para hacer una PCR.

¡Qué guapa es tu hija, Ada!

Muy guapa, es una persona con muchas capacidades, es muy creativa. Ella toca el piano, le gusta cantar, le gusta leer, que es muy difícil que a una jovencita le guste. Es una cría consciente de sus responsabilidades. Estoy muy orgullosa de Ada. Ella estudia en el Liceo Francés y habla perfectamente francés e inglés.

Háblame de las otras actrices nominadas.

Estar acompañada por Penélope Cruz, Blanca Portillo y Petra Martínez es un honor porque son no solamente actrices a las que admiro, sino mujeres a las que admiro por sus trayectorias, por la manera en la que han llevado su vida profesional, su trabajo, su oficio, por la forma en la que han crecido mujeres adultas, mujeres maduras. Este año voy a disfrutar. No estoy nerviosa porque creo que hay otras actrices que merecen ese Goya. Y además yo ya tengo tres.

Muy pocas actrices pueden presumir de tener tres Goyas.

Por eso, me hace mucha ilusión que se lo lleven ellas.

¿Con cuál de las actrices nominadas has trabajado?

He trabajado con Blanca Portillo, porque Blanca fue mi directora en una función de teatro que se llamaba ‘La avería’. Y también en ‘El perro del hortelano’. Ella hacía una colaboración pequeña, pero, bueno, es una fantástica actriz a la que admiro muchísimo. Y luego está Petra Martínez, que es otra actriz que siempre me ha gustado porque es una mujer muy libre, una mujer que ha formado parte de una compañía de teatro que creó con su marido, Juan Margallo, los dos dedicados al teatro. Y es una persona muy especial, muy risueña, muy adorable y me gusta muchísimo, y ha hecho un gran trabajo en ‘La vida era eso’. Y luego estoy también con Penélope Cruz, que es una fantástica actriz reconocida internacionalmente, nominada por su trabajo en ‘Madres paralelas’ y que ha recibido ya la Copa Volpi en Italia. O sea, una actriz que tiene un Oscar. Entonces imagínate para mí estar aquí hoy es maravilloso.

Eres una amante de la lectura.

Ahora estoy leyendo a propósito de la muerte de Almudena Grandes un libro que no había leído de ella, que se llama ‘El corazón helado’. Estoy trabajando mucho en el guion de la película que estoy haciendo, y cuando te implicas en un proyecto, abandonas un poco la lectura. Hay personajes, películas que puedes meterte en internet e investigar sobre este tema, y otros personajes, como el de Josefina, que los tienes que crear. Sabes que los tienes que inventar. Por ejemplo, si yo interpretara a una bióloga, una geóloga o una una doctora, no entraría ahí a investigar. Hablaría con médicos, con cirujanos, con personas que tienen que ver con ese entorno. La película que voy a hacer ahora, por ejemplo, que habla del tema de la de la discapacidad, me ha abierto una ventana para entrar en ese territorio y entonces estoy muy metida ahí. Por eso mi lectura está un poco abandonada.

Pero me gusta. Por ejemplo, mira, uno de mis autores favoritos es Stefan Zweig. Su libro ‘Memorias de un europeo’ es un libro que me fascina. Me encanta desde siempre. Me gusta también la poesía. Tened en cuenta que tengo un hermano escritor, Luis Bodelón.

¿Qué ha escrito?

Acaba de publicar un libro que se llama ‘Diálogos con la cultura’, un libro de entrevistas a escritores importantes o artistas como Julio Caro Baroja, Luis Racionero, José María Subirats, Gonzalo Torrente Ballester, Antonio Buero Vallejo, Antonio López, Rafael Alberti, Ignacio Gómez de Liaño. Este libro está editado por Leda.

En casa, la cultura ha formado parte de nuestra familia. La de los libros, la música, quiero decir, el teatro, el cine. Nuestros padres han alimentado eso, pero sí es verdad que mi hermana mayor siempre fue como mi guía literario, mi hermano tenía su habitación llena de libros. Entonces, cuando yo quería leer un libro, iba a su habitación. Y así, desde adolescente, empecé a descubrir a Jack London, a Michael Ende y también a Verlaine, o sea, ya filosofía profunda. ¿Sabes cuando eres un adolescente y no entiendes el mundo y hay una sombra de angustia que te acompaña por tu incomprensión, que está en contraste con tus ideales? Ahí entraba mi hermano con la literatura. Y eso ha sido muy bonito para mí. Además, él escribe muy bien y son entrevistas muy importantes. Bueno, qué te voy a decir de mi hermano. Luego tengo otro que es director de arte: el año que yo estaba nominada por ‘Julieta’, mi hermano Carlos estaba nominado como director de arte por ‘Los últimos de Filipinas’.

Te quería preguntar por Lola Herrera y Natalia Dicenta. Tú estuviste en una obra con Natalia.

Sí, hace muchos años, en ‘Bajarse al moro’. Éramos muy jovencitas las dos. Tendríamos 20 años. Natalia es una persona con la que tuve un vínculo muy importante, pero luego la vida nos fue separando y, sin embargo, esas ganas de verse...

En tu profesión se crean muchas amistades como la que tienes con Ana Duato.

A Ana la conocí en ‘El perro del hortelano’. Antes de eso, yo era amiga de su marido. Yo antes veraneaba en Ibiza y ellos también, y entonces recuerdo perfectamente que yo había hecho una serie que se llamaba ‘Querido maestro’. Y después de hacer esa serie, Miguel Ángel Bernardeau se inventó otra serie que era ‘Cuéntame’. Y me acuerdo de estar en la playa y Miguel Ángel contándome: "Pues tengo una idea para hacer una serie, que es la historia de un niño que va creciendo y va hablando del paso del tiempo. Y a medida que habla de él, de forma paralela, se habla de la transformación de la sociedad y empieza antes de la Transición". Y yo le dije: "Muy interesante. Y ¿cuándo acaba la serie?". Y me dijo: "La serie no acaba nunca!". Y yo me quedé como pensando: "¿Puedo estar con una serie?". O sea, para una actriz lo más divertido es cambiar de personajes. Yo no me puedo imaginar estar interpretando durante toda mi vida el mismo personaje, aunque entiendo que hay capítulos diferentes, las historias son distintas. Yo necesito cambiar. Entonces, cuando me dijo aquello se me quedó como un bloqueo mental. Me parecía impensable.

placeholder Nasrin Zhiyan, Massumeh, Emma Suárez. (Nasrin)
Nasrin Zhiyan, Massumeh, Emma Suárez. (Nasrin)

¿Cómo te estás preparando para la gala de los Goya? ¿Cuáles son tus rituales de belleza antes de un evento tan mediático e importante?

Estoy haciendo lo que llevo ya mucho tiempo haciendo, que es seguir los tratamientos que más o menos para mí se han convertido en imprescindibles en mi vida. Llevo ya con los tratamientos y productos MASSUMEH desde 1999, y no estoy dispuesta a cambiar. Ellas me han enseñado a cuidarme, a cuidar mi piel y a tener un hábito de limpieza y de atención con mi piel. Me hago mi limpiadora, mi tónico, mi sérum hydrolifting, el sérum de vitaminas, mi contorno de ojos y mi crema de noche. Si estoy más inspirada, le dedico más tiempo en el masaje, pero trato de disfrutar de ese momento. Porque al final se ha convertido como en un tiempo que tengo yo conmigo misma.

Está muy bien que lo digas, porque una actriz vive de su imagen y de su cara, y tú eres una persona con una belleza natural.

Es que yo creo que los actores también vivimos para interpretar personajes que tengan que ver con algo que nuestro físico puede ofrecer. Y obviamente nuestro físico también tiene que marcar el paso del tiempo. Y tenemos que interpretar personajes que tienen que ver con nuestra edad. Yo no puedo pretender interpretar ahora personajes de una chica de 30 años porque ya no los tengo. Y además hay otras actrices que lo harán estupendamente. Entonces yo prefiero interpretar personajes de mujeres adultas y mujeres maduras que tienen ya una vida y unas experiencias. Me parecen personajes mucho más ricos, mucho más complejos y mucho más interesantes. Entonces yo quiero tener una piel saludable, porque la piel también transmite como la mirada transmite.

Todos nos alegramos, de verdad.

Yo me acuerdo de que cuando empecé a ir a vuestro centro, hace 23 años, Massumeh me decía ya verás como dentro de unos años tú vas a estar muy bien, vas a tener papeles y vas a tener que esperar más. Era como una visionaria.

¿Quién te suele peinar y maquillar?

Mi peluquería habitual es Corta Cabeza. Desde hace años, Luciano es quien trabaja mi color y el corte. Y conoce muy bien mis necesidades, así que también acudo a él para las transformaciones de los personajes. Para los Goya, la casa Llongueras nos ha invitado a un tratamiento capilar fantástico.

Mi maquillador habitual se llama Orlando y es cubano. Un amigo desde hace años. Trabajamos juntos en ‘Pintadas’, una película de Juan Estelrich, y desde entonces cuento con él siempre que le necesito.

¿Quién os viste para la ceremonia de los Goya?

Hay una diseñadora que nos gusta mucho a las dos además, que se llama Teresa Elvira. Fuimos mi hija y yo a la Fashion Week para ver diferentes desfiles de diseñadores. Y cuando apareció el de Teresa Elvira, nos encantó. Y el día que me nominaron tuve claro quién me iba vestir. Puedo adelantar que la tela del diseño tiene mucha caída y evoca las pinturas de Gustav Klimt. La verdad es que es muy importante que el día que tú vas a una gala te sientas segura, contenta y orgullosa de lo que llevas puesto porque eso te da mucha confianza en ti misma. Y la suerte es que cuando le dije a Teresa que a Ada también le gustaría mucho llevar algo de ella, a ella le encantó. Y vamos a disfrutar de la gala. Estoy nominada al lado de compañeras a las que admiro muchísimo.

Muchas gracias.

Nasrin Zhiyan (MASSUMEH)

La empresaria persa afincada en España es fundadora, junto a su madre, del instituto y la marca cosmética de lujo Massumeh , una de las 100 empresas más creativas según la revista 'Forbes'. Miembro honorífico de la Asociación Internacional de Diplomáticos, vive entre Madrid, Londres y Marbella, y recibió el Premio Influencer 2018 en Cosmética de Lujo.

@massumehcosmetics 
@nasrin_zhiyan
Facebook:  Nasrin Zhiyan​
www.massumeh.com
 

El 12 de febrero, el Palau de les Arts de Valencia acogerá la 36 edición de los Premios Goya. Emma Suárez esta nominada al Goya a mejor actriz protagonista con la película ‘Josefina’. Empezó en la profesión con 14 años y su magnífica carrera la ha convertido en acreedora de tres galardones anteriores (por ‘El perro del hortelano’, por ‘Julieta’ y por la ‘Próxima piel’) y muchas más nominaciones, tantas que ella misma a veces duda. “Es que ha habido mas nominaciones y no se cuántas nominaciones he tenido. Tuve la nominación por ‘La ardilla roja’, por otra película que se llama ‘La mosquitera’ y por ‘Bajo las estrellas’. O sea, iban 3 más estas tres”.

Ana Duato
El redactor recomienda