Un año con los Gastrogatos

365 días dan para visitar muchos chigres, barras, comedores burgueses, novedades gastronómicas, estrellados… casi cualquier tipo de local en el que sentarse a disfrutar

Foto: Restaurante Álbora
Restaurante Álbora

Parece que fue ayer, pero ya ha pasado un año desde que cuatro amigos apasionados por el mundo de la gastronomía nos asomamos por primera vez a esta ventana con el espíritu de compartir algunas de nuestras vivencias gastronómicas, dar alguna pista y mostrar nuestra opinión sobre alguno de los lugares que visitamos, especialmente aquellos que nos han gustado.

365 días dan para visitar muchos chigres, barras, comedores burgueses, novedades gastronómicas, estrellados, reflejados en la famosa lista del agua mineral…casi cualquier tipo de local en el que sentarse a disfrutar (o al menos a intentarlo) en un buen número de países.

Como les decíamos, hemos tratado de mostrar las luces con más o menos brillo del panorama gastronómico actual, pero también ha habido muchos claroscuros y alguna otra sombra. Es quizás buen momento para, de una forma desenfadada, intentar resumir en apenas unos párrafos todo aquello que nos ha hecho disfrutar y por qué, y esbozar alguna pincelada sobre aquellas experiencias menos satisfactorias. En esta ocasión nos referimos a Madrid.

Alabaster
Alabaster

Lo que más nos ha gustado

Creemos que el servicio de sala es la asignatura pendiente de nuestra encumbrada gastronomía, por eso nos entusiasman los sitios donde además de comer bien te tratan como a un rey. Alabaster, Álbora, Santceloni, Coque, O‘Pazo, Punto MX o 99 Sushi Bar han sido algunas de las mejores experiencias que hemos tenido en este aspecto.

Hay lugares a los que nunca te cansas de volver. En ellos no te encuentras como en casa, te encuentras mucho mejor que en tu casa. Sus propietarios se desviven por hacer que disfrutes, se esfuerzan en mejorar los productos y las preparaciones, se implican y te lo demuestran en cada visita. Sacha, La Bomba Bistrot, Lakasa, Lúa o Vinoteca Moratín son algunos de nuestros refugios.

Los grandes cocineros madrileños se desviven para alcanzar la excelencia, y lo hacen comprometiéndose cada día con sus clientes. Nunca faltan a un servicio y se obligan a un proceso de mejora continua, sacrificado y exigente para ofrecer experiencias gastronómicas únicas. David Muñoz en DiverXO, Diego Guerrero en DSTAgE o Luis Moreno y Daniel Ochoa en Montia son buenos ejemplos de ello.

DiverXO
DiverXO

El único ingrediente indispensable para una buena comida es el PRODUCTO, con mayúsculas. Por eso valoramos el esfuerzo de algunos restaurantes que exploran la geografía española en busca de sus joyas. En La Tasquita de Enfrente, Kabuki, La Manduca de Azagra, Casa José, La Buena Vida, O‘Pazo o en Rafa encontrarás siempre lo mejor de cada temporada.

Nos gusta el vino. Mantener una gran bodega está fuera del alcance de muchos restaurantes. Por eso, cabe destacar el esfuerzo de esos cocineros a los que también les gusta beber para proponer una selección de vinos atractiva y sugerente. Además de las bodegas míticas de los Santceloni, Coque o LAVINIA queremos destacar el esfuerzo de Alberto Fernández en Asturianos, José Calleja en Surtopía, Paco Ron en Viavelez, Sébastian Leparoux en Lafayette o Juan José Gómez en Jota 5 por regalarnos su pasión por el vino.

La Manduca de Azagra
La Manduca de Azagra

Las más sonoras decepciones

Entendemos que la cercanía de los cocineros con determinados clientes habituales implique cierto trato diferencial con los mismos al conocer mejor sus gustos y preferencias, pero en algunos sitios este trato se hace a costa del menosprecio a otros clientes que, sin ser conocidos, pagan religiosamente sus facturas y no merecen esa discriminación. Algún exitoso restaurante, de aun corta vida en Madrid pero en continua expansión, es habitual en esas prácticas.

También sabemos que mantener un negocio al pie del cañón requiere de un esfuerzo titánico, pero a veces el cansancio, los traslados de local o la desidia en la gestión nos han llevado a comprobar que cualquier tiempo pasado fue mejor en algunos restaurantes que anteriormente fueron muy valorados

No deja de asombrarnos la cantidad de buenas referencias que se hacen en las redes sociales a los restaurantes de moda, donde se leen injustificadas alabanzas a sus propuestas gastronómicas. Eso hace que muchos aficionados acudan animados y con intención de comer bien, algo que no suele ocurrir. Desde aquí, animamos a todos a distinguir entre restaurantes con buenos platos y restaurantes con buen ambiente.

Con este breve resumen del año hemos pretendido reflejar el buen momento que vive la gastronomía madrileña. Por lo que sabemos, irán surgiendo novedades en los próximos meses que pueden hacerla todavía más atractiva y en este espacio seguirán encontrando nuestras experiencias.

Mientras tanto, no olviden lo más importante: disfruten comiendo y bebiendo en los buenos restaurantes de nuestra región.

Los Gastrogatos

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios