Logo El Confidencial

Un melón para el rey Juan Carlos

Pocos son quienes aún no han pasado por el Hospital Quirón de Madrid para ver cómo evoluciona la salud de don Juan Carlos. Después de la

Foto: Un melón para el rey Juan Carlos

Pocos son quienes aún no han pasado por el Hospital Quirón de Madrid para ver cómo evoluciona la salud de don Juan Carlos. Después de la vista de la Reina, los príncipes de Asturias, sus dos hijas -la infanta Cristina hizo un viaje exprés desde Ginebra sin sus cuatro hijo e Iñaki Urdangarin- así como sus nietos Froilán y las infantas Leonor y Sofía, la anécdota más curiosa de estos días no la han protagonizado los más pequeños de la Familia Real ni Letizia, a quienes todos observan con lupa. Si no la duquesa de Lugo.

Después de participar este fin de semana en el XXIII Concurso Nacional de Saltos de Obstáculos, celebrado en Badajoz, y aprovechar que su hijo Froilán había viajado hasta Ginebra para asistir al cumpleaños de su primo Juan Valentín, la infanta Elena regresó a Madrid para visitar por la tarde a su padre. A su llegada el centro médico, la infanta llevaba una bolsa blanca de plástico con un melón que, previsiblemente, dejó en la habitación, ya que a la salida iba sin él.

Para la merienda o no, lo cierto es que la nueva estrategia de comunicación de Casa Real intenta exaltar un campechanismo del que siempre ha hecho gala el Rey y del que también han hecho uso estos días las hijas de los príncipes de Asturias asegurando este viernes, y ante la prensa, que “el abuelo está muy bien”.  

El Chascarrillo