El descuido de Caritina Goyanes
  1. Noticias
  2. El Chascarrillo
Vanitatis

El Chascarrillo

Por

El descuido de Caritina Goyanes

A veces glamour y vida cotidiana son términos difíciles de compaginar. Cuando una tiene un evento a media mañana y minutos antes ha tenido que recoger

Foto: Cari Lapique y Caritina Goyanes (Gtres)
Cari Lapique y Caritina Goyanes (Gtres)

A veces glamour y vida cotidiana son términos difíciles de compaginar. Cuando una tiene un evento a media mañana y minutos antes ha tenido que recoger a sus dos hijos del colegio o guardería el tiempo escasea y los despistes son más habituales.

Y eso fue lo que le ocurrió a Caritina Goyanes. A las 13.00 horas estaba citada en el desfile organizado por Jorge Vázquez para presentar su nueva colección. Antes de eso debía atender sus quehaceres como madre.Y claro, una vida tan ajetreada pasa factura. En su caso, no logró ocultar que había olvidado abrocharse el vestido. Y allí estuvo, toda la mañana, sin que ninguno de los asistentes -eran muchos-, entre los que estaba su propia madre, le dijeran que se lo anudara.

Eso sí, estuvo muy simpática. Con toda naturalidad explicó que había perdido 21 kiloscon un sistema de hipnosis. "Tú vas te hipnotizan y nada, la verdad es que no pasas nada de hambre;te quita mucho la ansiedad. Te hace tener más capacidad de autocontrol”.Detalló que las sesiones se hacen en intervalos de diferentes meses, pero que por la noche debe ponerse una cinta con la que literalmente “se queda dormida”.

También se la preguntó por el embarazo de su hermana Carla, que sale de cuentas en noviembre. El bebé se llamará Santiago y ella será su madrina. Además añadió que, al ser de nuevo un niño, está segura de que Carla “irá a por el tercero para que sea niña, no me cabe duda”.

Su madre, a su lado, la apoyaba y asentía a todo lo que Caritina explicaba. Además apostillabacon comentarios tan sinceros como que la nevera de casa de su hija es “una auténtica guarrería”cuando ella contaba que en casa no le apoyaban con la dieta porque su marido y sus hijos comían muy mal.

Cari Lapique