Los tres hitos de Lady Di en el mundo de la moda

20 años después de su muerte, la 'princesa del pueblo' sigue siendo noticia por su matrimonio con Carlos de Inglaterra, las causas de su muerte y cómo no: por su increíble estilo

Foto: La princesa Diana. (Ilustración realizada por Jate para Vanitatis)
La princesa Diana. (Ilustración realizada por Jate para Vanitatis)

¿Me interesan los líos de pantalones de Lady Di? Me vuelven loco. 20 años después, lo reconozco. Había, igual es más correcto decir hay, algo magnético en aquella niña-mujer y en todo lo que la rodeó, desde su nacimiento hasta su trágica muerte en París. Pero lo más fascinante en ella, hasta que abrió el pico para contar a los británicos y por ende al mundo que el príncipe Carlos, ayer-hoy-y siempre heredero al trono británico, le era infiel, era su forma de vestir y poco se está reivindicando este verano que se cumplen dos décadas de su fallecimiento. Y como nunca es tarde, hoy los 3 hitos de Lady Di en el mundo de la moda.

Lady Di el día de su boda. (Imagen: Pinterest)
Lady Di el día de su boda. (Imagen: Pinterest)

El vestido de novia-tarta nupcial. 29 de julio de 1981, catedral de St. Paul. Con solo 20 años y un modelito, Diana impuso las bases (todas en una sola pieza) de lo que sería la moda nupcial durante toda una década. Hay señoras que aún no se lo han perdonado. Viendo las fotos de boda de los 80, se entiende el resquemor.

La pieza era un diseño romántico-romantiquísimo de color marfil, catedralicias mangas farol, escote de volantes rematado con un lazo, falda abullonada y nada menos que 25 metros de cola. Los artífices de tal joya: Elizabeth y David Emmanuel. Ellos mismos bordaron a mano, o eso cuenta la leyenda, una a una las 10.000 perlas sobre el tafetán de seda y las lentejuelas, se desconoce cuántas; así a ojo lo menos un millón. Sobre la testa, la tiara de la familia Spencer cuajada de tulipanes y flores de oro, brillantes y diamantes y un velo de tul. Solo se aprecia en los primeros planos de Diana.

Diana de Gales.
Diana de Gales.

Hablando de tiaras, y vistas las críticas dedicadas a Letizia por cortar su banda para favorecer el escote en su última visita a Londres, Diana era muy de ponerse la tiara como le daba la gana. O bien un collar como si fuese una tiara al estilo hippie, o sobre la frente como en los años 20. El protocolo está para romperlo y los aderezos de piedras preciosas para jugar con ellos, como contaba Maruja Díaz que hacían ella y Sara Montiel. Se colocaban los collares de diamantes sobre los tangas y chimpún a desfilar por el jardín del chalé de la ex de Dinio García.

El 'vestido de la venganza'.
El 'vestido de la venganza'.

“La mejor venganza es un buen peinado”, dijo Ivana Trump cuando se separó de Donald, el que ahora es presidente de EEUU y por tanto el hombre más poderoso del mundo –con permiso de Sandro Rey y demás maestros de las ciencias ocultas–, pero Diana inventó el vestido de la venganza.

El verano de 1994, Diana se estaba poniendo guapa para asistir a la fiesta de la Serpentine Gallery cuando le chivaron que su exmarido, el príncipe Carlos, iba a anunciar públicamente que siempre había amado a Camilla Parker Bowles. Al parecer, Lady Di decidió cambiar de vestido y aparecer con un ‘little black dress’, esa cosa tan útil que te saca de cualquier apuro y que inventó Coco Chanel, pero en versión supermini para garantizarse las portadas del día siguiente. Lo logró, ganó. El vestido era de la griega Cristina Stambolian aunque durante un tiempo le atribuían la autoría a Gianni Versace porque lo mismo nos daba ocho que 80. En los 90 todo era de Versace. Cinco años después este vestido de la 'princesa del pueblo’ alcanzó los 74.000 dólares en una subasta.

Mucha tele que cortar

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios