Logo El Confidencial

Historia del 'despixelado' de hijos de famosos

Hemos visto crecer a los hijos de las celebridades, sin embargo, hasta que no han cumplido los 18 no hemos conocido su rostro

Foto: Viñeta de Jate para Vanitatis.
Viñeta de Jate para Vanitatis.

Érase una vez un día, previo a la Ley Orgánica de Protección Jurídica de Menores, en el que el vulgo disfrutamos de la imagen de los hijos de las celebridades como de la de los nuestros propios. Confieso que he estado en casas que tienen la foto recortada del '¡Hola!' de la comunión de José Fernando y Gloria Camila (acá Gloria-K) Ortega Mohedano enmarcada.

Gracias a la ausencia de esa ley -que obliga (salvo autorización paterna) a los medios a pixelar el rostro de los menores de edad- pudimos ver a Paquirrín (hoy Kiko Rivera) jugar al fútbol, comerse un helado o pedir carne durante el primer concierto de su madre, Isabel Pantoja Martín, tras la muerte de su padre, Paquirri. También se nos permitió ojear a su hermana Chabelita bailando el ‘Aserejé’ de Las Ketchup sobre un escenario o a Álex Lequio Obregón disparando spray a los paparazzi y mordiendo la espuma de los micrófonos de los periodistas desde el descapotable de su mamá Ana Obregón. Suerte que durante estos largos años hemos podido disfrutar de la imagen completa de Froilán.

Fruto de esta prohibición estatal ha nacido lo que se conoce como el 'despixelado’. Publicación mediante la cual un medio de comunicación da a conocer un rostro, hasta entonces pixelado, con motivo del cumplimiento de la mayoría de edad del dueño de dicho semblante. Que tome nota la RAE.

No el primero pero sí el más polémico despixelado fue el de Isabel Pantoja Martín alias Chabelita o la Chabelita. El rostro de la joven peruana venía con sorpresa. La hija de la reina de la copla estaba embarazadísima de un tal Alberto Isla que donde pone el ojo pone la semillita. El 8 de noviembre de 2013 conocimos, casi al mismo tiempo, su hasta entonces velado rostro, su oculto bombo y la decisión de abandonar el búnker familiar, la finca Cantora, sobre las ruedas de un vehículo llamado ‘Libertad’. Desde aquel día Isa ha hecho de enseñar su jeta un próspero negocio. De casta le viene al galgo. El antes citado Álex Lequio también se ha beneficiado de la fama de sus progenitores para promocionar negocios y canciones de rap. Tristemente ahora lo que está de moda es el trap.

Menos rentable fue el despixelado de la nieta de la 'más grande’, Rocío Flores Carrasco, que siempre se ha negado a conceder una entrevista posando mientras narra las desavenencias que la mantienen alejada de su madre, Rociito. De airear los trapos sucios se ha ocupado su padre, Antonio David Flores. El despixelado de su hermano David Flores Carrasco tampoco pasó inadvertido por el mismo motivo: prefiere compartir techo con su padre y la pareja de este, Olga, que con su madre y la pareja de esta, Fidel Albiac.

Andrea Janeiro y Belén Esteban en una imagen de archivo. (Gtres)
Andrea Janeiro y Belén Esteban en una imagen de archivo. (Gtres)

Pero si hay un despixelado que generó interés mediático, sin duda fue el de Andrea Janeiro Esteban, conocida por todos como Andreíta. De ella lo conocíamos todo, salvo su rostro adolescente, gracias a la incontinencia verbal de su madre, Belén Esteban, en el programa en el que colabora, ‘Sálvame’. Su pasión por Justin Bieber, su buena relación con la tita Mamen (Carmen Janeiro) y la abuela Carmen Bazán y la escasa con su padre, Jezulín, y la pareja de este, María José Campanario, eran informaciones de dominio público. La hija de Jesulín de Ubrique y Belén Esteban no ha sucumbido a las mieles de la fama con pasaporte a participar en ‘Supervivientes’ que le vienen de cuna y se ha dado el piro a tierras de Isabel II para estudiar Comunicación en el Birmingham Metropolitan Collage.

Alba Díaz Martín, hija del Cordobés y Vicky Martín Berrocal, en una imagen de su Instagram.
Alba Díaz Martín, hija del Cordobés y Vicky Martín Berrocal, en una imagen de su Instagram.

Los más recientes despixelados son los de Cayetana Rivera Martínez de Irujo (hija de Eugenia Martínez de Irujo y Fran Rivera) y Alba Díaz Martín (descendencia de Vicky Martín Berrocal y Manuel Díaz, el Cordobés), que de momento prefieren mantenerse alejadas del foco mediático a pesar del interés de muchas marcas y revistas por promocionar su pubescente belleza. Esta generación está hecha de otra pasta. No hay relevo para Chabelitas y Gloria-Camilas.

Mucha tele que cortar

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios