Logo El Confidencial

Las bajadas de peso de los famosos son las nuevas bodas en portada

Kiko Rivera tras los pasos de Carlota Corredera ha anunciado en ¡HOLA! que ha perdido más de 20 kilos

Foto: Viñeta relaziada por Jate para Vanitatis
Viñeta relaziada por Jate para Vanitatis

Los kilos venden. La pérdida de peso es la nueva baza de los famosos para colarse en las portadas de las revistas del corazón. La maestra de este negocio es Carlota Corredera que además de protagonizar editoriales y entrevistas en papel y televisión tras perder más de 50 kilos publicó el tomo ‘Tú también puedes: cómo conseguí perder 60 kilos y ganar salud’. Las dietas son las nuevas bodas, hasta antes de ayer el mejor reclamo para vender publicaciones. Qué será ahora de la corte Preysler.

A la presentadora-colaboradora de Telecinco le ha tomado el relevo Kiko Rivera –Paquirrín por la gracia de la prensa y ante los ojos de los hombres-. El hijo del fallecido Francisco Rivera ‘Paquirri’ e Isabel Pantoja nos saluda esta semana desde la portada de ¡HOLA! marcando culete. ‘Exclusiva. El espectacular cambio de Kiko Rivera tras perder más de veinte kilos. “Me ha cambiado la vida”. Exclusiva porque le han pagado porque sabíamos del descenso de peso de “mi pequeño del alma” desde que se implantó una banda gástrica hace unos meses. Lo habrán retrasado hasta el primer número de enero para motivar al personal a perder lo ganado estas Navidades.

¡Hola!
¡Hola!

Kiko nunca elige el camino más largo. Adelgazar mediante esta intervención es hacer un poquito de trampa. Si pretende comercializar su experiencia mediante la publicación de un libro se nos va a presentar el proceso como un paseo en barca por el quirófano. Ha adelgazado 20 kilos (pesaba 107) y aún quiere perder ocho o nueve más. Éstos gracias a la dieta que está siguiendo. Come media docena de veces al día poquitas cantidades. Las bebidas gaseosas y las espirituosas las tiene prohibidas. Lo normal es retirarse la banda gástrica pero él no piensa hacerlo. Ley del mínimo esfuerzo.

A estas declaraciones tópicas le acompaña un singular posado con su esposa, Irene Rosales, embarazadísima y vestida con un ajustadísimo vestido rojo que recuerda a aquellos premamá de Mar Saura: sexis a la par que elegantes. Kiko se nos presenta como un chulazo con chupa de cuero, vestido de gris en otra instantánea cual diseñador gráfico y de esmoquin con botines saltarines en otras. Los reportajes de boda dan más de sí. El público tiene derecho a estar equivocado y a demandar algo más que vestidos de novia.

Como no sólo de lamentos (“llevaba una vida muy triste porque apenas podía moverme ni hacer nada. Incluso muchas veces lo único que me apetecía era estar tumbado”) y alegrías sobre su cuerpo se alimenta la exclusiva el hijo de la reina de la copla habla naderías sobre ella y sus hermanos. “Me alegro enormemente de la reconciliación de mi hermana con Alberto Isla. Si ella está contenta, se quieren y se respetan, bienvenido sea”.

Habrá que esperar a que Carmen Borrego se opere la papada (si no lo hace en directo o en diferido en ‘Las Campos’) para volver a catar una portada que verse sobre los cambios de imagen. Doctor Monereo mediante; llegará pronto. El frío invierno no es estación para bodas, venden más las pieles.

Mucha tele que cortar

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios