El Rincón de Juan Carlos: cambiar para que todo siga igual

Aunque parezca un trabalenguas, no lo es. Cocina cada vez más refinada y una sala que sigue subiendo escalones para seguir disfrutando de fondos de intenso sabor y meticulosas preparaciones

Foto: El Rincón de Juan Carlos.
El Rincón de Juan Carlos.

No es la primera vez que traemos a estas líneas el Rincón de Juan Carlos, ya que es uno de los lugares de la geografía nacional donde este gato más disfruta, gastronómicamente hablando. Los motivos accesorios vienen del reconocimiento que ahora parecen tener en forma de 'cocinero del futuro', homenajes en ferias gastronómicas y en general en casi cualquier ámbito gastronómico que se precie. Todo el mundo parece darse cuenta justo ahora, cuando ya hace bastante tiempo que los hermanos Padrón ejercen como magníficos cocineros y que lleva a concluir lo 'mainstream' que es el mundo de la gastronomía. Casi nadie se atreve a dar un paso si la opinión no está sobradamente testada y cuenta ya con un respaldo mayoritario. Es en estos momentos en los que a uno le dan ganas de decir aquello del 'yo lo vi primero' (bueno, o de los primeros), cuando una cocina sobresaliente necesitaba de un pequeño altavoz que hiciese aumentar el número de clientes (o incluso evitar ceros) y garantizar de alguna forma un negocio que no hace tanto estuvo en serio peligro de extinción.

El Rincón de Juan Carlos.
El Rincón de Juan Carlos.

Durante estos últimos doce meses la película ha cambiado y hacerse con una mesa empieza a ser una tarea complicada. Afortunadamente, la buena salud financiera ha ayudado a continuar mejorando la sala y, especialmente, a invertir en una bodega que ahora sí cumple el mínimo exigible en un restaurante de este nivel aunque los precios no sean todo lo amables que nos gustaría (algo por cierto, común en toda la isla). Lo que no ha cambiado es la ilusión, el espíritu familiar (5 miembros y únicos empleados al pie del cañón) y las ganas de innovar respetando el producto local de una forma mucho más efectiva que la que desarrolla el hasta ahora tótem de la cocina tinerfeña, Braulio Simancas, en su restaurante Las Aguas.

El Rincón de Juan Carlos.
El Rincón de Juan Carlos.

Entrando en materia, seguimos disfrutando de clásicos inmutables como son los ravioli de parmesano con fondo de lentejas. Mucho más refinados que antes y con un fondo que es en sí mismo motivo de visita a esta casa. También existen algunos experimentos, fruto de esa vocación innovadora, como es la hoja de shiso con caviar de caracol, cuyo único atractivo viene de combinar dos ingredientes poco habituales. Recuperamos el interés hasta niveles estratosféricos con platos como la 'royale' de atún o el canelón de caballa ahumada y tuétano, mar y montaña radical de inmejorable resultado. Sigue el festival con el cordero anisado con haba tonka, menta y fresa. Toques exóticos que no enmascaran un cordero de calidad y sabor impecables.

El Rincón de Juan Carlos.
El Rincón de Juan Carlos.

Como ven, casi todo sobresaliente… hasta que llega la matrícula de honor en forma de setas enoki 'pilpileadas' y caviar. El mejor contraste entre un producto 'premium' y la puesta en valor de otro ingrediente generalmente de poco interés sápido. Para este gato, uno de esos platos que recordará con el paso del tiempo. Postres y panes siguen siendo otro de los puntales de esta casa, aunque la necesidad de que Jonathan se meta a fondo en cocina ha hecho que algunos panes sean ahora encargados a un proveedor exterior sin que el resultado se resienta en exceso. Eso sí, siguen siendo sublimes los postres que cuentan con algún helado (palo cortado, leche quemada,…) entre sus elementos principales.

El Rincón de Juan Carlos.
El Rincón de Juan Carlos.

Por último, no puedo olvidarme de la titánica labor en sala comandada y ejecutada por María José y Raquel, esposas de los hermanos Padrón y que han capeado con notable éxito “un tipo de público mucho más exigente”, aprendiendo a marchas forzadas algunas buenas prácticas observadas en sus compañeros de profesión.

Solo las restricciones de un local (y su respectiva cocina) del que difícilmente puede sacarse más provecho o la dificultad de incorporar a algún colaborador fuera del núcleo familiar, pueden ser un lastre a la imparable trayectoria ascendente..., aunque nos consta que ambas cosas pueden resolverse con éxito en los próximos meses.

Dirección: Acantilado de Los Gigantes, Pasaje Jacaranda, 2, 38683 Santiago del Teide, Santa Cruz de Tenerife

Teléfono: 922 86 80 40

Web: www.elrincondejuancarlos.com

El Rincón de Juan Carlos
El Rincón de Juan Carlos

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Los Gastrogatos

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios