Logo El Confidencial
EN VENA

El Rey toma el mando de su casa

Desde hace tiempo y al margen de las cuestiones institucionales, parecía que el Rey había dejado en manos de la Reina el control de la familia.

Foto: El Rey toma el mando de su casa
El Rey toma el mando de su casa

Desde hace tiempo y al margen de las cuestiones institucionales, parecía que el Rey había dejado en manos de la Reina el control de la familia. Doña Sofía era la que viajaba a Washingtonpara ver a sus nietos, visitaba a Froilán en el internado, se ocupaba de las dotes artísticas de Victoria -tratando el tema con el bailarín Ángel Corella con el que mantiene una buena relación a través de la fundación que lleva su nombre-, e intentaba que las niñas Borbón/Ortiz mantuvieran trato con los primos Marichalar y con los Urdangarín cuando venían a España.

Incluso ha procurado limar asperezas con su ex yerno, dando órdenes para que se publicara en la web de la Casa real su encuentro “cariñoso” el día de la inauguración del museo Balenciaga. Unas imágenes que sólo tomaron los fotógrafos oficiales y por lo tanto si no se repartían al resto de medios no existía el saludo.

Todos estos gestos y muchos más aumentaron con las intervenciones quirúrgicas de Don Juan Carlos, donde la Reina se hizo cada día más visible. Pero una vez repuesto, el Rey ha vuelto a tomar el mando de su familia y ha puesto firmes a los que venden exclusivas y utilizan el apellido  como patente de corso. Les ha dicho a “los de la colina” (así bautizó a los Príncipes de Asturias que tienen su palacio en un montículo del recinto de Zarzuela) que nada de itinerarios internacionales, que a Palma a regatear y a dejarse hacer fotos porque hay que echar una mano al turismo patrio. 

Para el heredero no ha sido difícil seguir los dictados de su padre porque le encanta  navegar y el ambiente lúdico de la isla que conoce desde pequeño. Otra cosa es la Princesa, que se aburre en ese escenario deportivo de su familia política con el que nada tiene que ver. El mar le gusta de lejos y a ser posible el del norte. Sorprende que las infantas Leonor y Sofía aún no hayan participado en ningún campamento de vela como si ha hecho Irene Urdangarín, que tiene la misma edad que la primogénita Borbón/Ortiz. 

El conde de Barcelona transmitió su pasión por el mar al Rey y este a sus hijos y a su vez la Duquesa de Palma y de Lugo a sus descendientes. Falta aún que Don Felipe lo haga con sus niñas que, curiosamente y viviendo en la Zarzuela, son las que menos trato tienen también con el abuelo/rey. Seguramente el viaje Madrid/Palma que don Juan Carlos hizo con sus nietas y su nuera haya sido una manera de estrechar lazos.

Llama la atención que no haya imágenes del Jefe del Estado posando con la futura heredera del heredero cuando aterrizaron en el aeropuerto balear.  Habría sido un momento único para la posteridad porque, salvo las fotos oficiales tras el nacimiento de Leonor, no existe documentación gráfica.  El próximo encuentro de toda la familia seguramente será en la vista del Papa a Madrid en el transcurso de la Jornada Mundial de la Juventud.  Hasta ese momento quien marca la agenda familiar, vuelve a ser el Rey.

Noticias relacionadas

El Rey, el único que trabaja durante las vacaciones de la Familia Real

La Infanta Elena y la Reina, primeros 'royals' en aterrizar en Palma de Mallorca

La invisibilidad veraniega de la Familia Real

La ruta de los Borbones en Mallorca

 

En Vena
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios