Logo El Confidencial
nueva tribu

Los hipsters han muerto: ¡Vivan los yuccies!

Esta nueva generación nace fruto del acrónimo de Jóvenes Creativos y Urbanos. Entre sus máximas está la de vivir de su capacidad creativa. Prefieren la autonomía y aborrecen el horario de oficina

Foto: Ilustración: Bolívar Alcocer
Ilustración: Bolívar Alcocer

“Es la primera vez que lo oigo”. Al diseñador Xoan Viqueira (36 años) se le 'agria' el gesto al escuchar la palabra yuccie. Para este valenciano, exresponsable de un laboratorio químico del sector cerámico, el término le resulta, de entrada, peregrino. Pero, tras descubrir su significado –es el acrónimo de Young Urban Creatives (Jóvenes Urbanos y Creativos)– cambia radicalmente de parecer. Él es uno de ellos.

Los yuccies son una nueva tribu de jóvenes nacidos entre finales de los 70 y principios de los 80, cuyos perfiles (millennials) responden a tres cánones bien definidos: son urbanos, cosmopolitas y emprendedores. Huyen de las ataduras (horarias) de una oficina y de la comodidad que supone tener una estabilidad laboral. Prefieren ‘sacrificarse’ en pos de un mayor desarrollo creativo. Además, esta nueva generación ha venido para ‘dar muerte’ al hipster. Aunque, sin ellos, su labor carecería de sentido.

Viqueira también experimentó ese ‘ardor’ expresivo hace un tiempo. “Tenía miedo a que no pasara absolutamente nada hasta que llegara el día de mi jubilación”, dice. Sintió que necesitaba dar el paso y “salir de la zona de confort”. Y así lo hizo. Se mudó a Madrid y comenzó a dedicarse a lo que verdaderamente le gustaba: el diseño gráfico y la ilustración.

Xoan Viqueira junto a algunos de los productos de su marca homónima
Xoan Viqueira junto a algunos de los productos de su marca homónima

“Tardé un poco en encontrar mi vocación”, sostiene. Aunque quizá esta estuviera más cerca de lo que creía: su padre es escultor, ceramista y pintor. Unos oficios que tomaron forma en este joven que ha devenido en yuccie casi sin darse cuenta. “Todos ellos han influido en el rumbo que ha tomado mi vida”, apunta. Y con esta premisa, lanzó su marca (homónima) y ahora son precisamente los hipsters quienes calzan algunas de sus espadrilles estampadas o compran algunos de sus platos ilustrados.

El caso de Viqueira es, a grandes rasgos, un paradigma de lo que supone esta nueva tendencia sociológica. Muchos expertos –y fashionistas redomados– aseguran que esta nueva tribu no pasará del próximo otoño-invierno. Aunque, hasta que irrumpa otra nueva generación, estos son los que han venido para quedarse. Y los rasgos que los definen resultan reveladores.

Los conocerás por...

Amén de un espíritu y visión creativa y empresarial muy definidos, también tienen un estilo de vida propio. Con un punto exclusivo. Para ellos, la moda no resulta una atadura: se entregan a su dictado sin grandes aspavientos. Hasta tal punto que han enterrado la barba y huyen de los tatuajes. Están familiarizados con las nuevas tecnologías; antaño fueron dueños de un blog y ahora aman Instagram por encima de todas las redes sociales. Esta es, en definitiva, una de sus principales plataformas para dar visibilidad a sus trabajos.

El restaurante parisino Marcel, en la rue de Babylone, 15 (Marcel)
El restaurante parisino Marcel, en la rue de Babylone, 15 (Marcel)

A diferencia de los hipsters, cuyo espíritu siempre fue excesivamente mainstream y (ahora) ‘han muerto’ de éxito, los yuccies no suelen consumir prensa en papel: el móvil y la tableta son todo lo que necesitan para estar informados. Son amantes de los productos artesanales y de diseño. Se han desprendido de los aparatos MP3: prefieren escuchar música a través de diferentes apps en streaming. Aborrecen hacer gestiones. Solucionan todos sus trámites vía web y, sobre todo, son respetuosos con el medio ambiente: se mueven en bicicleta, están muy a favor de la cultura ecológica y suelen frecuentar locales de comida slow food. 

Quizá estos rasgos definitorios basten para pensar que este es el nuevo estilo de vida que viene. Quizá esta nueva raza cultural también tenga los días contados o quizá logren mantenerse como un estrato social que, como en anteriores generaciones, sirva para alimentar el futuro y las tendencias que están por llegar. Mientras tanto, démosles a los yuccies una oportunidad y probemos a navegar en este nuevo mar alternativo. 

Cazatendencias

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios