Logo El Confidencial
calabazas 2.0

Cuando Wallapop se convirtó en el centro de ensayos del ghosting Tinder

¿Te ha dejado alguna vez plantado alguien con el que habías quedado para efectuar una compra? ¿Ha dejado tu futuro comprador de responder a tus mensajes? No te preocupes, suele pasar

Foto: (Emma Matthew para Unsplash)
(Emma Matthew para Unsplash)
Autor
Tags
Tiempo de lectura2 min

El otro día, víctima de un nuevo plantón, me asaltó una duda. ¿Qué fue antes el ghosting amoroso o el procedente de Wallapop? Me explico. En realidad, no me había dejado plantada una cita, sino un comprador de Wallapop que terminaría por no serlo. Lo triste es que no es la primera -ni más que posiblemente última- vez que me ocurre.

En Wallapop nos hemos acostumbrado tanto a no saber nada del otro -no solemos preguntar de nada que no esté relacionado con el producto en venta- que hemos borrado cualquier rastro de empatía en nuestro ser. No sabemos a qué se dedica la otra persona y ni siquiera nos interesa saberlo, pues lo único que queremos saber es que tiene una buena puntuación en la app. Nos da completamente igual si es alto, bajo, delgado o corpulento: solo queremos su dinero o lo que vende.

Por ello, es habitual quedar con alguien para efectuar una compra y que no aparezca. El ghosting en Wallapop es mucho más común que en Tinder. Desconozco si la gente no avisa de que pasa completamente del intercambio por vagancia o porque le ha aparecido un mejor postor en el horizonte, pero lo que sí sé es que este tipo de comportamientos se están generalizando y que manejar nuestra existencia con una pantalla de móvil mediante nos está insensibilizando. La gente no aparece a la hora que acordasteis ni responde a tus mensajes y posiblemente ni tan siquiera se plantee estar haciendo algo mal. “Ya le comprará su XXX otro”, pensarán. Y tienen razón, para qué engañarnos, pero duele tanto como cuando tienes ilusión por seguir quedando con alguien y este alguien, de repente, desaparece de la faz de la tierra. “Ya aparecerá otro”, pensará también, pero ese limbo de espera eterna en el que te sumerges al carecer de respuesta no tiene perdón alguno.

Lo realmente terrible del ghosting en Wallapop, Tinder o WhatsApp es que no permite una clausura complaciente y digna al dejar al ninguneado sin causa ni respuesta. Nunca sabré la razón por la que ese surfero nunca apareció aquel viernes para tomar algo ni la causa por la que una desconocida no vino a casa el jueves pasado a comprar el bolso de Davidelfin que tengo a la venta en Wallapop, pero en ambos casos, la situación fue dolorosamente parecida. Me pasé unos interminables minutos mirando al móvil con desesperanza, escribiendo mensajes sin recibir respuesta y pensando si continuar con mi día o seguir esperando una excusa que jamás llegaría.

Portada de 'Antimanual de autodestrucción amorosa' (Editorial Aguilar)
Portada de 'Antimanual de autodestrucción amorosa' (Editorial Aguilar)

'Antimanual de autodestrucción amorosa' (ed. Aguilar) es el primer libro que publica la periodista Marita Alonso, quien se ha convertido en nuestra consultora semanal en cosas de amor, desamor, sexo y otras dichas y desdichas. Plantéale tus preguntas e intentará darles respuesta.

En la cama con Marita

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios