Logo El Confidencial
HACEN LAS GAMBAS A LA PLANCHA DE IMPRESIÓN

Sala, un lugar de encuentro en la Sierra de Madrid

La palabra Sala está asociada a las gambas a la plancha, que aquí las hacen de impresión. Se sirven por raciones o medias raciones que vienen de Huelva

Foto: Fachada exterior del restaurante Sala regentado por los hermanos Chema y Óscar Martínez (M.C.)
Fachada exterior del restaurante Sala regentado por los hermanos Chema y Óscar Martínez (M.C.)
Autor
Tiempo de lectura4 min

A la salida del pueblo de Guadarrama, en dirección a Collado Mediano Los Molinos y junto a la rotonda, se encuentra el restaurante Sala, situado en una espléndida edificación que anteriormente fue el complejo Manila. Ésta es, de momento, su definitiva ubicación. Su propietario es José María Martínez, una persona hecha a sí misma que comenzó en 1976 en el Club Social Guadarrama y, a base de trabajo y esfuerzo, en 1994 se trasladó al actual sitio.

Desde hace unos años, José María ha pasado la responsabilidad a sus hijos Chema y Oscar, que siguen al pie de la letra las enseñanzas del jefe que es como ellos llaman a su padre cuando hablan con un tercero de confianza. En 2007, Chema y Oscar homenajearon a su padre encargando una bonita escultura de una mano abierta, donde reza en una placa “gracias por enseñarnos a ser hombres”, que preside la entrada al restaurante.

El éxito de José no es casual, sino fruto de un esfuerzo continuado haciendo una cocina sencilla, sin trampa, generalmente a la plancha y ofreciendo siempre productos de primerísima calidad. Aunque ya está jubilado, cuando no está de viaje siguiendo a su Atlético de Madrid, se le puede encontrar a la hora de la comida en compañía de sus numerosos amigos, para después retarles a una partida de mus y jugarse la lotería.

Imagen de uno de los salones del restaurante (M.C.)
Imagen de uno de los salones del restaurante (M.C.)

El complejo dispone de un amplio aparcamiento para 160 coches. El acceso al restaurante se realiza a través de la barra del bar, de considerables dimensiones, en cuyo frente se ha instalado un amplio espacio con mesas altas y bajas, un magnífico televisor y unos sillones donde poder tomar el aperitivo, tomar una copa o comer de forma informal. El comedor posterior también se ha renovado y ambos se han decorado con estanterías de madera en tono blanco, que contienen botellas de cerveza, licores y objetos decorativos, que configuran la separación de los distintos espacios. Con los dos comedores permanentes, que se hicieron cuando hace unos años trasformaron la terraza, han conseguido habilitar un lugar donde se respira naturaleza en un ambiente moderno.

Las gambas a la plancha, su especialidad (M.C.)
Las gambas a la plancha, su especialidad (M.C.)
La palabra Sala está asociada a las gambas a la plancha, que aquí las hacen de impresión. Se sirven por raciones o medias raciones, la ración es un kilo y la media medio kilo, su procedencia es Huelva y se las suministran diariamente de una gran pescadería del madrileño mercado de la Cebada. Otras tonterías que siempre suele tener son las cigalas, los carabineros, las almejas a la plancha, los percebes y siempre te suelen sorprender con alguna cosilla que no esté en carta.

Es el clásico sitio que cuando ves la carta te apetece pedir de todo. Para empezar, una cervecita acompañada de unas croquetas, que las hacen de cuatro tipos. Conviene pedir media de cada o una variada para probar una de cada tipo. También, las anchoas con boquerones, los mejillones en escabeche que son de un tamaño descomunal, los berberechos, las navajas al natural y una ensalada de tomate raf de pata negra, aliñado con un aceite especial y unas aceitunas negras.

A mí, siempre que voy me gusta seguir compartiendo platos y, casi siempre, pedimos los calamares fritos, las cocochas a la plancha, los taquitos de merluza y las chuletas de cordero, con ajo y sin ajo.

Por supuesto que su amplia carta contempla pescados y carnes, como el lenguado a la plancha, el cogote de merluza a la bilbaína y de carnes el entrecot, el solomillo, el lomo de choto y un largo, etcétera.

Los postres son caseros. A la izquierda de la entrada al comedor han instalado un expositor con todos los tipos de helados que te puedas imaginar. Las tartas, los pastelitos y el pan lo hacen en su propio obrador.

Imagen de la bodega del restaurante Sala (M.C.)
Imagen de la bodega del restaurante Sala (M.C.)

La bodega es muy buena. Ocupa el sótano del edificio y la tiene señalizada en colores en función de las distintas denominaciones y de las correspondientes añadas. En momentos puntuales organizan catas con el fin de catalogar el momento de cómo se encuentra la bodega.

Los cinco depósitos de 1000 litros de cerveza (M.C.)
Los cinco depósitos de 1000 litros de cerveza (M.C.)
Una de las cosas que siempre me ha llamado la atención es lo bien que tiran la cerveza y el grado de temperatura que la sirve. El otro día, Roberto, el primo de José,  me enseñó el secreto. Disponen de cinco depósitos de 1000 litros de cerveza conservados con la técnica del tanque de salmuera, que consiste en depositar en cada tanque una bolsa de plástico con 1000 litros de cerveza a una temperatura de 2º C, no siendo necesaria la incorporación adicional de carbónico y, por tanto la cerveza, es más natural y más sana.

Precio medio 50 euros.

Cierran en octubre por vacaciones.

Carretera de Los Molinos, 2.- Guadarrama.

Teléfono: 918542121
Guía Miguelín
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios