Logo El Confidencial

Begoña Gómez, a un paso de la investidura: renueva cargo y vacaciones palaciegas

La primera dama, tras un año convulso por la agitada vida política de su marido, podrá disfrutar este año de unas vacaciones por todo lo alto: estos son sus destinos predilectos

Foto: Begoña Gómez, en una imagen de archivo. (EFE)
Begoña Gómez, en una imagen de archivo. (EFE)

Tras un año como 'primera dama' en funciones, Begoña Gómez parece que revalidará, tres elecciones después, una nueva legislatura en la Moncloa. Con una agenda intermitente, deliberadamente secreta y llena de eventos por todo el mundo, la esposa de Pedro Sánchez se ha convertido en la mujer de presidente más mediática de la democracia. Nada parece indicar que a partir de ahora la cosa vaya a ser diferente.

Y es que a pesar del celo con el que desde Moncloa guardan su calendario de apariciones públicas, lo cierto es que al ir la mayoría unidas a la agenda de su marido, tarde o temprano se han desvelado todos sus detalles. Ya sean visitas oficiales o actos institucionales, al final todo se sabe.

Begoña Gómez, en el Palacio Real. (EFE)
Begoña Gómez, en el Palacio Real. (EFE)

Vacaciones con suspense

Lo mismo ha ocurrido con sus destinos vacacionales. Tras campañas electorales, momentos de tensión política, idas y venidas por el mundo y sobre todo mucha inestabilidad política, Begoña ha tenido difícil planear durante este último año unas vacaciones con fecha de inicio y de vuelta. Todo ha sido en el último momento, con las maletas llenas de porsiacasos y, eso sí, destinos fijos.

De toda la geografía patria, el matrimonio Sánchez Gómez ha demostrado tener tres rincones favoritos que durante estos últimos dos años se han consolidado como sus retiros vacacionales de cabecera.

Navidad entre Lanzarote y Cerler

La Mareta en Lanzarote se ha convertido en el destino predilecto de Begoña para disfrutar de las navidades junto a Pedro, sus dos hijas y su perra Turca (que va con ellos a todos lados). Una casa palacio ubicada en Costa Teguise que fue regalada por el rey Hussein I de Jordania a Juan Carlos I en 1989. Desde entonces, ha sido utilizada por Patrimonio Nacional “para la promoción turística de España” y por Sánchez para descansar del bullicio capitalino y ya de paso escapar de las frías temperaturas de la península. Este año, sin embargo, no han podido cumplir con la tradición.

Fachada de la residencia oficial de La Mareta, en Lanzarote, donde Pedro Sánchez pasa parte de sus vacaciones. (EFE)
Fachada de la residencia oficial de La Mareta, en Lanzarote, donde Pedro Sánchez pasa parte de sus vacaciones. (EFE)

Este destino de lujo, que cuesta mantener la friolera de 10.000 euros al mes, fue el que Pedro y su familia eligieron para disfrutar durante las pasadas navidades de unos días tras ser reacondicionada para adaptarse a las necesidades de la familia. Según se publicó por aquel entonces, el Gobierno habría gastado más de 30.000 euros para dotar a las instalaciones de cámaras y dispositivos varios que velasen por la seguridad del presidente, una nueva lavadora y aparatos de aire acondicionado para sentirse como en un auténtico palacio.

Pedro Sánchez, esquí y desconexión en Cerler. (EFE)
Pedro Sánchez, esquí y desconexión en Cerler. (EFE)

Este año, sin embargo, la investidura ha parado todo y la familia ha tenido que quedarse en Madrid para adaptarse a la agenda de compromisos y reuniones de Sánchez. Tampoco han podido viajar a Cerler, donde en años pasados, la familia pasó los últimos días del año esquiando. Unos días en el Pirineo oscense que podrían tener lugar en cuanto Sánchez pueda disfrutar de un tiempecito de descanso.

Verano en Las Marismillas

Tras años veraneando en Mojácar, el nuevo destino de veraneo predilecto de los Sánchez es el palacio de las Marismillas. Y es que, aunque el presidente se empeña en escaparse algunos días a las que fueron sus playas favoritas durante años, la finca de 11.000 hectáreas que Patrimonio del Estado posee en el Parque de Doñana se ha convertido en la alternativa perfecta.

Palacio de Las Marismillas, en el Parque Nacional de Doñana. (EFE)
Palacio de Las Marismillas, en el Parque Nacional de Doñana. (EFE)

Antes, también lo fue para sus antecesores (el primero Felipe González) y algunos dirigentes extranjeros como Tony Blair o incluso el matrimonio formado por los reyes Balduino y Fabiola de Bélgica. Sus varios kilómetros de playa virgen y las 18 habitaciones (con sus baños) enamorarían a cualquiera.

Este verano, tras muchas especulaciones y retrasos en sus vacaciones estivales, la familia volvió a disfrutar de unos días en este palacio que tanto ha costado reformar.

Pedro Sánchez y Begoña Gómez, de vacaciones en Mojácar. (EFE)
Pedro Sánchez y Begoña Gómez, de vacaciones en Mojácar. (EFE)

Escapadas al 'rancho de Aznar'

Aunque si entre la colección de palacios de Patrimonio hay un favorito para la familia, desde luego, ese es Quintos de Mora, el que en su día fue apodado como el 'rancho de Aznar'. La finca toledana se ha convertido en la más visitada de todas por Sánchez y los suyos. Desde 2018, ha disfrutado hasta en cuatro ocasiones de unos días de paz y asueto en la recién reformada residencia que preside las más de 6.800 hectáreas de finca que el Patrimonio Forestal del Estado adquirió en 1942 en Los Yébenes (Toledo).

Pedro Sánchez y Begoña, paseo por Doñana en agosto. (EFE)
Pedro Sánchez y Begoña, paseo por Doñana en agosto. (EFE)

Glamour y aire fresco a menos de dos horas de Madrid, donde encontrar la paz y tranquilidad en unos terrenos que si hablasen, tendrían mucho que contar y que este año podrían haber sido el escenario de la cena de Nochebuena y de la comida de Navidad de Sánchez y su familia, de las que aún no ha trascendido ningún detalle.

[LEER MÁS. Los secretos de Quintos de Mora: la finca donde los ministros se irán de retiro deluxe]

Lady Ñ
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios