Logo El Confidencial

El Charolés: el mejor cocido de Madrid y mucho más

Célebre por su cocido madrileño, la carta del restaurante El Charolés encierra otros tesoros: una cocina sin sobresaltos, de gran respeto por el producto y sabores perfectamente reconocibles, y una muy interesante bodega

Foto: El Charolés
El Charolés

San Lorenzo del Escorial es una de las tres ciudades patrimonio que hay en la Comunidad de Madrid. De ella, todo el mundo les dirá que merece la pena visitarla por el monasterio de San Lorenzo, por las vistas desde la silla de Felipe II … o por el cocido de El Charolés porque hablar de El Charolés es pensar inmediatamente en el que está considerado el mejor cocido de toda la comunidad; a pesar de esto, les garantizo que El Charolés tiene mucho más que ofrecer que su famosos cocidos en este final de verano.

El Charolés
El Charolés

El restaurante está a punto de cumplir 40 años desde su apertura y cuando se crucen en la sala con Manuel Minguez, su propietario, verán que sigue con la misma ilusión y ganas de agradar que el primer día en que inauguró el local junto a su padre. Estas ganas de agradar, que se extienden a todo el servicio de sala, son una de las señas de identidad de un restaurante en el que siempre se sentirán bien tratados por muy lleno que esté.

El Charolés
El Charolés

A la hora de sentarse pueden escoger entre tres zonas; la terraza de la parte trasera, recogida y tranquila, la terraza de la zona delantera con más iluminación y habitualmente más animada, o bien pueden decidir pasar al interior y les acomodarán en un agradable comedor en una de las tres salas de que disponen con paredes de granito y techos con vigas de madera del siglo XV. En cualquiera de los tres sitios disfrutarán de una cocina sin sobresaltos, con un gran respeto por el producto y sabores perfectamente reconocibles como, por ejemplo, cualquiera de las distintas preparaciones que ofrecen con merluza y que van desde unos tradicionales lomos en salsa a verde hasta una no menos tradicional merluza a la romana, aunque si me dejan recomendarles, les sugeriría un muy buen cogote a la bilbaína o unas impecables cocochas al pilpil.

Claro que, antes de llegar a los pescados, deben hacer un recorrido por los aperitivos y entrantes donde encontrarán algunas propuestas que no se deben dejar pasar: una chistorra de primera, la ensalada de berujas (también conocidas como corujas o pamplinas) que, cuando se encuentran, no se deben perdonar; un buen jamón, una buena cecina o unas magníficas almejas a la sartén (un punto demasiado grandes en opinión de este gato) siempre serán una buena opción, aunque en esta época del año, deben dejar sitio para un refrescante plato compuesto por una correcta ensaladilla con salmón o para una agradable sopa de melón con jamón.

El Charolés
El Charolés

Además de a los pescados ya comentados, merece la pena prestar atención al apartado de carnes, con una sólida oferta donde destaca una preparación de la vieja escuela como la carrillada de ternera al armagnac; también aquí se encuentran platos tradicionales como un charolés de buey con patatas saboyardas, un estupendo 'carpaccio' de solomillo o un notable 'steak tartar'.
 
Pero tampoco es cosa de abusar porque, si son golosos, el apartado de postres es algo sobresaliente: tocinillo de cielo, leche frita con machaquito, una estupenda tarta de manzana, torrijas, flan de chocolate blanco …y un largo etcétera de concentrados de calorías a los que es difícil resistirse; claro que si no quieren algo tan dulce, siempre pueden pedir unas cerezas maceradas en aguardiente de cacabelos o un helado de mojito.

El Charolés
El Charolés

Si hasta aquí les parece bien, les garantizo que a mí la bodega me parece todavía mejor. Es cierto que la carta de vinos es muy reducida, con una oferta mayoritaria de riojas, pero encontrarán muy buenas añadas de muy buenas bodegas a un precio muy razonable, Pueden pedir vino de 2005, 2004, 1994, 1982, 1970, 1964 y hasta 1955 y si esto no les vale, siempre pueden recurrir a la Ribera del Duero con un Pesquera o un Vega Sicilia. Es cierto que se echa en falta una oferta más amplia de blancos o que tuvieran otras denominaciones de origen, pero si quieren un buen Rioja, El Charolés es uno de los mejores lugares a los que acudir. 

El Charolés
El Charolés

Como verán, para un restaurante famoso por su cocido, la oferta de verano es bastante notable. No lo duden, ahora que todavía hace buen tiempo, déjense caer por San Lorenzo, hagan tiempo dándose una vuelta por la Lonja o visitando el monasterio, y después acomódense en un restaurante donde se sentirán bien tratados y de donde saldrán satisfechos: El Charolés.

El Charolés. C/ Floridablanca, 24. San Lorenzo de El Escorial. Teléfono: 91 890 59 75

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Los Gastrogatos

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios