Cuaderno Matoses

Tópicos y contradicciones enogastronómicas (por No Pisto)

Continuamos con nuestra serie de Firmas invitadas, una sección que en los últimos tiempos nos ha dejado interesantes opiniones como la de Ligasalsas o Arturo Pardos, y que
Foto: Tópicos y contradicciones enogastronómicas (por No Pisto)
Tópicos y contradicciones enogastronómicas (por No Pisto)

Continuamos con nuestra serie de Firmas invitadas, una sección que en los últimos tiempos nos ha dejado interesantes opiniones como la de Ligasalsas o Arturo Pardos, y que continuará con Jaume Coll o Joan Merlot. Hoy, otra de las plumas más activas y pioneras de la crónica gastronómica digital de nuestro país: No Pisto. Espero que lo disfruten.

Tópicos y boutades

A uno, que es aficionado a esto del comer y el beber, muchas veces  le toca escuchar frases del tipo “el mejor blanco es un tinto" o, en lo gastronómico, "no hay mejor verdura que el jamón", boutades que califican por sí mismas al individuo que las pronuncia y que no merecen la pena ni ser rebatidas.

El peldaño más abajo en la escala de papanatismo gastronómico están aquellos que te dicen: “¿Cómo es que bebes vinos franceses, italianos o alemanes si como el vino español no lo hay?, hay que beber lo de aquí, que es lo bueno”. Por cierto, estos son los mismos que luego te sueltan que el aceite italiano es en realidad español, de la cooperativa de su pueblo para más señas, solo que los italianos se lo llevan y lo envasan en una bonita botella para, luego, venderlo carísimo.

Nacionalismo gastronómicovinícola

Todo esto viene a cuento porque mucha gente me echa en cara el beber vinos extranjeros; hay que defender lo nuestro, dicen. Los vinos del país, practicando un nacionalismo tan contradictorio que es incapaz de pronunciar siquiera su nombre. Y que os voy a contar si encima nos encontramos en alguna de las comunidades autónomas "históricas". Además de escudarse en ese desconocimiento tan paleto del que dice qué como lo nuestro no lo hay.

¿Acaso has probado algún vino distinto de los de tu pueblo? Uno no deja de sorprenderse de este chovinismo gastronomicovinícola (si, lo mismo ocurre con los platos regionales) cuando en todo lo demás somos unos consumidores multinacionalistas. ¿Cómo puede alguien criticar que se compren productos alimenticios extranjeros cuando luego conduce un coche alemán, lleva ropa italiana, lee libros suecos y la música que escucha es americana?

¿De Ribera o de Rioja?

España es un país en el que se hacen grandes vinos y además tenemos la suerte de que muchos de ellos se comercializan a precios irrisorios -me viene a la cabeza el caso de los maravillosos jereces, aunque muchos de mis interpeladores me dirán que eso nos son auténticos vinos-. Los únicos vinos que deben merecer tal calificativo son los riojas, y como mucho y solo si eres un iconoclasta los riberas.

Pero todo ello no quita que seamos los únicos del mundo, ni siquiera los mejores. A mí me gusta el vino, principalmente el vino bueno, venga de donde venga, y si fuera lo hacen mejor, pues fuera lo compraré, que espabilen aquí si quieren que me deje mis cuartos en sus botellas.

Inquietud y cultura 

¿No será que lo que nos falta es inquietud e interés por probar cosas nuevas que merecen un poco de esfuerzo por parte del consumidor que se acerca a un producto por vez primera? Hay que alejarse un poco de las ideas preconcebidas y acercarse a otros vinos como algo diferente, ni mejores ni peores que nuestros vinos habituales, con los que podemos ampliar conocimientos y por tanto tener un mayor y más amplio abanico con el que poder disfrutar, que en el fondo es de lo que se trata.

Al final todo es un tema de cultura. No nos cerremos las oportunidades de disfrutar escudándonos en un chovinismo que no es más que provincianismo pacato disfrazado. Máxime cuando al final lo que luego triunfa entre nuestros hijos son productos tan “autóctonos” como las pizzas y las hamburguesas.

 

 

Fotos de las bodegas de El Celler de Can Roca, La Ciau dei tornavento y Mannix.

Más Cuaderno Matoses en Twitter o en Facebook.

#24
Compartir
No Pisto,
Gracias a usted. Esperamos que repita.
Ampliar comentario
#23
Compartir
Por donde andara el jefe?
Ampliar comentario
#22
Compartir
Es difícil no estar de acuerdo con el artículo de No Pisto, al que siempre es un placer leer. Lo paradójico viene dado porque, como el mismo dice, aquello que no es objeto de debate en otros ámbitos, sí lo es en el del vino. A nadie le extrañaría que uno, al terminar una comida, se pida una copa de ron dominicano, de whisky escocés o de ginebra inglesa. Y, sin embargo, en Enpaña se produce algún ron muy notable, algún whisky de cierta calidad y alguna ginebra más que decente. Tampoco la gente parece estar muy pendiente de sus coches, sus electrodomésticos, su detergente o sus vaqueros. Pero no toquemos el vino, que aquí se hace muy barato y muy bueno.

Esto es, al final, una cuestión de gustos. Y si a alguien le apetece beberse un riesling con sus berberechos de las Rías Bajas, pues muy bien. Al fin y al cabo, muchos se beben su blanco del Penedés con gambas de Marruecos o langostinos de Angola y se sienten muy patriotas.

Y mal camino llevan los vinos españoles si tanta defensa y protección necesitan. Esas cosas se semuestran en la copa, en el bolsillo y en el mercado.
Ampliar comentario
#21
Compartir
12 Me gustó en Zamora Restaurante Vivir el Vino, Perrilla de Castro, Zamora, en Club Deportivo ESLA.

http://www.vivirelvino.com/restaurante-pozuelo-portada/

Está muy bien de precio, tiene algo de calidad [cocina tradicional, la carne de Aliste bien tratada... imejorable] y hay cultura del vino.

Del lado portugues, Dom Roberto en Gimonde, cerca de Bragan
Ampliar comentario
#20
Compartir
18

Totalmente de acuerdo con -JAC- . Como decía un conocido mío catalán, los nacionalismos se quitan viajando. A lo mejor es otro tópico, pero desde luego no es una boutade, es la puritita realidad.
Ampliar comentario
#19
Compartir
Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, tanto a los que os ha gustado el texto como a los que no. Por lo menos os lo habéis leído.

Y sobre todo gracias a Matoses por darme la oportunidad de tocar un poco las narices.

un saldo a todos
Ampliar comentario
#18
Compartir
...y todo esto sin salir de la plaza de nuestro pueblo.

Viajar es una excelente terapia para curar estas patologías.

Un placer leerle aquí Sr. Nopisto.
Ampliar comentario
#17
Compartir
Sr. Matoses: ¿Para cuando recomendaciones en navarra y canarias? gracias.
Ampliar comentario
#16
Compartir
15 Como le gusta a la gente generalizar. Habrá vinos españoles muy superiores a vinos de otras regiones y viceversa. Lo de mejor o peor no tiene mucho sentido. Hay de todo, como en la viña[ nunca mejor dicho] del Señor.
Ampliar comentario
#15
Compartir
11 Nadie dice que en España no se hagan buenos vinos, pero el dogma de que el vino español es el vino español, además de nuestro, es el mejor, NO ES CIERTO desde un punto de vista objetivo.
Ampliar comentario
#14
Compartir
11 No estoy de acuerdo, ya que por esa regla de tres , si estoy en Segovia tengo que beber DYC y no una malta. Lo que dice mas de uno por aquí, que cada uno beba lo que quiera y se pueda permitir. Salud!
Ampliar comentario
#13
Compartir
11

y de la frase de Shopenhauer habría que ver el contexto en el que se pronunció...

No creo que estar orgullosos de nuestros vinos y consumirlos deliberadamente sea algo estupido, es natural y ya está...digale a una de maranello que el 911 es mejor que el ferrari de turno...pues eso.

pero de verdad reconozco lo obvio, y muy de acuerdo con no pisto, es muy pesado escuchar siempre los mismos tipicos tópicos.
Ampliar comentario
#12
Compartir
Buenos días a todos. Todo dogmatismo es en sí mismo intransigente. La cuestión no es qué vino o qué comida es mejor. La cuestión es disfrutar de lo que a uno le gusta y no sufrir demasiado con lo que no le gusta. Un vino te gusta o no; te gusta más o te gusta menos; simplemente.

Otra cosa, Matoses. Abusando de su amabilidad y dado el puente que se avecina ¿alguna recomendación, preferentemente rústica, para comer en la ruta Zamora-Alcañices [frontera con Portugal]y alrededores? Nada sofisticado: solo satisfacción a un precio razonable. Muchas gracias.
Ampliar comentario
#11
Compartir
6

Muy de acuerdo con usted, prefiero degustar denominaciones de origen españolas ya que existe una riqueza de estaas y de bodegas únicas. Creo que en España cada vez se está haciendo mejor vino en todas las regiones y muchas veces con una mayor personalidad y profundidad. Estoy de acuerdo que en un determinado nivel de vinos hay que mirar fuera, salvo contadas ocasiones, pero que duda cabe que en España beber vino malo es tarea dificil y que tenemos a día de hoy una relación calidad precio irreprochables. . Desde luego que es una paletada estar en el extranjero y pedir una botella de marqués de cáceres, pero la misma paletada es estar en un garito de la ria de arosa y preguntar por un riesling...creo yo vamos.
Ampliar comentario
#10
Compartir
Es cierto Matoses, en los blancos no hay color alguno, lo que evocan los vinos franceses está a años luz de los españoles. Es la veRDAD
Ampliar comentario