Logo El Confidencial

Eras más divertida... soltera: ¿te convierte el amor en un auténtico peñazo?

¿Tienes más chispa cuando no tienes pareja y coleccionas amantes o el problema está en que tus amigos echan de menos a la eterna bala perdida que da salseo a las quedadas?

Foto: Imagen: Gossip Girl.
Imagen: Gossip Girl.

Hace un mes, un amigo le dijo, con unas copitas de más, que desde que tiene pareja es un peñazo. Lo cierto es que utilizó una palabra que termina igualmente en ‘ñazo’ pero que haría que el inicio de este texto fuera algo indecente, por lo que me limitaré a decir que parece que la vida en pareja te hace un ser aburrido. Me fui a la cama preguntándome si realmente te conviertes en un ser más aburrido cuando te echas novio o si el problema está en que la gente disfruta teniendo al eterno soltero en el grupo, a esa persona que se convierte en el monito de diversión que levanta cualquier reunión al contar sus fallidas aventuras con decenas de citas Tinder. En cierto modo, me recordó al capítulo de 'Friends' en el que descubren que un novio de Mónica solo es divertido cuando bebe, y por ello solo quieren verlo cuando se ha tomado unas copas de más. ¿Buscamos siempre a alguien cuyas fechorías -he dicho fechorías: regreso al futuro. Estoy mayor. Cambio y corto- nos hagan la existencia algo más divertida? ¿Nos hemos acostumbrado a reír ante los tropiezos ajenos?

El problema llegó cuando hace dos semanas un amigo me dijo que su mejor amiga era un rollo desde que tenía novio. El patrón se repetía, porque la amiga en cuestión era conocida por ser un torbellino y por divertir a todo el mundo con sus historias de sexo y desamor. El bache real llegó cuando el fin de semana pasado, me sorprendí pensando que un amigo mío era muy aburrido desde que tiene pareja. ¿Nos convierte el amor -correspondido- en gente aburrida o nos divierte demasiado la desdicha sentimental? ¿Preferimos la comedia de enredos a la romántica?

Es innegable que tener pareja hace que tu vida social se calme, porque las noches de caza se terminan y lo de quedarte hasta las seis de la mañana para ver si la noche remonta deja de tener sentido. Mi mayor miedo siempre ha sido convertirme en la típica persona que va con su ligue del brazo día y noche y transformarme en ese ser que aparece en las reuniones de amigos destinadas a contar penas, desvelar aventuras o criticar a las respectivas parejas -porque esto ocurre, no lo neguemos ahora- con su +1 amoroso, por lo que o bien los asistentes se ven limitados a la hora de poder contar sus hazañas o terminas siendo tú quien no cuente sus problemas porque tienes a un incómodo testigo -tu pareja- delante. Por supuesto, poco a poco te conviertes en un peligroso cartucho de dinamita compuesto por historias sin contar y traumas sin revelar que algún día dinamitará a todos por los aires y probablemente se lleve tu relación por delante.

Si para ser un amigo más divertido tienes que escaparte un fin de semana con tus amigos a Ibiza -dramas del primer mundo, lo sé- y realmente te apetece, hazlo, pero si vas a ir pensando que tu pareja está en casa o la vas a echar de menos, hazles saber que no hace falta estar viendo a Guetta para divertirte. Si insisten en la necesidad de un viaje de amigos, por cierto, puede ser una evidente señal de que creen que no pasas demasiado tiempo de calidad con ellos y que están deseando verte a solas. Yo, por ejemplo, quedo una vez por semana con dos de mis mejores amigos -todos tenemos pareja para cenar y la única norma es que no podemos aparecer acompañados. Sobre el papel -sobre la pantalla del ordenador, disculpad este deje de antigua, porque ya van dos- suena genial, pero he de reconocer que nos cuesta cuadrar las agendas mucho más ahora que cuando estábamos solteros.

En realidad, la clave para no ser un aburrimiento soporífero no es otra que seguir estando ahí para tus amigos y saber que cuando tienen un problema, lo mejor es que quedes con ellos sin tu +1 para poder volcar toda tu atención y especialmente para poder aportar soluciones o similitudes que provengan de tu relación sin que tu pareja se enfade. Si de algo me he dado cuenta es de que los que creen que eres un aburrimiento por tener pareja no suelen ser tus verdaderos amigos, porque tus amigos de verdad -esta frase me ha quedado un poco Britney Spears- se alegrarán por verte feliz y por no tener que contemplar el dantesco espectáculo de lloriqueos infinitos un viernes por la noche. Además, si eres de los que se olvidan de los amigos por tener novio, no eres aburrido, sino un amigo… algo peor. Y eso, queridos, ya son palabras mayores.

Portada de 'Antimanual de autodestrucción amorosa' (Editorial Aguilar)
Portada de 'Antimanual de autodestrucción amorosa' (Editorial Aguilar)

'Antimanual de autodestrucción amorosa' (ed. Aguilar) es el primer libro que publica la periodista Marita Alonso, quien se ha convertido en nuestra consultora semanal en cosas de amor, desamor, sexo y otras dichas y desdichas. Plantéale tus preguntas e intentará darles respuesta.

En la cama con Marita
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios