La estrategia de Begoña Gómez: ocupar el hueco que Letizia nunca quiso llenar
  1. Estilo
  2. Moda
Patricia Izquierdo

Lady Ñ

La estrategia de Begoña Gómez: ocupar el hueco que Letizia nunca quiso llenar

La mujer de Pedro Sánchez ha vuelto a dejar constancia de su buena relación con la moda española, algo que correspondería a Letizia, pero que ella nunca ha querido reivindicar

placeholder Foto: Begoña Gómez en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Begoña Gómez en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Begoña Gómez fue, una vez más, la representante 'institucional' enviada al funeral de Cuca Solana, histórica directora de la pasarela Cibeles. Una despedida en la que la industria cerró filas para honrar a una de sus mejores repreentantes y en la que, como suele ser habitual, no participó la reina Letizia.

Desde que Begoña llegara a la Moncloa de la mano de su marido ha conseguido llenar el hueco que Letizia nunca quiso ocupar: ejercer de anfitriona de la moda patria en las altas esferas de la política española.

placeholder Begoña Gómez en el funeral de Cuca Solana. (Cordon Press)
Begoña Gómez en el funeral de Cuca Solana. (Cordon Press)

Pero comencemos por el principio. Septiembre de 2018. Begoña Gómez acude al Museo del Traje para mantener una reunión de trabajo con varios diseñadores españoles convocados por ACME. Modesto Lomba, Roberto Torretta y Juan Duyos, entre otros, le proponen convertirse en la embajadora de la moda española dentro y fuera de nuestras fronteras. Un guante que la esposa de Pedro Sánchez recoge con orgullo y lleva por bandera hasta el día de hoy.

Con diseños salidos de ateliers patrios ha viajado a Cuba, Estados Unidos, Canadá, Francia, Guatemala… Decenas de looks con los que ha posado junto a su esposo al más puro estilo Melania Trump y junto a otras primeras damas del mundo en el marco de sus agendas de primeras o segundas damas del país de turno.

placeholder Begoña Gómez en el desfile de Juanjo Oliva en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. (Cordon Press)
Begoña Gómez en el desfile de Juanjo Oliva en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. (Cordon Press)

Ahora sí. La pasión por la moda española de Begoña ha sido eclipsada casi desde el primer momento por un hecho denunciado por la opinión pública: su supuesta necesidad imperiosa de asumir roles institucionales asignados protocolariamente a la reina Letizia, quien solo viaja de acompañante de su marido cuando va a tener agenda propia. El calendario de primeras damas es una agenda a la que nunca ha querido sumarse Letizia, más amiga de ejercer su papel como Reina que como consorte. De la moda española, ya ni hablamos.

Mayo de 2009. La reina Letizia (por entonces Princesa de Asturias) recibe en los salones del Palacio de la Zarzuela a una delegación similar de modistos españoles. En concreto, recibe a 14 diseñadores dispuestos a ‘venderle’ sus propuestas y proponerle lo mismo que años después a Begoña. Ser embajadora de la moda española. Una reunión secreta de antemano que termina convirtiéndose en la comidilla de la industria patria tras filtrarse la supuesta respuesta de la Reina de mano de uno de los presentes, Juanjo Oliva.

placeholder La reina Letizia en el Museo del Traje. (Getty)
La reina Letizia en el Museo del Traje. (Getty)

Letizia no recogió el guante. Más bien todo lo contrario. En palabras del modisto, la Reina habría respondido lo siguiente ante tal propuesta: "Me gustaría. Conozco perfectamente vuestros trabajos, pero por mi agenda me es imposible ir de un estudio a otro a medirme. Para mí la moda no es lo más importante. Lo siento mucho, pero ya he escogido a un diseñador, Felipe Varela, para que sea el encargado de vestirme en los actos públicos”. Tema zanjado y caras desencajadas.

Desde entonces, su relación con la moda española, sus diseñadores y, por supuesto, con la pasarela Cibeles ha sido casi testimonial. Algún diseño de vez en cuando entre las decenas de prendas de Carolina Herrera, Hugo Boss y el sempiterno Varela.

placeholder El príncipe Carlos de Inglaterra junto a la reina Letizia (vestida de Carolina Herrera) en la inauguración de 'Sorolla: Spanish Master of Light' en la National Gallery de Londres. (Cordon Press)
El príncipe Carlos de Inglaterra junto a la reina Letizia (vestida de Carolina Herrera) en la inauguración de 'Sorolla: Spanish Master of Light' en la National Gallery de Londres. (Cordon Press)

No obstante, esa supuesta (la historia ha demostrado que no es así) falta de pasión por la moda emanaba en realidad de la institución a la que representa. Y nos explicamos: desde Zarzuela, una vez que don Juan Carlos abdicó, la estrategia comunicativa se centró en potenciar su figura institucional y abandonar poco a poco el interés que la Reina despertaba por su forma de vestir. La oficina real de prensa quería que las informaciones sobre Letizia versaran sobre el desempeño de su agenda y su compromiso con las fundaciones y organismos a los que da soporte y no sobre el modelito que llevase en cuestión.

Y ahí es donde ha encontrado Begoña su hueco. La esposa de Pedro Sánchez, como decíamos, fue muy criticada al comienzo del mandato de su marido por asumir en ocasiones el rol de ‘primera dama’. Tras el aluvión mediático en su contra, pareció tomar la decisión de participar tan solo en aquellos eventos en los que Letizia ni estaba ni se le esperaba. Muchos de ellos, como podrán imaginar, referentes al mundo de la moda (aunque también se la vio en la manifestación feminista del 8 de marzo junto a algunas ministras socialistas).

placeholder Begoña Gómez en el front row de Teresa Helbig en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid Autumn-Winter 2019/20. (Getty)
Begoña Gómez en el front row de Teresa Helbig en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid Autumn-Winter 2019/20. (Getty)

Una industria para la que se ha convertido en una aliada y que ha sido recompensada con la fidelidad de sus diseñadores. No es para menos, la asistencia de Gómez a muchos de sus actos se ha convertido en el mejor exponente para lograr titulares más allá de la prensa especializada.

Interesa lo que se pone y a dónde va; ahora que sale menos ‘oficialmente,’ más aún. No solo estuvo en el front row de Ana Locking hace unas semanas, en la pasarela Cibeles, sino que además asistió a algunas de las fiestas pre-MBFW, en las que recibió el cariño de diseñadores como Modesto Lomba o Ágatha Ruiz de la Prada. También estuvo presente en el último adiós a Elio Berhanyer hace unos meses, y en el de Cuca Solana hace unos días.

Un hueco, el del mundo de la moda, que ha llenado con dedicación y que nadie puede reprocharle que le haya ‘robado’ a Letizia.

Begoña Gómez Reina Letizia Vestidor de Letizia
El redactor recomienda