Logo El Confidencial

Cien Llaves: el jardín escondido

Una terraza acogedora y una carta sencilla con una cocina bien resuelta en la que todo comensal encontrará un plato de su agrado. Es la propuesta de Cien Llaves, perfecta para disfrutar con amigos en las cálidas noches de verano

Foto: Cien Llaves
Cien Llaves

No siempre hay que hacer de la elección de un restaurante una especie de búsqueda del Santo Grial dónde el objetivo es un menú cuanto más exótico mejor o una vanguardia rabiosa o un producto estratosférico. A veces, simplemente, queremos reunirnos con unos amigos a disfrutar de un buen rato en un lugar agradable, bien atendido y con una oferta honesta donde todos los comensales puedan encontrar algo a su gusto (no todo el mundo tiene que compartir nuestras aficiones).

Para estas ocasiones, Madrid ofrece unas magníficas alternativas que, en período estival, se refuerzan con alguna de las múltiples terrazas de que disponemos y, dentro de estas alternativas, Cien Llaves es una de las más agradables que se pueden visitar.

La terraza de Cien Llaves
La terraza de Cien Llaves

En los fogones se encuentra Ben Bensoussan, un chef francés absolutamente vocacional que llegó al mundo de la gastronomía sin ningún antecedente familiar y sin pasar por ninguna escuela de cocina; después de dos años aprendiendo en Francia e Inglaterra, aterrizó en Madrid incorporándose al equipo de Arola Gastro, posteriormente estuvo al frente de la cocina-barra de Le Cabrera y, cuándo el mismo grupo empresarial se hizo cargo del restaurante de la Casa de América, se convirtió en el responsable del apartado gastronómico de los dos espacios. 

Salmorejo
Salmorejo

Para Cien Llaves ha diseñado una carta sencilla donde cualquier comensal encontrará algo de su gusto. Si no se quieren complicar la vida, ahora en verano se puede tomar un correcto salmorejo o un elaborado gazpacho verde con cigala y menta, o bien una crema donde el puerro va acompañado de coco con una guarnición de almejas, mejillones y navajas. Agradables entradas para compartir que van desde unas sencillas croquetas o unas sardinas marinadas, hasta un huevo poché con patatas confitadas y sobrasada; mención especial a una coca que puede ser de pescado azul o, como fue nuestro caso, de embutidos y queso.

Si se quieren dar un homenaje siempre pueden decidirse por unos blinis con caviar dónde podrán elegir entre un beluga, un imperial o un beluga 000. En el apartado de tartares, muy recomendable un original tartar vegetal con un buen tomate picado y alilñado como si se tratara de un steak tartar.

Tartar
Tartar

En las carnes, preparaciones tradicionales como el solomillo o el entrecote y un buen cordero confitado con menta y acompañado por puré de patata y tomates semi-secos. Suficiente variedad en el apartado de pescados donde, una vez más, seguro que encuentran su opción entre la oferta de corvina, merluza, chipirones, rodaballo o raya. Todos ellos con preparaciones muy bien resueltas aunque es aconsejable avisar si se quiere el pescado un punto menos hecho de lo habitual por estos lares.

Chipirones
Chipirones

Si a pesar de todo quieren optar otro tipo de preparaciones, siempre pueden pasar al apartado de pastas y pedir unos simples penne a la putanesca o bien optar por algún otro plato más elaborado.

Una vez más, sin sorpresas en los postres, donde encontrarán chocolate, fruta, tarta de limón, etc…

Cien Llaves
Cien Llaves

Hasta aquí es una propuesta correcta con una cocina bien resuelta pero en Cien Llaves encontrarán mucho más que eso. Empezando por el servicio de sala, amable, bien dispuesto y siempre pendiente del comensal y siguiendo por una carta de vinos que se nota que está diseñada con las ideas muy claras y que, sin necesidad de tener demasiadas referencias y a precios bastante razonables, nos permite encontrar el vino adecuado a cada plato; muy destacable la oferta de champagnes que sin llegar a 20 referencias nos permite escoger desde un sencillo Lallier hasta un majestuoso Salon 97 pasando por productores como Clouet, Selosse o Leclapart; la guinda la pone el apartado de “Magníficos” que, coronado por un excelente La Tàche 2007, nos ofrece grandes vinos tan poco frecuentes en las cartas españolas como el Opus One 2005 de Napa Valley o un Cheval Blanc 2003 de St. Emilion; desde luego, si se quieren dar un capricho Cien Llaves es un magnífico lugar para hacerlo.

Pero lo mejor es que, todo esto, lo encontrarán en un marco inigualable. La terraza, rodeada de árboles y con mesas cómodas, amplias y con suficiente separación entre ellas, está situada en los jardines del Palacio de Linares, actual sede de la Casa de América y nos permite disfrutar a pocos pasos de la Cibeles de un entorno ideal para una cena con una larga sobremesa que puede prolongarse en la zona de copas.

Un entorno inigualable: el Palacio de Linares
Un entorno inigualable: el Palacio de Linares

En resumen, una buena elección para las calurosas noches de Madrid en un lugar céntrico, con historia y con suficientes opciones para pasar un buen rato.

Cien Llaves   Paseo de Recoletos, 2   Madrid
915 77 59 55   www.cienllaves.com

Los Gastrogatos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios